#Entrevistas

Si sientes algo, GASPAR

El artista de Girona debuta en Little Red Corvette con un single suave y cargado de sensualidad.

12.06.17
Aleix Mateu

GASPAR es un compositor e interprete de Soul y R&B de Girona que debuta en Little Red Corvette Records con «If You Feel Something«, un EP de 5 canciones que combinan las baladas más lentas y sensuales con canciones luminosas y elegantes.

El artista, en vez de acercarse a la nueva ola de R&B que ha nacido en España está mucho más cercano al discurso de artistas como D’Angelo en «Brown Sugar» y a la vertiente más clásica del género, a pesar de que lo haga con un sonido contemporáneo.

Hoy estrenamos el vídeo de «‘Til You Fall Asleep«, el mejor ejemplo de lo que es la música de GASPAR. Neo Soul y R&B cargado de sensibilidad y registros especiales que se acompañan por una producción elegante y unos arreglos que suenan completamente actuales.

El vídeo, con la misma voluntad sensual de la canción, ilustra el potencial universal de la emotividad que imprime GASPAR. Su director, Jon J y el productor Kareem Johnson viajaron hasta Barcelona para el rodaje al terminar de filmar el nuevo vídeo de DJ Khaled y Justin Bieber.

Cuando acabaron de filmar «‘Til You Fall Asleep» se marcharon a rodar el próximo vídeo de Beyoncé.

El artista nos explica cómo surgió esta oportunidad, cómo ha trabajado el EP que se publicará recientemente y su contacto con la música Soul y su extrema sensibilidad.

A continuación el vídeo que estrenamos y la entrevista.

Tu nuevo EP se titula «If You Feel Something». ¿Crees que es difícil encontrar música que despierte un sentimiento genuino?

Podría decir que sí y dármelas de que soy genuino y los demás no, pero la verdad es que en cada generación hay algo genuino en concordancia con su época y que, obviamente, despierta sentimientos.

Es cierto que los códigos en la música y el mensaje cambian y en cierto modo solemos anhelar aquello que en el pasado nos ha alimentado, pero si intentamos dejarnos llevar y sumarnos a lo que los artistas actuales hacen, podremos entender y sentir lo mismo que ellos, es cuestión de voluntad.

No obstante y para estropear un poco todo lo que acabo de decir (risas) a veces cuesta encontrar, en canciones actuales, mucho del feeling al que estoy acostumbrado a recibir de todos mis artistas referentes.

«If You Feel Something» es un EP sobre el amor, las relaciones de pareja y la liberación que siente uno cuando es capaz de soltar lo que lleva dentro, difiere bastante de otras tendencias actuales, pero es atemporal.

¿Cómo es ser artista de Soul en un sitio como Girona? ¿Qué relación guardas con la ciudad y a la vez con el género?

Es jodido y a la vez beneficioso.

Jodido porque no puedes compartir al mismo nivel de detalle tus gustos con músicos que conozcan y quieran tocar ese mismo lenguaje. Todo el mundo sabe quién es James Brown, Aretha Franklin y Tina Turner pero pocos te dirán el nombre de alguna canción de Prince o que Luther Vandross es una de las grandes voces de la historia del Soul.

Girona es una ciudad heredera del Rock, con grandes músicos y grupos que la han puesto en el mapa y es normal que las generaciones posteriores se hayan alimentado de eso.

En mi caso, si hablamos de Soul, debemos hablar de Neo-Soul, de R&B, de Funk, de Hip Hop… estilos que han llegado a un público muy minoritario en Girona, pero ¿qué quieres? Es una ciudad pequeña que siempre ha ido a su ritmo y somos pocos en este gremio, lo cual me encanta! 😉

En cuanto a la ciudad… yo soy nacido en el Delta del Ebro, pero viví hasta los 7 años en Barcelona y luego nos movimos a Girona, así que mi identidad es muy rica.

En mi casa, ya de muy enano, sonaba Deep Purple, Emerson, Lake and Palmer, Weather Report, Yes, Queen, The Beatles, Stevie Wonder, etc. Uno de mis tíos es músico y había formado parte de la escena Rock de Sevilla en los 70s.

La influencia musical y artística no ha pasado desapercibida en mi casa, mi hermana también cantaba y tocaba la guitarra, etc. Recuerdo con muchísimo cariño el cassette de «For Once in my Life» de Stevie Wonder, que siempre sonaba en el coche de mi padre y lo cantábamos los domingos que íbamos por ahí.

La clave del asunto es que con 20 y pico años, estaba metido en un coro de Gospel en Girona y en otras movidas de Hip Hop como productor, Bboy, haciendo mis pinitos vocales con mi hombre Urban (en 2009 sacamos «33«, su LP en solitario).

En ese marco recuperé esa cinta de Stevie Wonder, de mi padre y creo que a partir de ese momento entré en un estado de amor loco hacia el Soul como género, descubriendo todos los artistas que a día de hoy forman parte de mi background musical y investigando muchas de sus ramas.

«Sabía que tenía a unos tíos que han trabajado con Nas, Erykah Badu, Joe, Rick Ross y muchas otras estrellas del Hip Hop».

El audio de «‘Til You Fall Asleep» tuvo una buena acogida. ¿Cómo fue y cómo ha progresado todo desde entonces?

Fue una grata sorpresa ver como el tema superaba todas mis expectativas. La verdad es que de la ilusión y los sueños nos alimentamos pero siempre tengo el hombrecillo en la cabeza que me pone los pies en la tierra y sabe cual es el umbral del hype (risas).

Enseguida lo tuvimos colocado en todas las plataformas de distribución digital y empezaron a caer pequeñas noticias de la salida. Estuvimos en La Cuarta Parte de Frank T y varios medios digitales especializados en música urbana y soul.

Sin embargo, no puedo negar que me dio un subidón cuando algunas emisoras de radio británicas nos informaron de que iban a presentar el tema en su programa y la verdad es que lo trataron con mucho cariño, hablando un poco del proyecto y de GASPAR.

Además, hubo 2 o 3 magazines digitales de fuera del país (Taiwan, Alemania) que dedicaron su espacio a la salida del single, siempre presentándolo como una nueva apuesta del sello y mostrando interés sobre nuestros próximos movimientos.

Desde entonces el single tan solo en Soundcloud ha superado las 5000 reproducciones, pero enseguida nos centramos en cómo iba a ser el video y hay que decir que nos llevamos una sorpresa aún más grande.

Ahora publicas el vídeo para el single con un director muy especial. Rodó tu vídeo entre el de DJ Khaled y Justin Bieber y el de Beyoncé. ¿Como surgió?

Me suenan esos artistas sí (risas). La oportunidad surge gracias a Little Red Corvette y su contacto con Stella, propietaria del ArtSpace Barcelona, quién se mostró muy interesada en nuestra labor con el EP y enseguida se enamoró del single.

Gracias a esa conjunción de factores nos abrió las puertas de su espacio y en una de las reuniones, nos planteó la opción de trabajar con el productor Kareem Johnson y el director Jon J quienes ya habían trabajado con ella previamente.

Por los nombres de ellos, ni puta idea, pero cuando te empiezan a enumerar artistas con quienes han trabajado empiezas a entender de quién narices estamos hablando, nuff said.

La verdad es que fue una propuesta lanzada al vuelo por parte de Stella pero al día siguiente ya teníamos fecha confirmada.

«No hay más pretensión que la de reflejar un deseo, un estado emocional en cada tema»

¿Cómo fue la experiencia?

Hay que decir que llegué al estudio con la única garantía de que ese día iba a grabar un vídeo (risas).

Estaba preocupadísimo, con muchas dudas sobre la producción del video, sobre el hilo argumental del rodaje, la ropa, los planos, las modelos, etc. Pero por otro lado sabía que tenía a unos tíos que han trabajado con Nas, Erykah Badu, Joe, Rick Ross y muchas otras estrellas del Hip Hop así que con Flavio y David (mis hombres de LRC) como backing up team, me relajé bastante.

Una vez en ArtSpace, se me fue toda la tontería porqué me di cuenta de que todo el planning y el set de rodaje estaban listos. Así que, my man, ponte tus mejores galas que hoy lo vas a bordar y así fue, el rodaje como la seda, las chicas explosivas pero guardando esa sensualidad y sutileza que transmite mi canción.

Tuve la suerte de ir viendo cada escena como quedaba y solo con la preview ya tenía la certeza de que iba a tener un video de nivel top.

Ahora es el turno del público para disfrutarlo.

¿Qué podemos esperar de tu nuevo EP?

Para mi, el EP es puro feeling (de ahí el título) y me gustaría que los oyentes puedan captarlo en cada canción.

Es un reflejo de mi manera de vivir la música y quisiera que los demás reciban ese feedback.

De mi EP podéis esperar mucha calidad musical, desde la composición hasta la mezcla, absolutamente en todo el desarrollo del trabajo se ha mantenido un nivel exquisito y no está pensado para un público determinado, pero tengo claro que no es para el mainstream, más bien para un público más especializado.

Se trata de un trabajo orgánico que combina perfectamente el sonido genuino de la música negra y un acabado actual heredero de la escuela post 90s.

La idea ha sido, en todo momento, sonar cálido, con mucha alma y mantener cierta distancia con las tendencias actuales, no por rechazo sino por concepto.

En cuanto al mensaje y a la esencia de las canciones, no hay más pretensión que la de reflejar un deseo, un estado emocional en cada tema ya que al fin y al cabo somos seres puramente emocionales y compartirlo es algo que nos hace sentir mejor.

«Si le digo: «bro, me molaría darle un rollo Bilal en tal tema», no tengo que explicarle quién es ese artista».

¿Cómo ha sido el proceso de creación de tu nuevo trabajo?

Shit! Empezaré diciendo que alguno de los temas está escrito en 2011 (no es el caso del single) y que durante mucho tiempo estuve atesorando esos temas sin la idea de darles salida profesional.

Para entonces, tampoco tenía la sensación de que alguien querría escuchar eso y lo digo desde un punto de vista crítico porque vivimos en un país en el que este género y estilo de música no ha estado muy bien arropado.

Así que tampoco sabía dónde podía dirigirme pero con el tiempo y un poco gracias al auge de algunas propuestas que iban floreciendo en este país de forma esporádica, busqué algo de apoyo en mi hermano Urban. Una idea era terminar la producción yo mismo con mis medios y publicarlo como maqueta y la otra, buscar alguien con quien trabajarlo mejor.

Obviamente tenía plena confianza en estas canciones y en mi potencial como compositor e intérprete y quise darle una oportunidad así que buscamos alguna salida con los contactos que teníamos. Gracias a Jordi Planagumà (ex director del Black Music Festival), la demo terminó en manos de David Cardenal (Little Red Corvette Records), nos reunimos y cerramos el trato.

En ese momento tuve que suspender la actividad que había empezado con otros buenos músicos de Girona y redirigimos la producción del álbum hacia Quiroga, que ha sido el hermano artístico que hubiera querido tener hace unos años (risas).

Así con el equipo David-Quiroga-Flavio, empezamos a trazar el plan de trabajo y enseguida decidimos que debíamos ir a por un trabajo corto, a modo de presentación, hacerlo con músicos y seguir con Quiroga para los últimos arreglos post-grabación, edición, mezcla y mastering.

El proceso más tough ha sido el de la grabación ya que todo el material grabado por BIG MENU, ha sido post-editado y tratado para obtener el sonido deseado y a pesar de que por cuestiones de horarios y distancia hemos ido más lentos de lo deseado, el resultado ha sido mesiánico.

«(Con BIG MENU) tuve la sensación de estar escuchando algo como el «Voodoo» de D’Angelo».

Dices que en Quiroga, uno de los grandes nombres del Soul en España, has encontrado un hermano artístico.  ¿Por qué él y qué valor ha añadido a tu música?

Desgraciadamente, el dinero puede ser un handicap y al principio pretendía encontrar una manera más económica de producir el disco. Pero la realidad me arrastró por su camino y me fui adaptando. Así que con Quiroga me dejé de tonterías y quise hacerle justicia a esos temas que había atesorado durante tanto tiempo.

Como valor añadido, parto de la base que para mi Quiroga fue el cantante referencia de Soul y R&B en España, me transmitía la misma onda que toda la música yankee que escuchaba, era como “ok, después de este temazo de Dwelle, me pongo el de Quiroga con Poesh Wonder”.

Mi admiración y respeto hacia él no era porque su nombre fuese conocido sino por su calidad artística y no había otro socio artístico -que yo conociera- al que quisiera unirme en este país. Su valor añadido es que puedo hablar con él como si lo hiciera conmigo mismo.

Si le digo: «bro, me molaría darle un rollo Bilal en tal tema«, no tengo que explicarle quién es ese artista.

Así que su aportación ha sido entender mi música y ser igual de crítico que yo para conseguir el resultado que esperaba para mi trabajo. Además, como cantante, ha sido una gran sorpresa grabar con él porque sabe por donde voy cuando grabo una frase o estrofa y sabe cómo estoy intentando colocar la voz, la afinación, la duración de una nota, etc.

BIG MENU se han encargado de los arreglos. ¿Qué relación tienes con ellos? ¿Os veremos juntos en directo?

La primera vez que oí hablar de ellos fue porque acababan de fichar por Little Red Corvette Records. Al cabo de poco tiempo, en una de las sesiones de estudio con Quiroga, quien también ha aportado arreglos, estuvimos viendo algunas de sus actuaciones en Robadors (Barcelona) y recuerdo que tuve la sensación de estar escuchando algo como el «Voodoo» de D’Angelo, un groove bestial y una manera de sonar para partirse el cuello.

¡Justo lo que quería! Así que enseguida que pudimos les propusimos formar parte del proyecto y fue también a través de ellos que fichamos a Gabriel Zenni para grabar pianos y teclados del disco.

Fueron unas sesiones de grabación donde dejamos que fluyeran sobre la producción que ya teníamos y propusieran sus propios arreglos.

La intención es seguir currando con ellos y compartir escenario tanto como nuestras agendas nos lo permitan, por lo tanto esperamos con que nos podáis ver disfrutando de «If You Feel Something» en vivo con BIG MENU.

En tu nuevo vídeo exploras la vertiente más sensual y lenta del Soul. ¿Cuáles serían tus referentes clave?

En realidad tengo decenas de temas que podría poner pero si me preguntáis hoy, esta es mi lista:

Stevie Wonder – Lately

Un clásico de uno de mis favoritos, una balada espectacular con la que me he sentido identificado en alguna etapa de mi vida.

Un momento inolvidable fue en 2011 cuando tuve el placer de escucharla en directo y, para qué mentir, se me saltaban las lagrimas.

Al Green – Let’s Stay Together

Esta canción representa una declaración de amor y refleja perfectamente como se siente uno cuando encuentra a su soul sister. Magistral la interpretación de Al Green, no se puede ser más sensible.

Billy Paul – Me & Ms. Jones

Una canción seductora 100% y una delicadeza extrema que contrasta a la perfección con el llanto que suena a cada estribillo.

Ray Charles – Georgia On My Mind

Otro temazo que toca la fibra y que me ha acompañado a lo largo de estos últimos años de mi vida.

Ray es uno de mis top 5 y este tema es una oda melancólica que te destroza por dentro y te reconforta al mismo tiempo. Un himno en toda regla.

D’Angelo – One Mo Gin’

Pasión, deseo, groove, calidez, proximidad… una referencia en toda regla para los amantes del Neo-Soul, del feeling y de binomio amor-sexo.