Line 8
Scroll down

#Line8

Rosalía – L8

Andar por la ciudad, el trayecto de ida hacia el estudio, "esas idas y esas venidas... escuchando música, y los colores, y lo que se respira...". Rosalía es una observadora del entorno para crear música que conecta pasado y futuro.

04.05.17
Aleix Mateu

Texto y vídeo de Aleix Mateu.
Fotos de Denisse García.

La ciudad ha funcionado históricamente como un puerto de llegada. Un espacio libre en el que la gente de todas las condiciones transita y se mezcla. Junto a la herencia de la sociedad industrial y del imaginario americano, los centros de las ciudades han sido lugar de movimiento y nuevos comienzos, como Los Angeles.

Cada vez más deshumanizadas y divididas, separadas del ciudadano, las grandes urbes siguen siendo un recipiente para millones de historias.

Como sucedía con la literatura, contar historias de personas concretas es una forma de devolver la ciudad a los ciudadanos, de acercar aquellos espacios cada vez más vacíos y abstractos a la vida de las personas.

Historias como “La Hija de Juan Simón” o de “Catalina“. El Flamenco es una música que habla de la calle y de las vidas de la gente que está en ella, es una música viva.

“De lo sencillo, de lo humano, de lo terrenal, de bajar a la tierra… No están hablando de nada profundo, solo están buscando explicar una realidad”, nos dice Rosalía.

"El Flamenco es la disciplina artística que he elegido para explicar como entiendo las cosas, mi visión de todo".
"La música que uno escucha influye en como ve el espacio. Y los sitios, los momentos también influyen a esa escucha. Es algo sensorial. Saber conectar las cosas".
"La soledad de la ciudad, el estar rodeado de desconocidos, me inspira. Es la conexión desconectada. Me convierto en observadora".

Rosalía conecta presente y pasado con su música. Selecciona antiguos cantes y los reinterpreta desde un punto de vista íntimo y contemporáneo, adaptándolos a las calles de hoy.

Lo mismo ocurre en su propia vida. Profundamente ligada a la naturaleza del pueblo que la vio crecer, siente Barcelona como esa gran ciudad que la permite desconectarse de su alrededor y sentirse observadora de todo lo que la rodea.

“Yo he crecido en un pueblo y eso ha sido determinante: mi conexión con el espacio desde muy pequeña. De hecho hay una reacción a eso en la decisión de venir a la ciudad. Me siento parte de ella.”

Su nuevo disco, “Los Ángeles“, ha sido concebido desde este cambio en su vida.

Desde un punto de vista nuevo para ella que, igual que un corresponsal cuando llega a una nueva ciudad, le permite apreciar detalles y observar con una fascinación casi inocente todo lo que la rodea.

Y lo hace con la colección más urbana de Levi’s®, Line 8.

“La ciudad me hace aislarme. Al igual que con la naturaleza sentía la conexión con el espacio, en la ciudad siento lo contrario. De alguna manera esta soledad, el estar rodeado de desconocidos, me inspira. Es la conexión desconectada. Me convierto en observadora. Estar atenta a todo lo que este pasando.”

“Saber recoger las cosas que van surgiendo, que van pasando”.

Esta mirada ensoñadora y pasional se ve reflejada en su música, así como la misma música moldea su mirada. Es una simbiosis inevitable, cuerpo y mente retroalimentándose cuando, tal como explica Rosalía, anda por la calle, observando, escuchando música y, sin darse cuenta, se sorprende bailando.

Sus canciones hablan de lo físico y de lo emocional. La energía de su música es tan tangible como la conexión espiritual que atraviesa todo el disco, y ver un directo suyo es la mejor manera de comprobarlo.

“Los Ángeles”, un disco que dice hablar de la muerte, se convierte también en un disco que documenta el estado de tránsito de una artista en continua conexión con la vida y los espacios de la ciudad.

“A veces a la gente que vive en la ciudad no le gusta la ciudad, pero a mi sí. Veo una parte muy luminosa que me inspira. Y Barcelona en concreto también me inspira. Me la siento muy mía. Es como estar transitando por las calles, me transporta. La gente… Yo aprendo mucho de estar en la calle. Me gusta estar en contacto con lo que esté pasando.”