#Entrevistas

Lanark Artefax es una de las nuevas promesas de la electrónica abstracta

"Glasz" cuenta con cinco temas que evolucionan hacia la deconstrucción, la complejidad de referentes como Autechre y la influencia del Grime.

29.07.16
Pau Cristòful

Lanark Artefax es la última revelación de UIQ, nuevo sello comandado por Lee Gamble y discográfica muy a tener en cuenta por los seguidores de la electrónica abstracta al estilo de las referencias de PAN y escuderías similares. Puedes aprender más sobre el sello y su filosofía en esta entrevista que CDM han realizado a Lee Gamble.

Con solo 22 años, este chico de Glasgow ya ha publicado dos referencias. El pasado 2015 editó «Windox Rush» (Cong Burn Waves, 2016), más enfocado al Acid Techno y el revival Rave, con un tema homónimo que empieza como un hit incontestable para luego enrarecerse escapando de la vía fácil.

Ahora presenta «Glasz» (UIQ, 2016): cinco temas que evolucionan hacia la deconstrucción, la complejidad de referentes como Autechre y la influencia del Grime.

El corte que da título al disco parte de una base rítmica a la que se suman harmonías que tiñen el tema de tensión y misterio, aportando un toque cósmico enrarecido mediante delay aplicado al estilo Dub.

Hoy estrenamos en exclusiva otro de los temas: «Virtual Bodies«, marcado por una melancolía y emotividad propias de la IDM y cuyo loop se va expandiendo a la vez que fraccionando. Puedes escuchar las muestras del resto de temas aquí y comprar el disco en la página de UIQ.

Este cuestionario te servirá para conocer mejor el universo de Lanark Artefax, su relación con Lee Gamble y UIQ, sus gustos, de la cultura «post-Internet» y de los planes que tiene para el futuro.

¿Cómo despertó tu interés por la música?

Como en muchos otros casos, fue a través de mis padres. Tengo recuerdos muy vívidos de estar en casa escuchando las cintas de casete y los discos que mis padres me ponían cuando era un crío. No es música que ahora me guste en particular pero sí que creo que esa experiencia ha marcado mis producciones.

¿Cuándo empezaste a producir?

Empecé con la electrónica en mi adolescencia. He tenido suerte de rodearme de amigos apasionados por la música, así que fue algo natural. He pasado muchísimas horas probando cosas, pero no ha sido hasta ahora que he empezado a estar contento de los resultados y he decidido editarlos.

Comparándolo con tu primer EP, «Glasz» (UIQ, 2016) es mucho más abstracto y cercano al Grime. ¿Qué artistas han marcado la evolución de tu sonido en este año de diferencia?

Sí, para mí «Windox Rush» (Cong Burn Waves, 2016) supuso un momento de transformación. No estoy demasiado orgulloso de esos temas ahora pero también es verdad que lo produje en una semana y tras un viaje que realicé con unos amigos. También significó un punto de giro hacia el sonido del nuevo EP. Ahora me siento como si tuviera un control completo a la hora de plasmar mis ideas, por lo que he sido capaz de moverme hacia la abstracción bebiendo tanto de la deconstrucción club como del grime contemporáneo.

Mis influencias han sido Aaron David Ross, M.E.S.H, Visionist, cualquier cosa editada por PAN, Antwood, Ian William Craig, Oneohtrix Point Never, Autechre, Roly Porter, etc.

¿Qué otros sellos y artistas te interesan?

Creo que lo que más interés me despierta es toda esta insurrección artística relacionada con la cultura «post-Internet». Hay una cantidad increíble de música realizada por productores muy jóvenes, sonidos muy fragmentados y decontruídos pero a la vez cargados de emoción y esperanza. La mayoría de referencias de Orange Milk Records servirían como ejemplo. También W – I (Worldwide International), la discográfica Codes, Holly Herndon, lo último de Oneohtrix Point Never o cualquier cosa de Arca.

Un colega mío tiene un sello y realiza un programa en la NTS que se llama videogamemusic: ripea audios de vídeos aleatorios de youtube y habla con su voz, incorpórea pero a la vez muy humana. El resultado es realmente perturbador, profundo y catártico y creo que ejemplifica a la perfección la cultura «post-Internet».

¿Qué software / hardware utilizaste para producir el EP?

Algo muy básico: portátil, software y una controladora MIDI.

¿Cómo has llegado hasta UIQ y Lee Gamble?

Me encantó la primera referencia de UIQ (firmada por N1L) y desde el principio me he sentido identificado con con la ética y estética del sello.

En marzo del 2015 vi a Lee Gamble ofrecer un DJ set increíble en el festival Bloc, a las 4 de la madrugada. Aún la recuerdo como la mejor sesión que he presenciado y aún a día de hoy seguimos hablando de ella con mis amigos. Lee Gamble pinchó música muy fragmentada, prácticamente imposible de bailar, cortando el volumen cada cinco segundos, etc. Cosas que no acostumbran a hacer la gran mayoría de DJs. Fue demencial, en el mejor sentido de la palabra. Creo que este set me marcó muchísimo, ya que fue a partir de allí que empecé a producir temas más deconstruídos, los cuales envié a Lee Gamble a finales del año pasado para ver si los podría pinchar en su programa de la NTS. Le gustaron bastante y me preguntó si quería sacar algo en UIQ, lo cual me hizo muchísima ilusión.

Lee Gamble describe UIQ como un sello basado en la música con la intención de ir más allá a través del arte, la filosofía y otras disciplinas. ¿Qué clase de influencias no musicales crees que tienen tus composiciones?

Sí, me interesa muchísimo el planteamiento de Lee Gamble y espero poder formar parte de ello. Intentará ser muy flexible y poder ofrecer a cada artista las posibilidades óptimas para que desarrolle su trabajo, cosa que encuentro muy importante.

Yo mismo me identifico más con la vertiente artística y museística de la electrónica. Estoy estudiando literatura inglesa, por lo que leo muchísima teoría del arte y la crítica, lo que creo que ha acabado por influenciar mi manera de trabajar.

Como he dicho, me interesa especialmente la cultura «post-Internet» y este nuevo modernismo insurrecto. Creo que estamos entrando en un período musical y artístico muy interesante y quiero hacer lo posible para formar parte de ello.

¿Tienes relación con otros artistas de Glasgow tan jóvenes como tú?

Sí, un poco. Tengo unos cuantos colegas en Glasgow que son DJs y tienen un sello, pero en realidad pocos de ellos son productores. Glasgow es una ciudad increíble para el arte y la música pero hecho en falta el espíritu vanguardista que sí ha habido en un pasado. También puede ser que exista y que el único problema sea que no salgo lo suficiente como para descubrirlo.

Sí que tengo un grupo reducido de amigos en Manchester con los que comparto música e ideas. Creo que es muy importante juntarte con gente hacia la que sientes afinidad.

¿Cuáles son tus planes de futuro?

Estoy trabajando en mi próxima referencia y me encantaría empezar a preparar mi live en las próximas semanas. La nueva referencia se publicará a principios de 2017 y espero poder tener mi directo preparado para finales de año. Ya veremos qué pasa.