#Entrevistas

structweird: ambientaciones y hospitales

Sergio Rodríguez revela los detalles de sus producciones, que van desde las grabaciones de campo más ambientales a los beats impregnados de IDM y glitch.

12.01.17
Pau Cristòful

structweird es Sergio Rodríguez, músico autodidacta que empezó imprimiendo la huella de su pasado Hip-Hop a producciones Downtempo, Glitch e IDM (en su disco debut «mod – E» (Miga, 2013) y en su próximo track «The Broken Toy Within My Head«).

Sin embargo en su último LP, «endpoint» (7MNS, 2016), structweird transita por universos basados en grabaciones de campo y ambientaciones más profundas.

Escucho «endpoint» (7MNS, 2016) precisamente en una sala de espera de Vall d’Hebron: el álbum emerge con piezas en las que las grabaciones tienen más protagonismo, adornadas en algunos casos con rugosidades IDM y ambientaciones tensas, evitando el estereotipo agradable y relajante de gran parte del género.

En la segunda mitad del disco encontramos cortes más melódicos («Resistance«) e incursiones Dub Techno («Metaphysic«).

Entrevistamos a structweird para conocer mejor su trabajo y para saber cómo será el directo que presentará en las jornadas Tupper, que desde este jueves y hasta el sábado ofrecerán talleres y actuaciones en Barcelona basados en la música electrónica.

¿Cómo nació tu interés por la música en general y concretamente por la electrónica?

Desde muy pequeño veía a mi abuelo tocar la guitarra y el hermano de mi abuelo era batería, como también lo fueron mi tío y mi primo. Quieras o no al final siempre influye el hecho de crecer rodeado de música.

Fue también mi primo quien despertó mi inclinación por la música electrónica.

La nota de prensa menciona que has “pasado por muchos estilos, desde el sonido más duro y pesado del Metal, pasando por el Hip Hop, hasta llegar a la electrónica a inicios de este siglo”.

Tus referencias más recientes son las más experimentales y focalizadas.¿Has ido especializándote progresivamente en producciones ambientales y grabaciones de campo?

Más que especialización lo veo más como el resultado de una etapa de aprendizaje y a la misma vez inquietud por conocer otras formas de creación sonora.

Siempre llevo encima mi grabadora: en la calle, en el metro, en un supermercado, en un parque, … En cualquier lugar puedes registrar algún sonido que luego te puede servir porque procesándolo puede convertirse en otro, lo que da lugar a un abanico infinito de posibilidades.

¿Te interesaban tanto estos subgéneros en tus inicios?

Siempre me han interesado porque son estilos de composición más complejos ya que tocas más armonía.

Son géneros en los que puedes experimentar y también jugar un poco con el oyente, llevándolo de un lado para otro, como si estuviera viendo una película.

¿Cómo ha sido tu aprendizaje, como melómano y como músico?

Siempre me ha gustado escuchar todo tipo de música, desde grupos de rock clásicos hasta electrónica de corte más experimental.

Esta influencia heterogénea te enriquece a la hora de producir, sea a nivel de compás o de armonía.
Como músico no puedes encerrarte y hacer únicamente lo que te gusta. Creo que la mejor manera de aprender es haciendo también lo que de primeras no te llama.

«Creo que la mejor manera de aprender es haciendo también lo que de primeras no te llama.»

¿Cuáles son los referentes que han marcado tu situación actual?

Pues me han marcado mucho Amon Tobin, Ben Frost, Tim Hecker, Autechre, Aphex Twin… Podría seguir soltando nombres pero no acabaría nunca.

¿Con qué herramientas acostumbras a producir?

Utilizo Ableton Live como DAW junto con su controlador Push 2. A esto luego le uno algún sinte de Waldorf para hacer pads, pedales, micros, …

Recientemente un amigo me ha dejado un pequeño sinte llamado Novadrone que para hacer colchones y pads va genial.

¿Cómo plantearás el directo del Tupper?

En principio empezaré con algo ambiental e iré subiendo la intensidad según vaya viendo, pasando un poco por el IDM.

Se trata en gran parte de un directo improvisado, así que ya iré viendo.

Tu disco Endpoint está basado en grabaciones de campo realizadas en hospitales. ¿De dónde surgió la idea?

Tenía un amigo que trabajaba en un hospital,y como siempre me ha gustado grabar todo tipo de sonidos decidí hablar con él para que me dejara un día ir y poder grabar todo lo que pudiera: estuve un par de tardes en las que grabé todo tipo de máquinas.

Me gusta tener mi propia librería de sonidos y a parte hay sonidos que son muy orgánicos, si quieres hacerlos con un sinte es casi imposible.

El disco evoluciona de un inicio más ambiental y relativamente tenso a piezas más melódicas y cercanas a la IDM, con algún corte Dub y un último track mínimamente pistero.

¿Planteas una narración concreta? ¿Qué sentimientos has querido plasmar en el álbum?

Pues un poco lo que puedes encontrar en un hospital, historias tristes e historias alegres.

En el mismo álbum figuran colaboraciones con MRTN CSTR, Clase Sencilla. Erissoma y PINA.

¿Qué han aportado exactamente?

Exactamente lo que andaba buscando, que cada uno pusiera un poco de ellos: en el trackEspejoMRTN CSTR añade aura IDM, Clase Sencilla y Erissoma acercan “Rolling In A Repetitive Melody” al Ambient y Pedro Pina crea loop interminable en “Enigmatic” para cerrar el disco.

¿Estás trabajando en nuevo material? ¿Qué dirección está tomando?

Sí, ando trabajando en bastantes cosas.

Intento llevar la misma dirección y tratar de conseguir un sonido orgánico aunque mi experimentación continua por lo que se refiere a formas de componer puede alejarme del propósito inicial.