#Entrevistas

Wara: la inhalación árabe de Beyond

"Luna Verde" (Urban Legend, 2017) es el primer EP de este nuevo proyecto inspirado por el barrio del Raval y por la obra de Muslimgauze y Eomac.

21.08.17
Pau Cristòful

No son pocos los artistas electrónicos que han impregnado su intensidad de aromas moriscos: Muslimgauze es el ejemplo perfecto, mientras que Eomac es uno de los casos recientes más destacados.

En ambos casos las armonías arabescas conviven con los tintes industriales, tal como también pasa en el EP debut de Wara.

Este es el nuevo alias de Fran Mora, responsable del sello Urban Legend y productor conocido por el Techno industrial, oscuro y misterioso que publica como Beyond.

Con este nuevo proyecto, Mora redescubre la proximidad árabe que experimentó durante su infancia en Andalucía y lo hace inspirado por el barrio del Raval, en el que lleva 13 años viviendo y cuya convivencia entre razas alaba.

Sin embargo, la música no es tan agradable como esta descripción: allí la estridencia de las cornetas árabes y las percusiones primitivas quedan sepultadas bajo distorsiones y efectos Noise.

Un efecto magnético y sacro potenciado por las progresiones electrónicas y los potentes ritmos industriales ralentizados (a excepción del último track, más acelerado).

Este componente espiritual viene avanzado por el nombre del proyecto: como Fran Mora explica, “Wara” es un término que se utiliza para hablar del más allá.

Fran Mora actuará en el Moog este martes 22 de agosto como Beyond, aunque incorporará algunos rasgos de este nuevo proyecto.

¿Cuál es tu vinculación con Marruecos?

La cercanía: soy andaluz y eso significa que mi única separación con Marruecos fueran los 14 quilómetros del estrecho.

Esto hace que tengamos muchísimas cosas en común. Siempre me ha llamado especialmente la atención su música, con una armonía vinculada a la del flamenco, estilo al que he estado expuesto desde pequeño.

¿Con qué experiencias vinculas Marruecos y la población árabe?

Me encanta ver niños de tantas razas diferentes saliendo del colegio, me hace soñar con un futuro sin diferencias entre ellos.

Por otra parte, y aunque sea ateo, me emociona pasearme por el Raval durante el final del ramadán, con todos mis vecinos sonrientes, ataviados con sus mejores galas y abrazándose.

En general, el día a día en este barrio me hace sentir como en casa. Hablo de la humanidad y cercanía entre personas las personas y su bonanza: pequeños favores, conversaciones sobre lo que pasa aquí y allí, …

La convivencia entre diferentes razas que hay en el Raval es digna de admirar.

¿Por qué decidiste vivir en este barrio y por qué sigues aún en él?

A este barrio llegué por que quería estar en un sitio lleno de vida.

Lo que entonces no sabía es que era un lugar con tanta magia, ideal para cualquier artista: barato para emprender cualquier proyecto y con una enorme cantidad de estímulos diarios, aunque sobretodo me atrae la mezcla de razas y la paz que se espira entre los vecinos.

Todos nos conocemos y nos respetamos sea cual sea nuestra ideología, raza o religión.

¿Cómo crees que ha cambiado el barrio y su población desde que llegaste hace 13 años?

Con el tiempo han ido llegando más y más jóvenes, que han instalado aquí sus pequeñas marcas independientes, tiendas de discos, galerías y estudios artísticos.

Esto ha aportado un aire moderno al barrio sin que por eso haya perdido su esencia.

¿Con qué hardware lo has producido?

La distorsión analógica Sherman Filterbank está muy presente, combinada con otros distorsiones, efectos modulares como Clouds y pedales como el Digital Delay de Boss.

Las partes de sinte son de un microKorg.

¿Cómo enfocarás tu live?

Lo estoy preparando de una forma bastante versátil, de modo que se pueda adaptar tanto a clubs como a shows más arties.

Secuencio samples vía una mesa analógica y los envío a efectos modulares.

La parte visual estará basada en la fotografía de Teresa Espadafor y manipulada en directo por Jorge Cumbre, quien ya ha colaborado en mi actual live como Beyond, que cerrará la próxima edición del MIRA.