#Entrevistas

Stayhigh: Los básicos para un Footwork consciente

"Mente abierta y el ego a raya".

23.08.16
Frankie Pizá

Se percibe un diálogo interno, hay algo terapéutico en tracks como «Don’t U Worry» o «Anything Is Possible». Es Footwork, lo sabemos porque reconocemos la estética, pero son canciones que impulsan y nos dirigen a un estado optimista más allá de sus signos musicales.

El material de Stayhigh puede verse como una respuesta, como una reacción consciente a nuestro entorno: el productor, también detrás del proyecto Kaotix, debutaba con «Kush, Rhodes & 808’s» presentando un EP que revela que puede existir un Footwork más nuestro lejos de la simulación.

«Look Around», en la nota de prensa servida por Iberian Juke, ya avisaba que llevaba consigo un mensaje crítico hacia una sociedad «hipócrita y racista». No podemos sensibilizarnos completamente con la situación de la comunidad afrodescendiente en Estados Unidos porque la mayoría estamos lejos de comprender ese contexto, pero como demuestra David hay situaciones comunes y la música es un medio para expresarlas:

«Recuerdo cuando empezaban a llegar las primeras pateras por mi zona cuando tenía 7 o 8 años y la reacción que hubo en la gente. No nos podemos comparar con Estados Unidos pero aquí también tenemos lo nuestro.»

David recoge los elementos que más influencia han dejado en él musicalmente, el piano Rhodes, la Roland TR-808 y la marihuana; junto a las cosas que tiene que decir, su presente y sus emociones, las integra en un discurso que cambia de forma elegante la idea de que tan solo estamos importando el género nacido en Chicago.

Aquí dividimos el Footwork según Stayhigh, en los elementos básicos que lo conforman. El artista además nos habla de una escena nacional donde «no importa quién seas», la influencia de DJ Rashad y las posibilidades del género en el futuro.

Lo primero que llama la atención de tus intenciones con este EP es «Look Around»: hay un mensaje impreso más allá de la constitución del track. Hablas de «una crítica a un sector de la sociedad hipócrita y racista» y eso no suele ser habitual ya que rara vez el Footwork está cubierto de un énfasis «extramusical»…

La música, sea footwork, jazz, rock o idm es un medio con el que puedes compartir tu visión del mundo. Da igual que lleve vocal o no, los productores nos expresamos así, queremos mostrar una emoción, sentimiento o mandar algún mensaje con cada track y para ello cada uno buscamos nuestro medio para llevarlo a cabo.

Además hablas de «racismo», y aunque éste ha vuelto a evidenciarse de nuevo debido a las desigualdades y cambios políticos, no es tan predominante aquí como en Estados Unidos. Componer música 100% ligada a la cultura afroamericana sensibiliza con la causa?

En el sur no hace falta hacer música de este tipo para estar más concienciado, aquí se ve todos los días. Recuerdo cuando empezaban a llegar las primeras pateras por mi zona cuando tenía 7 o 8 años y la reacción que hubo en la gente. No nos podemos comparar con Estados Unidos pero aquí también tenemos lo nuestro.

En el EP hay referencias claras al Jazz (la portada, Blue Note, el órgano Rhodes) y al Hip Hop. Cómo querías que todo dialogara? Cómo se traducen esas influencias en tu forma de crear los cortes?

Lo primero que escuche en mi vida fue jazz. Mi padre es una de las personas que conozco con mayores conocimientos sobre esta música y tiene una colección de discos impresionante.

Tardé 17 años en llegar a entenderlo, pero una vez me tocó, me dejó marcado. Así que de una manera u otra me tiene que salir esa influencia que normalmente suele ser a través de los rhodes.

Y en cuanto al hip hop, era lo que estaba haciendo antes de meterme en el juke y siempre ha estado ahí. Es una mezcla que encaja muy bien, no me la he inventado yo, pero para mi es la forma de darle el alma a los temas, el resto es club y groove.

Al final, «Anything Is Possible» manda habla de esperanza y positividad. Cómo ve Stayhigh su alrededor? A nivel de nuestro país o en el ámbito que haya propiciado mandar ese mensaje…

Estamos muy jodidos a nivel local, nacional, europeo y mundial. Solo hace falta mirar a tu alrededor para ver esto y creo que es difícil mantener la positividad en estos tiempos.

Con ese tema quería exponer la rabia que se palpa en el ambiente y mandar energía para que no nos dejen dormidos. Hay que luchar y mirar al frente pase lo que pase, echen lo que nos echen.

Cuál fue tu primer contacto con el género? Y cómo recuerdas enfrentarte por primera vez a la construcción de un track con esa estética?

Mi primer contacto fue a través del track «Space Juke» de DJ Rashad & DJ Spinn. Fue un soplo de aire fresco en un momento en el que estaba un poco perdido entre diferentes estilos.

Yo venía del Techno y del hip hop abstracto que sonaba por LA y con el Juke encontré el estilo que me permitía usar a la vez todas las influencias que tengo.

La primera vez que intenté hacer Juke me di cuenta de la tremenda complejidad que tiene, como en todos los estilos tuve que estudiarlo y conocer su historia para llegar a entenderlo, y aún sigo haciéndolo.

«Kush, Rhodes & 808s» comienza con un homenaje a Rashad. Se ha convertido en un recurso común tributar al productor. Qué influencia te aportó? Qué productores internacionales sientes más cerca de tu sonido?

Rashad es el principal exponente de este estilo a nivel global. El fue el principal artífice de que el Footwork saliera del Southside de Chicago; Planet Mu y Hyperdub ayudaron, pero hasta la llegada de «Double Cup» todo iba cuajando muy despacio en Europa y a partir de aquí aparecieron una gran cantidad de productores y al publico le fue mas fácil digerir ese sonido.

Para mi fue el artista por el que descubrí el estilo del cual estoy enamorado. Me han influenciado sus temas, su energía, su filosofía… y creo que como a mi, lo mismo le pasa a todos los que formamos parte de esta comunidad.

En cuanto a que productores siento mas cerca de mi sonido tengo que decir que soy bastante fan de toda la gente de Teklife, en especial Taye, Earl y el DJ Paypal de estos últimos años, el que hace maravillas sampleando jazz. También me gusta mucho lo que están haciendo Kush Jones y Surly de JBW, Hank o Nangdo.

Qué influencia han tenido BSN Posse y otros proyectos contemporáneos locales en tu forma de enfocar sobre la música electrónica?

BSN Posse, Skygaze o Lost Twin me han enseñado que existe una escena nacional de calidad que está por encima del ego. No importa quién seas, los seguidores que tengas o el tiempo que lleves, la calidad de la música es lo único importante y si vales se te va a apoyar sin pedir nada a cambio.

En la escena electrónica de la que vengo, lo normal es pisarse los unos a los otros, es difícil tener oportunidades y que se te preste atención, así que todos ellos aún tocando diferentes estilos han creado una escena nacional con la mente abierta y el ego a raya, lo que hace que quede algo de esperanza para los miembros de esta comunidad.

No te voy a preguntar si es emocionante estar dentro de esta nueva generación Footwork que se está levantando gracias a Iberian Juke porque es evidente que lo es. Qué te propones a nivel personal como productor?

Me propongo seguir trabajando, mejorar y sobre todo divertirme. Hubo un tiempo en el que la presión del día a día me podía y no disfrutaba haciendo música y eso es lo peor que me ha pasado, pero es difícil cuando toca pagar las facturas. He cambiado el chip y con constancia y esfuerzo todo es posible.

Y en cuanto al colectivo que creáis esta comunidad. Hacia dónde hay que ir?

Hacia adelante siempre y creciendo. Creo que nuestro cometido es promover y dar a conocer la cultura ligada al Footwork en nuestro país. Mostrar que existen mas caminos aparte de los siempre para todos los que están empezando y que tenemos los brazos abiertos a todo aquel al que le pique el gusanillo del Juke.

Consulta aquí nuestra charla sobre Footwork con Iberian Juke