#Entrevistas

Máquinas ardiendo: STA y la búsqueda de su propio Dub

"Goma, un estado de sentir, pesado y chicloso".

29.02.16
Frankie Pizá

Texto de Antton Iturbe.

«Goma», el ultimo trabajo de STA es un disco absolutamente delicioso, no se me ocurre mejor adjetivo para describir el placer sensorial que supone escucharlo (especialmente si dispones de un equipo con bajos suficientemente potentes)…

«Goma» es un disco de dub, sin duda. Es probablemente también muchas otras cosas, pero para entendernos, es un disco de música dub. Pero es especialmente, uno de esos discos asociados a un estilo determinado que te hacen pensar «qué maravilla! Tengo que escuchar mas dub –o lo que sea–, con lo que me gusta a mí el dub» .

Y cuando uno busca más discos en la misma onda, se da cuenta de que no existen, y si lo hacen son mucho mas mediocres. ¿Por qué? Porque STA son tan buenos que hacen fácil lo difícil, su música fluye con tal naturalidad que parece no exigir esfuerzo, que solo es cuestión de dejarse llevar por la cadencia hipnótica del dub.

Pero no es así, componer, ensamblar y tocar un disco como «Goma» exige muchísima sabiduría, muchas horas de búsqueda y de experimentación, y mucha valentía para adentrarse en nuevos terrenos y saber cortar y editar para quedarse en lo esencial, lo que verdaderamente transmite, esa esencia que envenena al oyente y se recuerda para siempre.

Admito que no conocía a STA y que la edición de este fantástico disco por parte de Humo (que con sólo dos discos editados –Fasenuova y STA– se ha convertido desde ya en en discográfica de referencia para mí) me ha pillado totalmente por sorpresa. No obstante, tan pronto como empiezo a indagar en el pasado de la banda descubro que obviamente, hay una larga historia detrás de una propuesta tan sólida como esta.

Una historia que se remonta 15 años atrás y que tiene como protagonistas fundadores a dos barceloneses de origen argentino como Pablo (Pope) y Holy y a otro montón de músicos inquietos que han pasado por las diferentes mutaciones de Dub Corao, Strandius y ahora STA. Una aventura inspirada en el dub y el reggae, en su dulce e hipnótica cadencia y en su evocadora calidez, pero también en su afán explorador y en su desbordante imaginación y descaro, que ha escrito en «Goma» uno de sus más brillantes capítulos y cuyos pequeños secretos trato de descubrir en esta entrevista…

En primer lugar quisiera felicitaros por el disco, que me parece profundamente adictivo y me gusta un poco más cada vez que lo escucho.. En segundo me gustaría que presentarais a los integrantes de STA a día  de hoy y el papel que ha jugado cada uno de ellos en la grabación de «Goma».

Pope: Actualmente STA forma así: Gato en la batería, Loro en el bajo, Holy en la guitarra, Gum en los sintetizadores y percusiones, y yo en los vientos, efectos y sintetizadores.  La mayoría de nosotros estuvo desde el principio en el grupo, cuándo aún no estaba previsto salir a tocar y solamente grabábamos, habíamos estado juntos en Dub Corao con Gato, Holy y Gum, tiempo después de que se apagó ese proyecto, nació éste, pero más que nada para grabar y editar, sin planes de salir a tocar.  

Para hacer Goma, Pope dejó su trabajo y se volcó 100% a componer y engendrar maquetas en casa, con un objetivo simple: una idea por día.  Hubo también un ánimo nómada: algunas las hizo enteras en casa sólo y  con Loro que se pasaba a trabajar sobre material que iba adelantando. Una vez teníamos las ideas avanzadas, me pasaba por la casa de Holy, que viene a ser Holyrook, y ahí agregábamos más ideas y también hicimos más demos desde cero. Al mismo tiempo, me juntaba con Gum y agregábamos algunas otras pistas. El material que íbamos recopilando se lo enviábamos a Gato, que estaba en Mallorca.

Una vez juntamos suficiente material, nos juntamos todos en el estudio en Santa Coloma y empezamos a grabar. Todo cambia ahí, porque, por ejemplo, Gato parte de las ideas rítmicas propuestas pero estas pueden terminar en otra cosa, y además crea  partes de las canciones, con paradas o redobles, etc. Otra de sus aportaciones es que hace que caminen las canciones, les pone flow y también propone ideas de mezcla o de sonido. Holy se ocupa de grabar, Holyrook es su estudio. Pero no sólo se ocupa de esto. Las guitarras en éste disco son algo que me encanta cómo ha quedado, no sólo por el sonido, sino también a nivel de texturas y en la manera en que sitúan ciertas canciones como «Rudolf o Splatter». Loro viene y clava los bajos, aporta la solidez y el flow junto con las baterías. Gum estuvo asistiendo en todo el proceso de grabación y mezcla, además de grabar sus sinterizadores.

Y bueno, yo estoy en todos lados, proponiendo ideas en todos éstos procesos, o simplemente atento a lo que los demás están haciendo y diciendo «ésto está bueno, vamos a grabarlo».  Luego me ocupo de mezclar, que es una de las partes vitales en el disco, es dónde las canciones se terminan de definir, dónde hay que tomar las decisiones finales de acabado, pero también hay un alto nivel creativo propiciado por la sensación general que te transmite la idea y la técnica del dub.

Cual diriais que el rasgo definitorio de «Goma»? Escucho alguno de vuestros discos anteriores como «Devastación» y aunque los parámetros sonoros no varían en exceso, hallo en ellos un mayor grado de manipulación electrónica, un sonido ligeramente más frío y mugriento. «Goma» suena de alguna manera más orgánico, quizá por una mayor presencia de guitarras, o por un tono más luminoso en algunos instantes. El caso es que me da la impresión de estar más cercano a un sonido de banda tocando e improvisando en directo. Aunque puede que sea totalmente al contrario, como lo veis vosotros?

Pope: Personalmente no tengo una idea clara sobre el rasgo definitorio del disco, lo he vivido desde muy adentro y me cuesta tomar distancia. Sí puedo decirte que en “Goma” hay más tratamiento electrónico que en “Devastación”, más sintetizadores y filtros, pero quizás lo que apuntas lo sugieren las guitarras o el hecho de que hay algunas canciones en tono mayor y transmiten una sensación menos sofocante. Aunque diría que la cantidad de luz y oscuridad en el disco está equilibrada. El tono mugriento intentamos mantenerlo casi como un hilo conductor, tanto en los discos como en los directos, con mayor o menor suerte.  También hicimos mucho caso a los bajos, que estuvieran presentes, pensando en que algún soundsystem se anime a pinchar algún dub.

Vuestros anteriores discos están autoeditados como cd-r o se han publicado en sellos como Control Tower de clara orientación reggae-dub. Cómo habeis llegado a Humo? Una discografica recien estrenada pero que de entrada nace de las cenizas de Discos Humeantes, un sello de orientación bastante rockera (a grandes rasgos)…

Pope: A Humo llegamos porque nos escribió Pablo Fernández y él llegó a nosotros a través de “Devastación”, nuestro disco anterior, nos dijo que le molaba mucho y que les apetecería editar nuestro próximo disco. Hubo muchas conversaciones, tanto por email como por teléfono, pero no cerramos nada hasta que no nos vimos en persona, que para mi es fundamental. Es lo mismo que pasó con Control Tower, nuestra anterior editora. 

Nos conocimos por «Mobley EP», nos encontramos y hablamos, fumamos, y luego vino lo de editar y distribuir con Sir Hill. De hecho, esperamos que siga haciendo de canal de distribución por Europa en tiendas especializadas en el género. Volviendo a Humo, pues eso, nos encontramos, tomamos unas birras y nos pusimos de acuerdo en los aspectos generales. STA viene trabajando desde hace muchos años en solitario, tenemos las ideas muy claras, así que era importante verse las caras y tener una buena sensación.

En cualquier caso vuestra trayectoria previa se centra en pequeñas plataformas editoras como Holyrook, de funcionamiento casi personal, y en la autoedición y «autoproducción» casera de los discos. Entiendo que esto se debe en parte a la escasez de medios económicos, pero quizá también a una cuestión de actitud y de libertad creativa?

No en vano, muchos de los grandes productores del dub jamaicano trabajaban con medios muy rudimentarios a los que exprimían todas sus posibilidades con una imaginación prodigiosa. De alguna manera, esta capacidad para crear a partir de elementos muy baratos, incluso estropeados o reciclados de la basura, está en la esencia del dub, ¿no es cierto? Cómo lo veis vosotros?

Pope: Sin dudas, pero en Jamaica también habían estudios muy pro, aunque también es cierto que tenían medios limitados en algunos estudios.  En nuestro caso, te cuento cómo hicimos el primer Cdr, creo que ejemplifica bastante  bien nuestro proceso.

Cuando empezamos, me fui con una grabadora Tascam 424 de cinta de cassette y 3 micros que me prestó Holy, al local de ensayo. Estábamos Loro y Guillem que grabó las baterías en la cinta. Luego fui a casa de Holyrook y volcamos las pistas, que eran solamente la batería y empezamos a trabajar. Volvimos a grabar los bajos. En esos días Gato vino de Mallorca y grabamos unas baterías con él y al bajo otro amigo, Balbini. Luego fue empezar a producir, ir montando sobre lo que teníamos, aprender a usar los programas del pc, hacer overdubs para lograr efectos, y todo cuánto se nos ocurría. Era bastante precario en cuanto a medios y conocimientos.  Otra cosa que recuerdo es que volcamos unas voces de Kamau que teníamos de otro tema con Loro… Todo aprendizaje y diversión

Luego, en la época de Dubphology por el 2007, por ejemplo, me encontré en la basura dos Synare3!!! Algo realmente insólito, una señal. Ahora tenemos más medios y experiencia, pero tampoco creo que estemos súper equipados, es todo bastante modesto, vamos avanzando paso a paso. 

Me gusta mucho la cita de vuestro texto en bandcamp que he insertado en la introducción. Describe perfectamente la cualidad blanda y moldeable de vuestra música. De hecho, uno tiene la sensación al escuchar «Goma» de que las canciones duran más de lo que realmente lo hacen. El disco realmente no llega a la media hora y el tema más largo apenas supera los 4 minutos.

Sin embargo, se intuye un enorme trabajo de edición para condensar las horas de improvisación y mezcla sonora que habéis ido generando. Me remito también aquí a vuestro propio texto:» buscando el error como palanca para encontrar la chispa. Forzando ideas y dejando trabajos para componer y juntar toda la energía en lo mas vital…» ¿Cómo vivís ese proceso creativo?

Pope: Creo que cada uno de nosotros en STA vivimos el proceso creativo de una manera diferente y a la vez similar, como una simbiosis. Los accidentes forman parte de la vida, y la vida es la inspiración. Personalmente, hacer funcionar una canción con los menos medios posibles, es algo deseable. Siempre hay pistas que no suenan en las canciones de STA, siempre hay otra canción escondida ahí, y desde luego, otra mezcla.

Encuentro frecuentemente que el dub es una música muy apreciada por los propios músicos. Muchos de ellos se declaran fans aunque no practiquen directamente ese estilo. Percibo mucha admiración por sus fascinantes métodos , su facilidad para mezclarse y envenenar cualquier otro estilo y por sus hipnóticos resultados. Pero entre los oyentes creo que esa admiración no está al mismo nivel que la profesada por otras músicas más populares como el soul, el funk o incluso el jazz o el techno, o obviamente, el rock.

Es posible que el dub, por su propia definición y por su orientación a la manipulación sonora en estudio sea una música para «freakies»? Me refiero a personas relacionadas con el mundo musical, con un bagaje y unos conocimientos históricos y de producción sonora mas o menos amplios. En definitiva, que pese a su aparente inmediatez, exige una predisposición considerable para disfrutarla plenamente. Lo veis también así? Cuál es vuestro punto de vista al respecto?

Pope: A mi me pasó lo contrario, me enamoré como oyente a la primera. El reggae que es de dónde nace el dub, es música para bailar, íntimamente ligada  los soundsystem y a la fiesta al aire libre. De hecho, casi toda la corriente de producciones de dub más actual están pensadas para bailar y ser pinchadas, en Francia o Inglaterra hay mucha cultura en éste aspecto. El lado más experimental y técnico, creo te atrapa o no, te llama la atención o no, sin lugar a dudas es un género que infectó e infecta todo tipo de músicas.

Dicho todo esto, encuentro muy interesante lo que comentáis en algunas entrevistas sobre el hecho de que el dub es más una cuestión de actitud que de estilo musical para vosotros. A decir verdad, si se escucha con atención, en «Goma» pueden apreciarse ecos y matices de las más diversas fuentes… Desde punk a krautrock o spaguetti-western…

Pope: Creo que hay muchas maneras de enfocar la música y cómo las influencias se transparentan en el trabajo de cada artista, en nuestro caso creo que tiene que ver con cada uno de las personas que formamos parte de STA. La utilización del silencio o simplemente de texturas es una de las cosas que más me atrapa del dub, algo en lo que no nos cansamos de explorar. 

Tal vez en Goma se transparentan más cosas que en otros discos a este nivel, pero creo que de alguna manera están siempre presentes ahí. En «Corte» por ejemplo, hicimos mezclas más tecnos y sin batería por completo, que luego quedaron como descartes, pero en la parte final del tema puedes escuchar un buen rato de música de baile, sólo bombo, percusiones y manipulación sonora.

Para finalizar, cómo planteáis trasladar «Goma» al directo? Leo que en ningún caso pretendéis recrear vuestros discos sobre el escenario y que la improvisación juega un papel vital en esa puesta en escena…

Pope: Planteamos los directos con temas de todos los discos e intentamos versionarnos lo máximo posible, así es que en nuestros próximos conciertos sonarán tema de «Goma» adaptados al vivo junto con otros y esperamos que incluso suenen canciones nuevas, ya veremos…