#Entrevistas

Ninos Du Brasil: «en la electrónica actual falta energía y riesgo»

Antón Iturbe entrevista a los italianos, dúo clave del espectro oscuro de la electrónica y puntales del sello de Vatican Shadow.

01.02.18
Carles Novellas

Texto de Antton Iturbe

Hace ya unos meses que Ninos Du Brasil editaron su fantástico disco «Vida Eterna», tercero en su carrera y segundo en Hospital Productions, sello de Dominick Fernow.

Teniendo en cuenta los parámetros en los que se mueve la industria musical en estos hiper-acelerados tiempos, «unos meses» es ya una eternidad, y el disco hace mucho que dejó de ser una novedad interesante, para quedar sepultado por la avalancha de novedades excitantes. Nos perdemos tantas cosas realmente valiosas en esta loca huida hacia adelante en la que nos hemos embarcado todos que a veces es necesario parar por unos instantes, tomar aire y echar un vistazo atrás para recuperar el rastro de algunas de ellas.

Démosle una segunda oportunidad a «Vida Eterna» y dejémonos sorprender mientras charlamos con Nico Vascellari, mitad de este magnífico dúo.

Hay un par de cosas que me intrigan especialmente. La primera es vuestro nombre, Ninos Du Brasil. ¿Por qué Brasil? ¿Y por qué en portugués? Parece obvio asociarlo a vuestra actitud jovial y vuestros ritmos de jungla tropical, pero sospecho que hay algo más oscuro detrás… Los juegos de niños pueden ser retorcidos también, al igual que la propia jungla…

Empecemos por aclarar que Ninos Du Brasil no es realmente portugués, y si lo miras en Google te darás cuenta de que no está escrito en ningún lenguaje de manera correcta, por lo que aparecemos nosotros directamente y en primer lugar. Pensamos que precisamente en ese hecho de ser incorrectos reside la última posibilidad de ser único y auténtico, de estar fuera de la norma.

En segundo lugar está vuestro pasado punk. Por lo que he leído empezasteis a tocar en una banda llamada With Love, bastante agresiva y  controvertida. ¿Cómo se dio el salto del hardcore/punk a la electrónica? ¿Cuánto de aquella esencia y actitud punk se mantiene en Ninos Du Brasil? 

Hubo un momento en el que With Love empezó a recibir cierta atención, a convertirse en un relativo éxito en la escena underground de aquellos días.  Obviamente nos alegrábamos por ello, pero al mismo tiempo teníamos la sensación de estar convirtiéndonos en un mero entretenimiento, y ese no era nuestro propósito inicial. Fue en ese momento cuando surgió la idea de Ninos Du Brasil. Queríamos crear un proyecto que consistiera en un dúo que saldría disfrazado al escenario cantando repetidamente “Nos Somos Ninos du Brasil, Somos Ninos du Brasil” durante al menos 40 minutos antes de cada show de With Love, de manera que parte del público se cabreara y abandonara la sala. Siempre nos gustó esa idea y nos sigue pareciendo interesante y divertida 10 años después. Eso es, en definitiva, lo que queda de punk y de With Love en Ninos Du Brasil.

En este mismo sentido, veo que has homenajeado a GG Allin en algunas de sus obras, un artista conocido por su comportamiento extremo en el escenario. ¿Es GG una inspiración para el modo en el que planteáis vuestras actuaciones? Digo esto porque en alguna entrevista habéis llegado a comentar que vuestros shows pueden ser peligrosos para el público y para vosotros mismos.

Tengo una gran colección de dibujos y cartas de GG Allin y puede decirse que su visión influyó de alguna manera mi trabajo como artista,  y por extensión, del de Ninos Du Brasil. Nuestras actuaciones están concebidas como rituales colectivos, a modo de carnaval. No hablamos mucho durante nuestros conciertos pero seguimos gritando “somos ninos du brasil, somos ninos du brasil”, dando a entender que Ninos Du Brasil no somos sólo nosotros, si no todos los asistentes. No se trata de compartir un momento con el público, si no de crearlo.

Para acabar con este tema, me gustó mucho esta frase de una crítica sobre vosotros: “Su álbum  de debut, titulado “Muito NDB” es una declaración de guerra contra la estupidez y superficialidad del mundo del pop así como el comportamiento inhibido y reticente del público en las salas de baile y espacios públicos”. Veo la performance como una parte vital de cada vez más artistas electrónicos en la actualidad y es algo que me alegra mucho. Pero al mismo tiempo, la presentación punk/rock “clásica”, aun pudiendo ser divertida, ya no es ni peligrosa ni mucho menos subversiva. ¿Cómo lo veis vosotros?

En los últimos tiempos de With Love sentíamos tanta necesidad de deconstruir la estructura clásica de canción que llegamos a un punto en el que nos era imposible tocar sin improvisar. La fase final de esta deconstrucción fue la muerte de la propia banda. Nuestro acercamiento al sonido fue siempre primitivo e intuitivo y creo que eso explica nuestra fascinación por los ritmos y las percusiones. Aunque es cierto que estoy abierto a cualquier tipo de representación de la música en directo, es innegable que Ninos Du Brasil actúan del modo en que lo hacen porque sentimos que hay una gran falta de energía y de riesgo en el mundo de la música electrónica.

Hablemos de “Vida Eterna”. Es vuestro segundo álbum para Hospital Productions, si no estoy equivocado. Habéis comentado que en Hospital os sentís como en casa, y vuestra evolución como banda de sonidos más ásperos, abstractos y ruidosos a tracks más pulidos y bailables corre paralela a la del propio sello. Parece haber un gran entendimiento entre vosotros y Dominick. ¿Cómo llegasteis a conocerle y cómo es realmente vuestra relación con él? 

Dominick es uno de mis mejores amigos desde hace muchos años, y tengo en muy alta estima su talento y dedicación. Él es muy obsesivo y meditativo con su trabajo y yo ya había sentido una conexión muy profunda con él antes de conocerle. A día de hoy Hospital Productions es el único sello del que compro todas y cada una de sus publicaciones, aunque también hemos trabajado con otros sellos como DFA Records o The Bunker New York y hemos publicado remixes en Matador, 4AD o Captured Tracks. Y estamos a punto de empezar a grabar un nuevo disco, pero aún no hemos pensado en quién queremos que lo publique.

Hablando de DFA, Black Dice es una de vuestras bandas favoritas y les veo muchos paralelismos con vosotros. ¿Qué otras bandas, artistas y cualquier otra cosa más allá de la propia música os ha influenciado a la hora de crear “Vida Eterna”?

Black Dice es una banda a la que hemos seguido desde su fantástico 7” en Gravity Records. Su evolución musical y visual nos parece fascinante. Nos honra que hayan sido tan receptivos con nosotros y nos hayan apoyado tanto. En lo que se refiere a “Vida Eterna” tengo que decir que verdaderamente hemos tratado de dar lo mejor de nosotros para crear un sonido único; pero te sorprenderá saber que, al mismo tiempo, “Vida Eterna” es la traducción de “Life Eternal”, una de mis canciones favoritas de Mayhem.

Ya lo creo que me dejas sorprendido, tanto como me dejó la presencia de Arto Lindsay en el disco. Entiendo que algunos críticos y oyentes se hayan podido sentir un poco decepcionados con ese último tema del disco en el que participa, ya que cambia por completo la atmósfera de ritmo endiablado para enfriarla con sonidos más delicados. ¿Cómo os pusisteis en contacto con Arto? A vuestro entender ¿cómo encaja (o deja de encajar) esa canción con el resto del disco?

Arto y yo hemos estado coincidiendo en el Netmage Festival de Bolonia desde hace diez años. El respeto e interés mutuo por nuestro trabajo nos llevó a hacernos amigos. Durante estos años hemos trabajado juntos de diferentes maneras. El trabajó en un festival que organizo en mi estudio, Three Days Of Struggle, y yo he  participado en alguno de sus increíbles desfiles. Creo que tiene todo el sentido del mundo que lo hayamos invitado a participar en el disco. Arto ha trabajado con infinidad de artistas en estos años, incluyendo a Matthew Barney o Dominique Gonzales Forster, por citar a dos de ellos. El hecho de que le invitáramos a cantar en ese último track en particular no es casualidad. Como bien sugieres es una canción que encaja y no encaja al mismo tiempo con el resto. Es perfecta para él.

Saliéndonos del ámbito estrictamente musical hallamos tu colaboración con artistas visuales como Carlos Casas y tu participación en Von Archive. Tengo mucha curiosidad por conocer el origen del sello y su particular estética y filosofía. Me viene a la mente una idea de antropología imaginaria y retorcida, o algo así. ¿Cómo lo describirías tu? ¿Y cuánto de todo esto se filtra en Ninos du Brasil?

Carlos Casas y yo hemos colaborado en multitud de ocasiones. Con Von Archives nos hemos centrado en publicar experimentos audiovisuales de artistas como Aldo Tambellini, Ghedalia Tazartes o Thomas Köner, así como de los nuestros propios. Creo que Carlos y yo decidimos poner en marcha el sello en un viaje a Uzbekistán. De todas formas la idea de la presentación visual del sello tiene su raíz en las investigaciones antropológicas y en la búsqueda de conexiones con nuestro pasado y nuestro futuro a través de imágenes contrapuestas de esa evolución. En otras palabras, las imágenes históricas de las portadas, chocan con el contenido interior, pero cada personaje está cuidadosamente elegido para sugerir posibles asociaciones con el autor. Ninos Du Brasil opera de una forma similar a la hora de buscar conexiones entre diferentes épocas y culturas.

Esta es otra cita vuestra muy interesante: «Me di cuenta en cierto momento de que mi trabajo recordaba a la imaginería de Ontani. Me sorprendió no haberme dado cuenta antes. Le llamé inmediatamente y le invité a que trabajara en la portada del álbum. Todos los temas se escribieron con la idea de que un ente ancestral nos persigue por la selva». Esa última frase nos conecta con la pregunta anterior sobre antropología imaginaria y con el concepto «transhistórico» de Ontani, que he descubierto al preparar esta entrevista. ¿Vais a continuar ese viaje  entre mitos e iconos? ¿Profundizareis en los ritmos selváticos y tropicales o buscaréis nuevos destinos de viaje?

NIco: Cada disco de Ninos Du Brasil está concebido como un viaje. Al cantar en un lenguaje inventado, la única manera -más allá de la propia música- que tiene el oyente de seguir los caminos que hemos recorrido es a través de los títulos y de la parte gráfica. Antes has mencionado «Vagalumes Piralampos», el último track de «Vida Eterna». Ambas palabras son dos formas diferentes de denominar a las luciérnagas en portugués. «Vida Eterna» es un disco inspirado por el vampirismo y, por tanto, tiene un aire nocturno, con lo cual ese título sugiere por dónde pueden encaminarse nuestros pasos en futuras grabaciones.