#Crónicas

Arca llevó a Trill su concepto de noche de club con épicos resultados

4 puntos de vista para retratar una noche lejos de cualquier clasificación.

14.09.16
Frankie Pizá

Texto de Antoni Ripoll. 

Arca, estandarte de la hibridación y transgresión sonora y estética, publicaba la semana pasada en su cuenta de Instagram una foto con un pie que rezaba “Búscame en la ciudad condal”.

Pocos días más tarde se confirmaba su primera actuación, en formato DJ set, en el club Trill de Razzmatazz. El singular evento se celebró el pasado viernes 9 de septiembre y junto al venezolano actuaron Ángel Molina y Toner.

Desde este portal hemos preguntado a algunos de los asistentes la crónica y sensaciones acerca de la fiesta para que el lector pueda hacerse una idea de lo que sucedió: Carles Novellas, Pere Solé, Guillermo Estrada, y Pedro Vian coinciden en muchos de los matices, pero sus distintos puntos de vista ayudan a retratar de forma más completa el pasmo colectivo.

Carles Novellas (Paralelo 3).

Quien llegara tarde al Razz para pillar ya a Arca en plena faena se perdió la estratosférica sesión de Ángel Molina. Aunque he estado
en muchas sesiones suyas, hacía mucho que no le escuchaba atentamente, y me dejó anonadado: ruido y ambient malrollero al principio, latigazos industriales esparcidos durante las dos horas de set, ritmo cada vez más implacable a medida que avanzaban los minutos, techno con trazos de grime y un final a lo EBM que hubiera podido alargar otras dos horas más sin ningún problema. Si me hubiera ido a casa en ese momento lo habría hecho ya contento.

Pero claro, luego vino Arca, que ya fue protagonista antes de ponerse a pinchar, con su look rompedor, moviéndose y bailando por la sala con esa energía tan suya que define todo lo que hace. El set fue como su música: torrencial, extraño, inquietante, puro nervio. Un rodillo que sirvió también para dar respuesta a una pregunta que seguro que muchos de los que estábamos ahí nos habíamos hecho alguna vez: ¿qué escucha Arca? Pues happy hardcore, rave de antaño, r&b, fados (!!), reggaetón, metal, techno, ruido, eurobeat y música latina. Y mil cosas más. Seguro que ya os habrán contado que pinchó a Mecano. Lo hizo, y tuvo su sentido. Hay que decir que hubo momentos en los que el nivel de volumen y saturación era francamente insoportable (3 cds sonando al mismo tiempo sin ritmos ni melodía, todo caos y mareo) pero forma parte también de su discurso único, y del derroche de personalidad, intuición y lenguaje propio que mostró ante el asombro general.

Ambos, Molina y Arca, de forma casi opuesta pero complementaria, convirtieron una noche de viernes que apuntaba a rutina en cuatro horas de música muy poco habitual en las cabinas de la ciudad, y por eso mismo tan apreciada como el agua en pleno desierto.

Pere Solé (Downliners Sekt / Royal Motocross Club de France).

Sinceramente, aunque no niego que su propuesta como productor es super original y personal, no soy un gran fan de sus discos, pero su actuación en Sónar 2015 me dejó boquiabierto. Me fascinó su presencia escénica ese día. Me encantaron sus coqueteos con las técnicas de mc de ballroom y reggaetón, su manera de expresarse, su energía bailando…

Tenía mucha curiosidad para ver qué podía dar de sí Arca en dj set y fui con la esperanza de que se olvidara por una noche del mundo frío e industrial de sus producciones para dar rienda suelta a ese lado festivo que le intuí en el Sónar. Su set respondió a mis plegarias y superó con creces mis expectativas. Me encantan los dj’s multi estilo, con paletas de género y tempos enormes. Capaces de pasar de un tema zouk a un beat changa tuki con un rewind brusco entre los dos temas. Gente que no sea talibán del vinilo, del cuadrar de oreja y de las mezclas finas e imperceptibles.

Me encanta ver que es posible tener un discurso en tus creaciones y otro radicalmente diferente en el club, que puedes hacer cosas muy serias sin tomarte muy en serio. No se, Arca es fascinante y me regaló una noche muy épica que me tuvo todo el rato en plan human shazam preguntándome qué podía ser esto o que podía ser lo otro que estaba sonando, excepto los temas de Changa! que estos gracias a mis amigos venezolanos los tengo controladísimos!

Guillermo Estrada (FEARZ).

Llegué a la sala Rex del Razzmatazz a eso de la 1:45 de la madrugada, Ángel Molina aún estaba haciendo su warm-up, era la primera vez que le veía pinchar así que iba sin ningún prejuicio impuesto de lo que iba a hacer o dejar de hacer. Me esperaba algo distinto de lo que fue. Aunque el rollo era bastante oscuro y experimental, tenía ese 4×4 con techno vibes, o sea que genial.

Mientras Ángel hacía lo suyo yo ya estaba mentalizándome para Arca pensando en la primera vez que entré en su Soundcloud hace como 4 años y escuché el refix de Nelly Furtado (‘Love you in chains’) y el ‘Manners’. Pensaba también en ‘Mutant’ y ‘Entrañas’ y me estaba haciendo una idea en mi cabeza de lo que podía llegar a ser su set.

La verdad que fue un auténtico catálogo de estilos mezclados entre backspins a 100.000 km/h, hubo cumbia, hubo Mecano, hubo gritos, hubo Deftones y hubo todo en lo que yo pensaba antes de que empezase el set. De repente un tema de soul y después dos cantaditas de House clásico. No había tiempo para mezclas super técnicas ni nada de eso, directo al grano, si no te flipaba un tema sabías que a los 30 segundos se iba a poner uno que te iba a flipar, no te daba chance a que te aburrieses. Para mí se hizo el set soñado, meter todas tus influencias de todos los estilos y que la gente alucine contigo, eso es lo que todos queremos hacer pero de momento no tenemos el support suficiente para llevarlo a cabo.

Pedro Vian (Modern Obscure Music).

Me enteré casi a última hora del mismo viernes, me llamó un buen amigo que supuso que yo ya estaba decidido a ir a ver a Arca y Ángel Molina a la sala Rex de Razzmatazz, pero esa no era a priori mi intención.

Me habían invitado a ver a Mike Simonetti a otra de las salas del club. La verdad es que el cartel de Razzmatazz Clubs capitaneado por Luke Slater deslumbraba el viernes por la noche, así que decidimos no perdernos nada y fuimos sala por sala. Sin duda alguna, la actuación más destacada fue la del venezolano Alejandro Ghersi dentro de la fiesta Trill, en la sala había muy buen ambiente y se acumulaban más productores, dj’s y periodistas que en el mismo Sónar Pro.

Comenté el set que se estaba marcando Arca con los presentes e incluso algunos sospechaban que el set estuviera pregrabado ya que utilizó los cascos en contadas ocasiones. De todos modos yo no lo percibí de ese modo, vi a alguien totalmente concentrado en la labor de la mezcla, siendo protagonista del ruido y ritmo palpitante que inundaba la sala y haciendo mover a la gente llevado por su peculiar intuición.

Durante la noche sonó desde el drone más macabro hasta Marta Sánchez para que os hagáis una idea. Hace cosa de un año tuve la suerte de compartir cabina junto él, fue en una de la fiestas Marabú que coincidió con el concierto de Bjork dentro del mismo recinto del Poble Espanyol de Barcelona, Alejandro se unió de manera voluntaria y en el último segundo. Sinceramente no recordaba su destreza de este modo.