#Entrevistas

Sommon Cense emprenden su viaje

Entrevistamos al misterioso dúo barcelonés para conocer los detalles de lo que será "The Trip", proyecto audiovisual vinculado al sello DROK.

07.12.16
Pau Cristòful

Todas las imágenes que ilustran este artículo forman parte de las postales que ilustran los diferentes cortes de «The Trip» (DROK, 2016).

Sommon Cense es el proyecto que protagonizará el primer disco de larga duración de DROK, sello barcelonés de Techno vinculado a Latzaro, DJ residente del club The Loft de la sala Razzmatazz que plasma el sonido expansivo y contundente característico del club en sus referencias.

«The Trip» (DROK, 2016) no es una excepción. El dúo de artistas que se encuentra tras Sommon Cense lo describe del siguiente modo:

«En este primer disco hemos utilizado elementos de la electrónica para conseguir hipnotizar al oyente, ritmos y ambientes más deep para dar la sensación de movimiento y características del Acid y del Techno para imprimir velocidad y desinhibición».

Aunque también avanzan que «nuestra próxima referencia no tiene por qué ir ligada a ninguno de estos conceptos. De hecho puede no tener nada que ver con este primer LP. Este es el privilegio y el auténtico leit motiv de Sommon Cense.»

Sin embargo, lo que sí que parece que será una constante en este proyecto es su carácter audiovisual en el que las canciones quedan tanto plasmadas por unas postales gráficas como posteriormente acompañadas por unas visuales en directo.

A pesar de que actualmente aún se está desarrollando el proyecto con la intención de poderlo estrenar a mediados de 2017, con esta entrevista los dos artistas que forman Sommon Cense nos revelan su filosofía, sus referentes y un seguido de detalles del proceso que no solo nos presentan este «The Trip» (DROK, 2016) sino que nos hacen partícipes del viaje de desarrollo del mismo.

Postal de Macomba (part 2)

¿Por qué os escondéis tras la incógnita?

CS: La filosofía que se ha seguido en el sello ha sido siempre darle más importancia al trabajo que al propio artista, de ahí que en todas las portadas hasta ahora sólo aparezca el título de la obra.

Nos sumamos a esta iniciativa para poner de manifiesto que en el mundo del arte lo importante es lo que se transmite en cada obra y cómo lo percibe el que la está consumiendo, lo demás carece de importancia.

PS: No es que vayamos a salir con una máscara, pero el anonimato nos ha ayudado a empezar el proyecto sin ataduras y a esquivar ciertos prejuicios preestablecidos.

Por otro lado, en Sommon Cense priorizamos la música/imagen por encima de la noción de “artista”, por lo que nos sentimos a gusto tras el anonimato y la utilización de pseudónimos.

Sorprende que a pesar de que el enfoque es bastante más ambiental y menos revolucionado que la mayoría del catálogo de DROK sí que es más pistero de lo que acostumbran a ser este tipo de propuestas audiovisuales, más contemplativas.

¿Qué obras / lives audiovisuales os han inspirado?

PS: Ninguna obra en particular, el principal motor de inspiración del proyecto ha sido la música de Sommon Cense.

Está claro que también hay impregnada toda una serie de inputs audiovisuales de mi día a día, pero de una forma más sutil o indirecta.

Por ejemplo, algunos proyectos audiovisuales que me hayan sorprendido últimamente son “Deep Web” de Robert Henke y “Where Land Meets Sea” de Embassy for the Displaced.

También artistas como MFO, Joanie Lemercier, Pedro Maia, Tarik Barri, Sam Rolfes, Werkflow, Ash Koosha, Jon Rafman, etc.

Postal de The Path

¿Desde cuándo lleváis trabajando en este proyecto?

CS: Llevamos trabajando en este proyecto desde hace más de un año.

En muchas ocasiones hablamos de los recuerdos que tenemos de los principios en el mundo de la música electrónica como público y es unánime entre nuestras amistades que por aquellos entonces la experiencia musical era un viaje que emprendía cada uno en su interior acompañado del resto de los demás, pero al fin y al cabo solos.

Al final de la noche nos contábamos que había experimentado cada uno. Esta sensación la hemos perdido con el tiempo y el entorno a mutado hacia otra dirección más del ahora y del momento y menos de ese trayecto.

Este álbum simula ese viaje, donde las ilustraciones consiguen transpórtanos a un mundo de libertad atemporal.

PS: Aunque hemos estado constantemente en contacto, empecé a trabajar en la parte visual del proyecto cuando los temas estuvieron terminados, quería conocer todo el conjunto antes de empezar nada.

Posteriormente algunos temas evolucionaron y sus imágenes también, pero la hoja de ruta del proyecto (tono, estética…) ya estaba definida.

¿Qué recursos habéis usado para crear la música y las visuales?

PS: Las visuales no tienen porque guardar relación con las portadas, especialmente en la forma, por temas de producción y porque en el directo no buscamos algo tan pictórico.

Segundo: es pronto para hablar de ellas, sigo en una fase de experimentación. Me encanta la versatilidad que me dan las herramientas de creación 3D, pero la estética 3D sintética está sobreexplotada y me aburre, así que estoy en un punto de tratamiento, ensuciando los primeros resultados, desintetizándolos.

Para las portadas que acompañan cada una de las canciones he utilizado varias herramientas: desde programas como Photoshop, Illustrator o Cinema 4D a apps como Glitché, Deepart o Prisma.

CS: La música ha sido creada en su totalidad con software, nada de hardware. No es que esté totalmente a favor de una cosa o totalmente en contra de otra sino que simplemente he usado lo que tengo a mano.

Aparte de Ableton Live para secuenciar he utilizado Omnisphere para crear las atmósferas, ABL2x y Monark para los bajos, Alchemy y Kontakt para los sintes y la mayoría de plugins de iZotope Ozone 7 y Fabfilter para las ecualizaciones y retoques.

También he utilizado el Sampler y el Simpler de Ableton para trasladar grabaciones que he hecho de ambientes grabados con una TASCAM DR-40.

¿Cómo enfocas la conversión al directo de la parte musical?

CS: El directo lo voy a enfocar como una extensión de la creación de la música.
Voy a usar Ableton Live para secuenciar, la mesa Allen & Heath 4D, Push 2, un teclado MIDI y una pedalera de distorsión para algunos detalles puntuales.

Estoy trasladando partes del disco en pequeños segmentos que pueda tocar y retocaren directo, dando así lugar a un disco no nuevo pero sí diferente a lo presentado.

Postal de Alienated

¿Podríais explicar como habéis intentado plasmar la estética de las canciones en las gráficas?

PS: Básicamente primero escucho cada uno de los temas y todo el álbum muchas veces, la música ya habla por sí misma. Después hago conexiones visuales con lo que he escuchado, buceo entre imágenes, asocio ideas, las voy acumulando y cambiando de lugar.

Todas juntas me llevan hasta una idea primaria que después desarrollo hasta el final.

En este proceso de desarrollo normalmente trabajo bastante por intuición, prueba/error, … Gracias a la inmediatez que me ofrece el medio digital no necesito decidir un camino antes de empezar, así que nunca se cómo va a terminar.

En esta fase soy bastante caótico, un paso me lleva al siguiente sin mucho orden. Voy tomándome descansos para observar el proceso y no alejarme de lo que quería sin darme cuenta.

¿Cuándo tenéis pensado estrenar este proyecto audiovisual?

Si todo va bien, tenemos pensado estrenar el live en primavera.

Estamos en plena producción del directo y todavía no tenemos claro cuando será. Lo que sí sabemos es que será en un buen espacio para poder conseguir una experiencia más immersiva, con un sonido muy reverberante para que pueda atrapar al oyente.

¿Podríais detallar la relación de las postales con cada uno de los cortes?

PS: Es complicado explicar las imágenes sin que las acompañe la música de la que han salido.

En cada una hay sensaciones recontextualizadas, imágenes mentales que se han activado al escuchar los temas, una danza ritual aletargada entra en contacto con un punto de luz, cientos de cosmonautas se multiplican y caen aparentemente sin control, como si de una improvisación musical se tratara, un faro en medio del océano que después del desorden nos ofrece dos posibilidades, dejar el viaje o seguir hacia otro sitio.

Postal de The Trip