#Entrevistas

Crear un espacio alternativo y corromper las normas del club

En la Comunidad Valenciana y alrededor del evento ROOHM y las fiestas CU)LO, un grupo de jóvenes se ha propuesta conseguir un sitio dentro de los estándares de nuestro país.

30.05.16
Frankie Pizá

El término «corrupción» está intensamente ligado a lo que ha ocurrido durante décadas en nuestro país y en nuestro organigrama político y económico: políticos, figuras con responsabilidad pública y empresarios de todo tipo han tejido su propio sistema de beneficios y estrategias ocultas basadas en el abuso de poder.

Los focos, desde hace ya más de un lustro, están puestos sobre Andalucía, las Islas Baleares, Barcelona y sobre todo, la Comunidad Valenciana, territorio dominado durante décadas por el Partit Popular de la Comunitat Valenciana.

Caso IVAM, Caso Fuego, Caso Emarsa, Caso Brugal, Caso Gürtell, Caso Fórmula 1 o el Caso Taula se han sucedido desde que los tiempos previos a la crisis económica asolaran Europa y dieran en los países más afectados más visibilidad a las grietas morales de los gobiernos.

«Sí existe realmente la gente que quiere descubrir cosas nuevas, pero lo que faltan son formas de reunirla y más espacios para ello». Al hilo de los desbarajustes económicos que han llenado los tabloides y redes sociales durante la última década, Diego Navarro parece resumir una problemática endémica en nuestra realidad como nación o conjunto de ellas. Una que está lamentablemente no solo ligada a la economía, también a la ideología.

El apoyo destinado o regulación cultural sigue siendo hoy en día una asignatura pendiente en nuestro país, e independientemente del color político o posición conservadora o progresista, en casi todas las comunidades autónomas existen unas condiciones precarias para el desarrollo y crecimiento de la misma.

Impuestos, normas, multas, regulaciones, papeleo eterno y caciquismo supuestamente disuelto se interponen más a menudo de lo que nos gustaría entre el potencial consumidor cultural y el generador o amplificador de ésta.

Hoy en día la comunicación viaja más rápido, al igual que la información, y el énfasis y capacidades colectivas con un mismo fin parecen más habituales que antaño, aunque hay ciertos planteamientos que no cambian con la misma facilidad: ni los adelantos tecnológicos ni sociales se notan a grandes rasgos en nuestra oferta cultural global. Tanto la pública como la privada.

La experiencia club es un terreno enfangado por circunstancias que van más allá de la mentalidad de los promotores o del público; la escasa tradición, la escasa identidad y un contexto que ni atiende a la demanda minoritaria ni quiere abandonar unos cómodos márgenes estandarizados son los principales problemas de un sitio donde esta actividad únicamente se ve como algo lúdico y no formativo.

En países como UK, Estados Unidos y otros puntos de Europa están naciendo nuevos formatos club disruptivos desde su concepto e imagen a su práctica: el principal, Janus Berlin, va en contraposición a la continuidad siguiendo la doctrina iniciada por GHE20G0TH1K.

Otros colectivos como Bala Club, PROGRESSO o Native Self están siguiendo sus pasos y poco a poco el punto de vista masculinizado de lo que debe o no debe ser un club está desechándose con la fuerte entrada de colectivos feministas y transgénero (ATM, Discwoman, etc).

Consulta aquí cómo el Reguetón se ha inmiscuido en la vanguardia electrónica. 

Obviamente, el beneficio económico aquí es lo de menos: «Nos da bastante igual el beneficio económico en esta etapa, lo importante es la libertad y la falta de presión, la idea de establecer lugares en los que se pueda reunir a la gente y poner el volumen alto, a oscuras y con una proyección decente» dice Diego Navarro, voz principal junto a Alejandro Saurí (θfash) detrás del equipo que forma ROOHM (espacio radiofónico y encuentro artístico y sonoro que ya ha tenido su primera edición en Valencia) y (junto a Darío Alva) CU)LO, noche de club periódica que nace con «el intento de conjugar lo musical, visual y conceptual entorno a ideas de revisión del baile, los roles de género, la división entre comercialidad y vanguardia y la estimulación audiovisual en el club».

«Aquí el perreo ha sido y es una cosa extendida y no entendíamos que no hubiese ningún acercamiento alternativo a éste. Queríamos alejarlo de la problemática machista, la superficie casposa, la auto-marginalidad que se ha establecido, y llevarlo a un terreno de exploración musical, con una sensibilidad que permitiese generar el interés de un nuevo público».

Según Navarro, se identifican mucho más con Janus que con Perreo 69, uno de los primeros exponentes de un vistazo alternativo o revisión de la fiesta en la que proliferan ritmos latinos urbanos normalmente demonizados por los sectores más intelectuales y especializados hasta hace pocos años: «La filosofía es mucho más cercana, de Perreo son más elementos sueltos» argumenta durante nuestra conversación.

ROOHM es además de una nueva propuesta en pleno crecimiento una forma tanto virtual como IRL de dar cobijo y actuar como hilo conductor entre nuevos artistas visuales, sonoros y conceptuales no únicamente ubicados en la Comunidad Valenciana. Todos ellos tienen un nexo en común que es Internet y la dinamización de su propia cultura a través de los recursos disponibles.

La omnipresente influencia de la red y la idea de la reutilización y reciclaje son inherentes en muchos de ellos. Diego habla así de sus proyectos musicales (con su propio nombre y CYTL):

«Internet es la madre nodriza, mi hilo musical diario ya viene definido por el stream de SoundCloud, con lo que las ideas de mezclas y producciones en continuo flujo se van juntando con el mismo proceso navegación y de todo eso algo va saliendo. Al final, paso gran parte de mis horas lúcidas metido en un entorno virtual y eso se nota, me nutro principalmente de sonidos encontrados y alterados, mucho video de YouTube y clip de sonido».

M Reme Silvestre es una de las artistas más estrechamente relacionadas con ROOHM: junto a Andreu Porcar y Eduardo Peral se encarga del colectivo PPS. Navarro define así su acercamiento artístico y el de sus contemporáneos: «crean obra alrededor de la infinita catarata de imágenes contemporánea, los ritmos de internet y los contactos entre lo real/virtual y lo artístico/cotidiano». 

Con ellos, con Diego y María, comentamos en una larga conversación los ideales, contexto y espíritu tanto en sus proyectos personales como en el de toda la pequeña comunidad que están creando al margen de lo establecido.

Diego, me comentas que la expansión de programa de radio a festival con ROOHM llega con la libertad y ayudas que os ha proporcionado el contexto universitario. De no ser así, hubiera sido imposible?

Hubiese sido muy difícil. Ya desde el mismo programa de radio moverlo en otro entorno no habría sido posible, es un tema marginal y con un acercamiento bastante absurdo por nuestra parte, muy alejado de cómo se supone que la radio tiene que sonar. Definitivamente el entorno universitario fue una ayuda en ese caso, y más aún con el festival.

Las ayudas recibidas gracias a las que lo hemos podido llevar a cabo no eran grandes cantidades pero si lo suficiente como para poder montar algo apañado a nivel técnico en un espacio emergente y, sobre todo, recibiendo cero presiones por parte de la fuente económica. Haber hecho ROOHM en su primera edición tal como ha sido, con toda la libertad y el caos, habría sido imposible de otra manera.

Alejandro Saurí y tu os conocéis en la universidad?

Nos conocemos desde el colegio, somos casi vecinos de toda la vida y aunque en la universidad tiramos hacia ramas bastante diferentes (yo hacia audiovisuales, él hacia industriales) fuimos evolucionando hacia gustos musicales y generales similares y sensibilidades complementarias, por lo que colaborar era una cosa dada.

Me comentabas antes que la iniciativa surge del «cabreo con el bloqueo cultural en esta ciudad», para «salir de los bucles de favores entre el mundillo ya establecido y la dependencia monetaria, así como de lo rancio de los círculos musicales que aquí se han perpetuado». Cuéntame, cuáles son esos circuitos y de qué forma queréis «corromperlos» o más bien, contestarlos.

Bueno, en esta ciudad hay un problema inherente y es la cultura del aparentar. Con ello ha venido mucho de lo que es problemático, sobre todo una falta preocupante de cierto espíritu de descubrimiento real. Las inauguraciones sin cerveza gratis son algo impensable, la gente entra y sale sin saber nada de la obra pero con un nuevo post en instagram, etc. El bloqueo obviamente ha venido también por parte de las instituciones, y sólo es ahora con cambios recientes que empieza a intuirse un cambio. La cosa es que sí existe la gente que quiere descubrir cosas nuevas realmente, pero lo que faltan son formas de reunirla y más espacios para ello.

Respecto a los circuitos musicales el gran problema a mi manera de ver es que hay muy poco lugar para los nuevos sonidos, sobre todo para productores noveles con nuevos lenguajes, lo que provoca que los que puedan existir localmente no tengan ni donde mostrarse, haciendo muy difícil empezar a hacer piña.

La gente aquí acaba sonando antes en NTS Radio que pudiendo hacer algo en directo y es algo muy triste, porque mucho de lo que aquí se presenta como escena musical electrónica y alternativa está anclada de manera exclusiva a un fetichismo de lo analógico y una sonoridad retro, elementos muy interesantes a su manera pero que se convierten en algo preocupante cuando plantean ser la voz que responde a las corrientes principales y comerciales.

Esa es otra, la electrónica en la noche aquí es algo infumable, en los clubs nadie toma riesgos como pueden hacer en Siroco en Madrid o Marabú en Barcelona, quien tiene el dinero tiene miedo de experimentar y se fomenta un ciclo de planteamientos indiferenciables, house y techno rancios a más no poder dominan y eso cuando hay suerte, y es difícil encontrar huecos por que todo es vía retroalimentación y círculos sociales preestablecidos, donde la música como tal es poco más que el telón de fondo.

Por todo esto la contestación que desearíamos poder llevar a cabo es el establecer una serie de espacios en los que si hubiese sitio para esa transición de SoundCloud a un escenario, para que se reúnan nuevos productores y selectores, donde se puedan dejar de lado divisiones pre-establecidas de música de club y música de vanguardia.

Nos da bastante igual el beneficio económico en esta etapa, lo importante es la libertad y la falta de presión, la idea de establecer lugares en los que se pueda reunir a la gente y poner el volumen alto, a oscuras y con una proyección decente. Sin dinero es difícil, pero las posibilidades empiezan a crecer y con las propuestas que llevamos estamos viendo que hay reacción. El sueño al final sería lo que pasa en Berlín o París, cuando ese espíritu se mezcla con el entorno de club, se rompen las divisiones. El público, el arte y las ganas están ahí, sólo hace falta un pequeño salto.

TIU-articulos-ROOHM-CU)LO-4

Imagen de CU)LO por Darío Alva.

La idea y la cita tendrán evolución y perspectivas de futuro? Qué crees que hace falta en la escena musical de vanguardia en Valencia? Cuál es el clima «mayoritario» en la zona?

Esperamos que sí, con ROOHM queremos evolucionar. Hemos visto lo que funciona y lo que no y tenemos muy claro cuál es el espíritu a mantener y los elementos a mejorar, así que a ver hacia donde lo podemos llevar para el año que viene. Nos gustaría expandirlo también en formatos más pequeños, propuestas mensuales, cosas de una noche… establecerlo como un pequeño marco a través del que mover artistas que nos gustan y que creemos necesitan más exposición.

En la escena musical de Valencia falta apuesta por nuevas voces y, sobre todo, puntos de concentración para aquellos interesados en descubrirlas. Hay buenas señales, por ejemplo hace un par de años nació Volumens, un festival de electrónica y artes visuales, y fue un gran paso en la dirección correcta ya que fue la primera propuesta del estilo desde Conservatori.

Pero lo cierto es que en esos terrenos se mueven más veteranos, gente curtida y profesionales del entorno, y lo que creo que hace falta es algo más “amateur”, un formato de escaparate al modo de por ejemplo el IRL que acaba de surgir en Barcelona.

Quieras que no, los sonidos están apareciendo y evolucionando a más velocidad que nunca y hay nuevas sensibilidades que son compartidas especialmente por los que nos hemos criado ya con internet, son elementos generacionales que comprendemos mejor y la música que viene relacionada con esto es diferente a lo que se mueve en los festivales grandes y serios. Si no luchamos nosotros por hacerle hueco a estos nuevos sonidos nadie lo va a hacer.

CU)LO es la primera fiesta periódica con las características sonoras y conceptuales que habéis tomado como punto de partida, no?

CU)LO es en efecto la primera fiesta como tal, con el intento de conjugar lo musical, visual y conceptual entorno a ideas de revisión del baile, los roles de género, la división entre comercialidad y vanguardia y la estimulación audiovisual en el club.

Cómo surge la idea? Tuvisteis algún espejo en el que basaros?

Definitivamente, CU)LO no ha sido más que un intento de canalizar una energía que ya lleva su tiempo fluyendo con fuerza. La idea vino simplemente de ver el movimiento alrededor del perreo con una nueva sensibilidad, con nuevos elementos.

Internacionalmente está claro, todo esto se debe a la gente de discográficas como N.A.A.F.I, y StayCore, respuestas a la bastardización post-colonial de ritmos propios, con nuevas voces y fuerza, canalizadas en noches como Bala Club, Endless… Sin todos ellos no hay nada de esto.

A nivel nacional, nos fascina de Perreo 69 como se une lo más casposo con diseñadores flipantes como Eme Rock o gente como DJ Kalimoxo que rompe los límites del reguetón, así como todo lo que va montando Caballito por Granada o el espíritu de pura diversión de Marabú y toda la tropa relacionada en Barcelona… al final ha sido encontrar los elementos que más nos funcionaban y canalizarlos.

Aquí el perreo ha sido y es una cosa extendida y no entendíamos que no hubiese ningún acercamiento alternativo a éste. Queríamos alejarlo de la problemática machista, la superficie casposa, la auto-marginalidad que se ha establecido, y llevarlo a un terreno de exploración musical, con una sensibilidad que permitiese generar el interés de un nuevo público.

TIU-articulos-ROOHM-CU)LO-ofash

θfash en acción. 

«La diversión del perreo, la vanguardia y el interés musical no están enfrentados» dices. Hacía dónde va la música electrónica y popular según Diego Navarro?

Yo espero que la electrónica alternativa y la música popular vayan una hacia otra, a mucha velocidad, y que se produzca un buen choque. Ya es algo que desde luego lleva tiempo pasando y cada vez con más fuerza, la mitad del feed de mi SoundCloud bebe de samples de Rihanna, Drake, Future, Justin Bieber… es fascinante ver como caen las etiquetas y lo importante pasa a ser ver que puedes hacer con el material original, como deformarlo para tus objetivos. Las ideas de reutilización y reinterpretación son un recurso musical tan importante como la notación y es una herramienta aún en proceso evolutivo que por suerte ha perdido el estigma negativo que podía acarrear, al menos en círculos alternativos.

Luego, obviamente lo popular va a beber siempre de lo que sucede en el underground. Ya se sabe, alguien piensa en un nuevo sonido, lo mueve por su pequeño perfil y dos años después está Kanye West masturbándose por la genialidad de haberlo incluido en su nuevo disco. Lo bonito de éste proceso es que ahí están gente como Arca produciendo a Björk y Kanye West, Beyoncé prácticamente robándole sonidos a Lotic, etc. Sería genial llegar a un punto de colapso, donde se dejase de diferenciar, y esa es una de las cosas que intentamos en general y con CU)LO en particular, un equilibrio entre estridencia, extrañeza y descontrol con elementos reconocibles.

CU)LO busca ser también un elemento provocador dirigido a la clase social y política que viene dirigiendo la comunidad valenciana desde hace años? Queréis darle alguna connotación más allá de la música?

La verdad es que no es algo que nos haya pasado por la cabeza de manera consciente, haciendo esto tratamos de despolitizarnos completamente pero lo cierto es que de manera intrínseca todo lleva una carga política y desde luego los valores que queremos mover con CU)LO, como puede ser la revisión de los roles de género, no casan con el anterior clima existente. Yo diría que más bien se plantea todo esto como una celebración, un pequeño avance de que aquí las cosas sí pueden cambiar y que ahora hay espacio para nuevas propuestas.

Habéis tenido alguna dificultad a la hora de organizar CU)LO? Qué tipo de gente viene a la fiesta? Y qué música suena?

La dificultad ha sido sobre todo en encontrar un sitio que aceptase la idea. Dimos con Radio City que nos venía perfecto por tamaño y diversidad de público y estamos contentos, aunque aún hay que luchar algo por extender horarios. Imagino que es comprensible, la gente tiene miedo de perder dinero con propuestas que se salen de su molde habitual, pero esos riesgos luego acaban dando su fruto, lo que se desmarca atrae.

La gente que viene es realmente nuestro ideal, una mezcla de aquellos que nunca irían a una noche de perreo tradicional (como nosotros vaya, el ritmo atrae a todos pero la música que se ha ido creando sobre éste y el ambiente es otra cosa) y de asiduos que quieren ver lo nuevo, todo con muy buen rollo. La música va desde grandes nombres como Endgame o Kamixlo a todo tipo de diamantes encontrados en SoundCloud, siempre buscando ese equilibrio entre los elementos rítmicos del perreo y la innovación en textura y melodía. Algo como el Goloso Edit de ZutZut para el Phlegm de Lotic diría que concentra las ideas que queremos juntar.

Canyada, obra de Diego Navarro. 

A nivel musical y de producción propia por qué campos os movéis? Una de las principales fuentes de nutrición es Internet, verdad?

Internet es la madre nodriza, mi hilo musical diario ya viene definido por el stream de SoundCloud, con lo que las ideas de mezclas y producciones en continuo flujo se van juntando con el mismo proceso navegación y de todo eso algo va saliendo. Al final, paso gran parte de mis horas lúcidas metido en un entorno virtual y eso se nota, me nutro principalmente de sonidos encontrados y alterados, mucho video de YouTube y clip de sonido, junto a algo de grabación de campo y cada vez más uso de sintetizador, aunque muy poco he de decir de síntesis pura, de momento tiro más hacia el fetichismo MIDI, el uso de instrumentos tradicionales y voces humanas artificiales etc. Ese extraño campo entre el sonido real y la recreación digital me resulta una continua de inspiración.

Qué otros actores están interviniendo en esta micro-escena que estáis germinando? El nombre de M Reme Silvestre o de Darío Alva salieron en nuestro primer contacto.

Nombres hay muchísimos, sobre todo en la parte visual y de producción artística, campos que consideramos relacionados directamente con todo lo que intentamos hacer. El programa desde un principio ha tratado de ser muy visual y siempre viene anclado a obra de artista. Nosotros además trabajamos también en el ámbito de lo visual en diferentes grados y es algo que concebimos siempre anclado a lo musical.

Darío Alva es un artista 3D increíble (se le puede encontrar en instagram como cavecanems), una persona con una ética de trabajo flipante y una voz muy, muy personal. En CU)LO tenemos la suerte de contar con él tanto para el diseño gráfico como en el papel de VJ y sin toda su imaginería la propuesta simplemente sería otra, lo visual y lo musical están fundidos y con la misma importancia, una parte se responde a otra y en la noche se combinan en una atmósfera.

M Reme Silvestre es una artista brutal que tuve la suerte de conocer hace poco. Junto a Andreu Porcar y Eduardo Peral lleva el colectivo PPS, creando obra alrededor de la infinita catarata de imágenes contemporánea, los ritmos de internet y los contactos entre lo real/virtual y lo artístico/cotidiano. Junto con otros de su misma quinta como Andrei Warren o Guillermo Ros ellos ya tenían su escena e identidad desarrollada, se mueven sin problema a nivel nacional.

Lo que intentamos con ROOHM realmente fue reunirlos en un sitio y juntarlos con gente con otros acercamientos a estas cuestiones contemporáneas como Carlos Correcher, otros ámbitos como Realmente Bravo o lo que viene con nuevas generaciones con gente como Belén Bru o Mar Reikjavik junto a otros muchos grandes artistas con los que tuvimos la suerte de contar. La idea era de esta manera crear un escaparate para aquellos que tal vez no fuesen conscientes de esta cantidad de producción de sensibilidades complementarias a nivel local.

Al final es cosa de que la producción artística está fuertemente anclada a todo lo que hacemos y queremos desarrollar, el primer festival ROOHM fue una propuesta de “rave museística” y es lo que ha acabado siendo, queremos eliminar esas fronteras divisorias y unir voces, crear oportunidades para darse a conocer y descubrir. Yo creo que es ese el camino a seguir para poder cambiar las cosas por aquí, colaboración y pasión por traer algo nuevo.

La mayoría de festivales y eventos musical-contemporáneos de hoy en día los organiza gente que sobrepasa los 30 años. Hay sitio para que se integren en nuestro panorama músicas jóvenes programadas por jóvenes? O el concepto que tenemos de «festival» está ya caduco y el nivel adquisitivo y de libertad no estará jamás al alcance de un público y curaduría de edades mucho menores?

Yo creo que sí hay sitio, pero es cierto que tendría que ser un concepto de «festival» algo distinto. No es que crea por ello que el concepto actual esté caduco, a quien le funciona le funciona bien y con el tiempo estoy seguro de que podría surgir algo equilibrado entre la presencia de nuevos sonidos y una celebración de tamaño considerable, pero es cierto que de momento va a ser mucho más interesante plantearse acercamientos más «modestos» para darle voz a otros tipos de música. Personalmente, me parece muchísimo más importante para la electrónica contemporánea lo que pasa en las noches GHE20G0TH1K o lo que han ido montando las crews de Janus, NON o NAAFI que lo que pasa en cualquier festival establecido que exista ahora mismo.

Aquí, como en todos lados, hasta los festivales más punteros como Lapsus y L.E.V hacen concesiones en su programación necesarias para cubrir unos objetivos de asistencia y demanda y no quedarse en la ruina, algo enteramente comprensible pero que los alejan en mi opinión de lo que podría ser la perfección en cuanto a novedad y frescura, y bueno ya luego por otro lado está la deformidad en la que se está convirtiendo el Sónar en los últimos años.

Así que si, creo que para un nuevo tipo de público y música lo más interesante es tratar de dar lugar a definiciones algo más sueltas de «festival», empezando por un acercamiento más directo a los artistas desde la organización y el público, algo que por suerte es fácil de hacer con internet, y acabando en planteamientos realistas en cuanto al espacio físico, retomando lugares abandonados y desaprovechados que no impliquen inversiones desorbitadas desde la incertidumbre. Lo primero es establecer que hay una demanda de nuevos sonidos y canalizarla, luego hacerla crecer.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Son, obra de M Reme Silvestre.

María, ROOHM tiene que ver con intenciones de crear una «rave museística», según me comentó Diego, y vosotros (tu, Andreu Porcar y Eduardo Peral) tuvisteis mucha presencia como PPS en la primera edición. Qué concepto os unifica, entre artistas y también en cuanto al evento? Cómo definirías tu ROOHM?

Precisamente para la convocatoria de ROOHM, tanto Andreu, Edu y yo (que juntos conformamos PPS), presentamos propuestas por separado, nada que ver con la idea de PPS. Quisimos aprovechar este evento que pienso que propuestas por separado y en relación a la obra de otros artistas con las que nos sentimos sirvió para poder mostrar nuestras muy cómodos.

El formato de fiesta, como es ROOHM, nos ofrece la oportunidad de generar algo experimental y libre. Al fin y al cabo, ROOHM permite un acercamiento a una parte de lo que se está generando en la ciudad de Valencia, desde una actitud libre y alejada de las estructuras de una exposición convencional.

Tu obra enfoca sobre la dicotomía entre realidad y virtualidad, realidad/hiperrealidad, cotidiano/artístico y la relación humana con internet. Qué mensaje global quieres transmitir?

Yo evito siempre una lectura cómoda de lo que hago. Lo que hago es seleccionar una serie de elementos aislados que al encontrarse lo que hagan sea generar un impacto físico, que te encuentres con una realidad escenificada, una situación inquietante, de desazón, entre lo atractivo y lo abyecto. Generar como un equilibrio inestable entre lo que vemos y lo que podemos llegar a percibir.

En mi investigación parto de la idea de cuerpo como construcción cultural, hay también un trasfondo relacionado con el Posthumanismo, que abraza la idea de la modificación del cuerpo humano mediante medios tecnológicos y científicos. Ahora estoy trabajando con fluidos artificiales y materiales industriales sobre conceptos como disciplina, deseo, la cultura fitness, el cuidado del cuerpo o el carácter artificial de la vida saludable.

Diego también me comentó nombres como los de Realmente Bravo o Carlos Correcher. Crees que hay un hilo conductor que os unifica como una generación artística? Si lo hay, cuál es?

Somos creadores con preocupaciones comunes, generaciones que hemos crecido en la era de internet, de donde surgen nuevos lenguajes que se pudieron ver en la muestra de Roohm. Inevitablemente partimos de unos mismos referentes (aunque cada uno tenga su universo particular) y una misma forma de comunicarnos, porque el medio donde trabajamos es internet.

TIU-articulos-ROOHM-CU)LO-PPS

Cuál es tu relación con la música y los hábitos de consumo de la misma hoy?

Siempre he tenido entre mis amigos gente que se dedica a la música, últimamente me aprovecho de sus inquietudes musicales y voy escuchando lo que suben a los grupos de Facebook donde compartimos nuevos descubrimientos.

El último CD físico que compré fue Substance de Joy Division, hace cuatro años en un mercado de segunda mano. Actualmente sólo escucho música online en Soundcloud, Spotify o Youtube, sobre todo experimental o electrónica principalmente mezclada con ritmos latinos.

A nivel técnico he observado que utilizas diversos recursos, desde la fotografía al collage, pero siempre hay hincapié en la «reutilización» y la «recontextualización». Es algo que ha cobrado gran importancia hoy en día en la música contemporánea (de baile y generalista).

Si, es evidente que hoy existen en todos los ámbitos creativos formas de producción que usan la apropiación, la fusión, la mezcla, etc. Quizá por la inmediatez de reproducción y transformación que nos permiten las herramientas digitales e internet. Hoy casi todos navegamos por internet y elegimos los elementos con los que generar nuevas conexiones, como una especie de creadores-recolectores-ensambladores de material encontrado en la red.

En mi caso, más que de “recontextualización”, hablaría de ejercicios de asimilación del material visual, tanto el preexistente en la red como el que genero yo. Lo que hago muchas veces es forzar conexiones sobre una superficie y posteriormente dotarlas de especificidad como objeto, hacerlas funcionar bajo lógicas espaciales del espacio físico.

Es algo que en música se puede equiparar al mash up, de hecho, muchas de las propuestas que escuchamos en el festival Roohm se basaban en la combinación y mezcla de varios géneros, ritmos o intérpretes en una sola sesión.

Una artista como tú dónde encuentra su sitio? En Internet mayoritariamente? En Valencia o en España hay sitios donde pueda valorarse tu y vuestros acercamientos artísticos?

Mi lugar de actuación principal es internet, tanto a través de la web www.mremesilvestre.com, como en los perfiles en redes sociales. La ubicuidad que nos permite internet hace que nuestro entorno de actuación ya no esté limitado geográficamente. Eso es lo que al fin y al cabo define el trabajo de nuestra generación: la posibilidad de convivir con agentes culturales de todo con quienes compartes más inquietudes que los de tu entorno cercano, en muchas ocasiones.

Por supuesto que me interesa y estoy implicada en el tejido cultural de la Comunitat Valenciana y en el español, tanto on- como off-line. Hay mucha gente con la que comparto referentes e intereses, y tanto mi trabajo individual como el que desarrollamos desde PPS tiene cierta presencia dentro de la actividad artística que se genera a ambos niveles, de hecho desde el próximo día 2 de junio se podrá visitar en el Museo Centro del Carmen la obra que hemos desarrollado dentro del marco PAM!PAM!16.

El pasado 28 de abril tuvo lugar la primera edición de LIL CU)LO en Valencia.

El próximo 2 de junio tendrá lugar una nueva edición de PAM!PAM! en el Centre Cultural El Carme.