#Patreon exclusive

Cuando nada es un festival, todo lo es

El festival virtual Appleville, organizado por el líder de PC Music hace un par de semanas, invita a revisar el propio concepto “festival”.

05.10.20
Antoni Ripoll
¿Cómo le explicarías qué es un festival a una persona que nunca ha asistido a uno? Hasta hace poco lo tenías fácil: un festival es un espacio de acceso controlado, con varios escenarios, donde una serie de artistas presentan sus propuestas musicales en directo a un público que ha pagado entrada. A grandes rasgos. A principios de 2020 este concepto parecía bien sólido. Un festival era un festival y no había más. Es cierto que existía el streaming de eventos, pero este solía ser un “extra” del pack, un valor añadido; casi nunca era un objeto en sí mismo. Incluso Boiler Room, la autoridad por excelencia en esto, siempre trató sus eventos como pequeños festivales donde la experiencia in situ de los invitados tenía mucho peso. Nos hemos acostumbrado a una definición de festival en la que la experiencia ocurre en un espacio físico, con músicos subidos a un escenario tocando música en directo y con un modelo de negocio basado principalmente en la venta de entradas. Una definición que, nos guste o no, también incluía de forma tácita la proximidad física entre los asistentes. Esta cercanía corporal, no nos engañemos, era el combustible de la socialización, el verdadero motor de cualquier evento. Pero si algo nos ha enseñado esta pandemia es que todo —sin importar cuán arraigado esté en nuestra cultura— es susceptible de ser reformulado. Y especialmente aquello que tiene difícil viabilidad a medio (¿a largo?) plazo, como es la experiencia musical “en directo” y los festivales, pilares fundamentales de un vasto ecosistema cuyas fronteras exceden la propia industria musical. La nueva normalidad Una cosa hay que admitir y es la rápida velocidad de reacción del sector. La industria apenas pasó por un estado de shock como tal, pues el streaming se impuso como “alternativa temporal” desde el primer día. Y cuando decimos “desde el primer día” lo decimos literalmente: el primer festival online español de esta nueva era, el Cuarentena Fest, fue anunciado el mismo día en el que entró en vigor el estado de alarma, el 15 de marzo de 2020. Logros logísticos y de contenido a un lado, Cuarentena Fest ya planteó en su momento la cuestión principal que subyace en este artículo: vamos a tener que reformular el concepto “festival” y vamos a tener que hacerlo ya. En los primeros meses de esta crisis global no hemos tardamos en ver a grandes instituciones...
Apoya TIUmag en Patreon para acceder a este contenido.
To view this content, you must be a member of TIUmag Patreon at $0.01 or more
Unlock with Patreon