#Entrevistas

Ubaldo: el eco de la pérdida

"Tanto las referencias anteriores como este disco están basados en la memoria de mi loop station".

16.05.17
Pau Cristòful

Quien iba a decir que de las tierras del Delta del Ebre nos llegarían dos de nuestros músicos experimentales más interesantes.

A principios de mes entrevistamos a Shoeg con motivo de una nueva entrega de su abstracción hiperdigital y hoy celebramos la publicación del mejor trabajo que Ubaldo (Andreu G. Serra) ha editado hasta la fecha.

La pèrdua de l’estat?” ha estado coeditado por su propio sello, Boira Discos, junto con Bubota y Plug in the Gear, también nacionales.

La fecha de salida de la cinta de casete, 16 de mayo, coincide con San Ubaldo.

Sus 38 minutos comprimen 13 cortes protagonizados por una guitarra eléctrica que toma vías inusuales, abruptas y escurridizas para transmitir emociones con una honestidad brutal y llena de imperfecciones.

Con este trabajo Ubaldo se reafirma como uno de nuestros mejores guitarristas experimentales, ideal para aquellos aficionados a músicos de culto por lo que se refiere a la deconstrucción como son Jim O’Rourke o Bill Orcutt.

Se trata de un trabajo profundo y lleno de matices en el que las tensiones armónicas y las alteraciones de los pedales de expresión sirven para esculpir piezas de una belleza enrarecida pero cautivadora, abrazada por las ambientaciones y el ruido y puntualmente también por destellos de piano y por una voz difuminada y ahogada en un segundo plano.

Con esta entrevista pretendemos revelar más detalles tanto del disco como de Boira Discs y de sus experiencias en Lisboa, ciudad a la que se ha mudado recientemente.

La presentación en Barcelona de “La pèrdua de l’estat” (Boira Discos, 2017) será el 13 de julio en el Pumarejo.

Para la edición en vinilo del disco, Ubaldo ha creado un Verkami con el que ofrece opciones que van desde el mismo álbum a una estada en Lisboa, pasando por una noche de birras y kebabs en el Raval o la opción de una estadía en casa de sus padres con una paella de su madre incluida.

¿Por qué Ubaldo?

Es el nombre de mi padre y de mi abuelo, ambos muy importantes para mí. De hecho mi padre es también el de la foto de la portada.

Mucha gente acostumbra a rendir homenajes después de la muerte de alguien pero yo he preferido dedicarles este disco ahora que aún están vivos.

“La pèrdua de l’estat” (Boira Discos, 2017) trata sobre cambios y pérdidas. ¿Qué sucesos han marcado tu vida durante el proceso de creación de este disco?

Me interesa como se pueden transofrmar los sentimientos de las personas, como puedes enamorarte de alguien a primera vista pero esta persona te pueda dejar de gustar con el tiempo. Lo mismo con los amigos y los enemigos.

Más allá de mi vida sentimental, este disco también habla de los problemas propios de la entrada tardía a la edad adulta y de los cambios y responsabilidades que esto comporta.

Recientemente te has mudado a Lisboa. ¿Qué te ofrece esta ciudad que no tenga Barcelona?

Llevo dos meses aquí.

Decidí venir después de descubrir la ciudad en una gira que hice en diciembre y la verdad es que Lisboa tiene una cantera increíble por lo que se refiere a la música experimental.

Creo que he visto más conciertos de música experimental e improvisación en dos meses aquí que en los cuatro años que viví en Barcelona.

Recomiendo espacios y colectivos como Nariz Entupido, Associação Terapêutica do Ruido, Estrela, Disgraça, Damas, Zaratan y ZDB.

Me mudé porque terminé la carrera en junio y quería ver mundo, además de que la ciudad es barata y tengo amigos aquí que hacen cosas interesantes.

Sin embargo, después de verano es posible que me vaya a otro sitio para estudiar un máster de arte sonoro, aunque lo que tengo seguro es que a Barcelona no voy a volver.

Tu técnica a guitarra es bastante particular, con claras influencias como son Bill Orcutt y Jim O’Rourke. ¿Has aprendido de forma autodidacta?

Empecé con la guitarra a los 14, aunque durante los dos primeros años iba a clases con un heavy de mi pueblo con el que fumábamos porros e improvisábamos.

A partir de allí sí que he sido autodidacta, yendo a mil conciertos e impregnándome de lo que veía y escuchaba.

Si ya es extraño que alguien joven esté marcado por Bill Orcutt aún lo es más que venga de un sitio aislado como el Delta. ¿Cómo llegaste a este universo?

Realmente he descubierto estos músicos en los últimos dos años.

Mi técnica ya iba por estos caminos y en la gran mayoría de casos he acabado descubriendo los artistas porque la gente me decía que les recordaba a ellos, del mismo modo que cuando empecé con Ensemble Topogràfic no conocía a Godspeed You! Black Emperor!.

Sin embargo, para mí los pilares básicos de Ubaldo no han sido músicos internacionales sino músicos más cercanos como Esperit!, Negro, Marco Bernacchia (Above the Tree) y Berger (guitarrista de Jealousy Mountain Duo).

Telonearles y verles en directo me ha influenciado mucho más que escuchar discos de otros músicos.

¿Cómo has producido el disco? ¿Ha ido cogiendo forma con los directos?

Ubaldo siempre ha sido un proyecto basado en la experimentación desde mi cuarto.

Tanto las referencias anteriores como este disco están basados en la memoria de mi loop station (a diferencia del primer corte, “Tremolor”, que es una improvisación junto con el batería de The Happiness Project grabada en La Isla Estudios).

Para esta ocasión he depurado mucho la precisión y la técnica por lo que se refiere al control de la loop station. Sigue habiendo errores en el disco, pero es algo que también me gusta.

De hecho tengo material suficiente para hacer otro discos con las canciones que de momento no he sabido grabar bien.

Hubo un momento en el que me desesperé y pensé que tendría que grabar todo el álbum de nuevo con softwares como el Ableton Live, que no sé utilizar, pero Pablo Miranda de La Isla Estudios (y componente de Fuego) se encargó de añadirle brillo y compresores para conseguir este sonido final.

Este álbum se ha editado en tu propio sello, Boira Discs. ¿Te has planteado la opción de publicarlo en una discográfica internacional?

Mi idea inicial fue la de coeditar el disco entre Boira Discs y un sello de fuera, sí, pero los que estaban interesados no tenían pasta o no podían sacarlo hasta dentro de un tiempo y yo quería que saliera ya porque ya va con retraso.

Sin embargo, me ha servido para establecer contacto con sellos como Endless, de Thomas House (Sweet Williams), con los que puede que edite un 8” más adelante.

¿Qué otros planes tienes con Boira Discos?

Al principio éramos cuatro, pero ahora hace unos meses llevo el sello solo, mientras que los otros tres se encargan del festival Formes Diverses de Vida.

Se viene un año bastante intenso, tengo el calendario cerrado prácticamente hasta diciembre.

Publicaré en cinta de casete una maqueta que grabaron Zé, un grupo de Doom experimental, rollo lentitud y gordura.

Si todo va bien también editaré otra cinta de casete de Kiran Leonard, joven músico que también vive en Lisboa.

En septiembre publicaré una referencia de Haberman, un argentino que vive en Barcelona y toca rollo primitivismo.

La idea general es pegar un volantazo y huir de la tralla para demostrar a la gente que Boira Discos tiene un espectro mucho más amplio, tanto como mi gusto musical.

¿Estás preparando algún proyecto junto con Kiran Leonard?

Vivimos cada uno en una punta diferente de la ciudad, aunque sí que tocamos mucho juntos.

Además de la guitarra, Kiran toca la batería de forma increíble y dentro de poco vamos a grabar unas improvisaciones.

También empezamos un proyecto a dúo que es más rollo proto No Wave, Noise, Punk, etc. Se llama Bimbo Picasso y está influenciado por referentes como Mars, DNA, etc. Recientemente hemos añadido un batería.