#Entrevistas

¿Qué es una distopía? Una distopía es el caos. Por Tomás Urquieta

Hablamos con el artista chileno sobre su nuevo álbum, "La Muerte de Todo Lo Nuevo", a través de Infinite Machine.

17.10.16
Aleix Mateu

«El mundo en que vivimos se encuentra podrido. Los ideales de sociedad perfecta se contrarrestan y están distanciadas por culpa de los medios de comunicación masivos, que se encargan de divulgar la delincuencia, la gente matándose en poblaciones, la marginalidad, la muerte. No hay cabida para el hambre en ese mundo perfecto, existencia de desigualdad tanto económica como política, en la que se nos oculta la verdad y se presenta la globalización como algo nuevo.

Yo me pregunto: ¿De que manera vamos a responder? La verdad, las herramientas, las conocemos. Me gusta la gente que actúa en la marginalidad y en el silencio absoluto».

Con estas palabras Tomás Urquieta nos describe su visión del mundo, que ya esta sumido en la distopía y el caos más absoluto. La construcción de esta visión, tal como él afirma de manera breve y concisa, encuentra sus cimientos en «la filosofía», lejos de entrar en cualquier referente que ruede en el circuito del mercantilismo.

Tomás Urquieta es un productor chileno, de Viña del Mar,  y recientemente ha publicado «La Muerte de Todo Lo Nuevo» a través del sello Infinite Machine. Como ya hizo en sus antiguos trabajos, «Ignea» (2014) y «Manuscript» (2015), el disco es un nuevo intento de escapismo formal en el que Urquieta hace confluir géneros a través de la deconstrucción de elementos y los patrones.

«La Muerte de Todo Lo Nuevo» da todavía un paso más allá en su lucha por deshacerse de cualquier estructura ya establecida y conseguir evocar estados mentales y establecer dialécticas nuevas a través de la superposición de elementos distintos.

«Una sierra eléctrica, un chelo, un montón de fierros y algunos violines» pueden crear atmósferas increíbles que aúnan desesperación distópica y una profunda emotividad y melancolía, como en la canción que titula el disco.

Hemos hablado con él para leer, de primera mano, cual es la narrativa de estas cuatro canciones y tres remixes, que sitúan a Tomás Urquieta en un espacio privilegiado dentro del esencial Infinite Machine y de la experimentación electrónica.

Hablas de la «exasperante exigencia de creatividad contemporánea que ha capturado a la música de nuestro tiempo». Estamos sometidos a la incansable necesidad de llamar la atención? Crees que podría ser un sinónimo de creatividad? A qué crees que se debe?

De todas maneras, hoy por hoy todo se transforma y se vende como producto, y de muy mala manera. Yo prefiero mantenerme alejado de todo ese circo. Solo hago música desde la tranquilidad de mi habitación, y tratar de estar siempre en sitios de música especializados en ello, ya que estoy en Chile y de Chile mucho no puedo hablar ya que desconozco escenas y estoy alejado. No quiero hablar de lo típico, me cansa hablar de la hegemonía del Techno y el House.

Para mucha gente, estamos en un momento dulce para la música Club, con muchas propuestas interesantes y distintas que enriquecen el panorama internacional. Tú en cambio quieres fugar como de una casa en ruinas. Por qué?

Cuando hablo de “fuga” me refiero a un punto de vista local ya que de verdad Chile esta estancado y no me interesa mostrar mucho acá. Es perder el tiempo y desgaste físico en vano. No puedo creer la diferencia de cuando hago lo mío en otro país en comparación con Chile. Pero bueno, insisto, cuando me refiero a fuga es a nivel local.

Sí que estoy alejado del club ya que mi intención es hacer cosas mucho más interesantes que la vida nocturna o un after. Como por ejemplo hacer intervenciones artísticas en espacios abandonados, teatros, crear música para películas…

El club me saturó, la vanidad me saturó, el ego me saturó y cuando lo hago es porque quiero compartir música con mis amigos.

Qué queda cuando muere todo lo nuevo?

La oportunidad pura de volver a crear.

A pesar de la agresividad y violencia de tu música, en canciones como la que abre hay una profunda sensibilidad. Qué relación guardan ambos estados mentales?

De una manera u otra los dos estados se mezclan, hasta tal punto que puedo lograr un caos mental y sensorial al momento de crear. La muerte de todo lo nuevo es eso, un caos político propio. Es un trabajo muy personal, donde solo le di importancia a tratar de sonar increíble, que fuera el disco más caótico hecho jamás en Chile.

Tiene samples de diferentes ciudades que recorrí entre el 2015 y 2016, pero aún así, el disco esta hecho desde el fin del mundo, una Sudamérica violenta.

En cambio, en «Anatomía», un repaso al interior, tan solo encontramos oscuridad y espacios industriales. A qué hace referencia esta canción?

«Anatomía» es un juego sonoro. Tratar de explorar el hemisferio izquierdo del cerebro ya que es la parte que reconoce la matemática y la lógica. Es una escritura intrínseca llena de misterio… El piano, la idea es que abrace el caos reunido por samples mecánicos y pasajes oscuros, el descontento por la razón, el cuestionamiento de las matemáticas exactas. La sensibilidad, más que nada.

«Distopía» es la canción más rota, con ritmos muy entrecortados.

La comencé a escribir un día que nevaba mucho en la casa de mis padres, el clima me ayudó mucho al plantear la idea del EP. «Distopía» tiene pasajes muy oscuros y delicados, es la velocidad en la que vivimos socialmente: todo va muy rápido, todos quieren y desean el éxito inmediato y muchos dejan pasar cosas hermosas a su alrededor.

Por extensión de la narrativa, la última canción nos parece llevar a un final «Incierto». Cómo entiendes este desenlace?

«Incierto» es un final abierto del EP, es el paso a mi primer LP para Infinite Machine. Es el pase perfecto para comenzar a crear mi nuevo universo, que ya tengo una idea clara de como va a ser pero no quiero adelantar mucho.

Lo que sí puedo contar es que ya tengo terminadas 2 canciones que gracias a “Incierto” me es mucho más fácil escribir. Al ya tener mi estilo sonoro propio y de producción me resulta todo mucho más fácil.

En tu trabajo hay remixes de M.E.S.H., Ziúr y Ausschuss, nombres muy interesantes y en una línea creativa similar a la tuya. Por qué les has elegido y qué crees que aporta cada uno?

M.E.S.H es sin duda uno de mis productores favoritos de este último tiempo. Haber coincidido con James, la gente de PAN y JANUS, en el lanzamiento de “Piteous Gate” (por lejos mi disco favorito del 2015),  fue un punto clave dentro de mi carrera, y la aceptación de mi música en Berlín es lo que me mantiene entusiasmado a seguir creando.

El apoyo incondicional de James a mi trabajo es sin duda un motor fundamental para seguir haciendo música, al igual que INFINITE MACHINE Charlie aka Wolf, mi gran amigo. Ellos son 2 pilares que sin duda agradezco profundamente. Le pregunté a James si le entusiasmaba hacer un remix y no dudó en darme un sí.

Ziúr es una chica de Berlín que no tuve la suerte de conocer cuando estuve por allá. La conocí por Charlie y su EP para Infinite Machine y le dije: Charlie, me encantaría un Remix de ella para «LMDTLN». Y accedió sin problema a ello.

Ausschuss (Berlín) es un chico que me mostró IMAABS, y me pareció demasiado interesante. Y sí, tenía mucho que ver conmigo sonoramente. Intercambiamos demos y cosas así, y le ofrecí si estaba interesado en hacer un Remix.

Por qué deberíamos precipitar una muerte?

Porque la muerte es hermosa.

Saludos a la fam de Infinite Machine.