#Entrevistas

Kornél Kovács, la sofisticación del house

Kornél Kovács presenta su segundo álbum de estudio, “Stockholm Marathon”. Hablamos con el productor para conocer mejor la obra y su contexto.

30.04.19
Antoni Ripoll

Kornél Kovács representa la sofisticación del house contemporáneo facturado en Suecia. Activo esencial de Studio Barnhus junto con Axel Boman y Petter Nordkvist desde sus inicios, Kornél ha demostrado siempre una sensibilidad especial a la hora de aproximarse a un género tan poco dado al riesgo como es el house.

Ahora presenta “Stockholm Marathon”, su segundo álbum de estudio, que acaba de ver la luz vía Studio Barnhus. Este nuevo disco explora muchas de las inquietudes creativas del sueco, como son el pop preciosista, el house melódico, la música disco y la energía del deep techno.

El resultado es el trabajo más sólido del artista y uno de los discos de música de club más originales de la temporada. Su enfoque es sofisticado pero accesible, como un cuadro abstracto de tonos pastel. El artista no recurre a sonidos rugosos ni a cambios abruptos de estructura. El diseño de sonido es limpio y satisfying, todos los elementos suenan cristalinos, espaciados y luminosos. Sin embargo, el encaje de todos estos elementos es distinto a lo que el público de este tipo de música está acostumbrado a escuchar.

En TIUmag hemos hablado con él para conocer más de cerca el disco y su contexto.


P: Empecemos por algo muy concreto. Uno de tus discos más conocidos aquí es “Radio Koko” (Numbers, 2015). Este disco incluye el track ”Pantalón”, un edit de un conocido track italo-disco español. Es uno de tus pocos edits publicados. ¿Hay alguna historia detrás?

R: Tengo muchos más edits publicados ¡pero se supone que no debes saberlos! En este caso en particular, estaba buscando hacer un edit de otra canción del mismo álbum, una canción mucho más conocida de ese artista. Iba a hacer una versión extendida para mis DJ sets, algo un poco más pinchable con intro y outro más largos, nada sofisticado. Luego me topé con esta otra pista y fue amor a primera escucha, cuanto más la escuchaba más gustaba.

P: ¿Qué otro hit italo-disco te gustaría reeditar ahora mismo? Y sobre italo-disco español y sonido Sabadell, ¿tienes algún favorito?

R: Para ser honesto, solo conozco la punta del iceberg de Sabadell. Soy un entusiasta, pero estoy lejos de ser un experto. Si hablamos de italo-disco en general, me encantaría hacer un remix real de “Spacer Woman”, usando las pistas originales y todo eso, eso podría resultar bien. ¡Parece una opción obvia pero en realidad no puedo pensar en una mejor melodía de italo-disco!

P: Empezaste pinchando drum & bass. ¿Qué aprendiste de esa época? ¿Crees que la transición al house tiene que ver con la madurez de un DJ?

R: Veo por dónde vas. Piensa que yo era un adolescente en ese momento y el drum’n’bass es a menudo una música muy intensa y estimulante, algo que los adolescentes pueden disfrutar especialmente. Cuando tuve la edad suficiente para comenzar a pinchar correctamente en clubs, simplemente ya no había una escena drum’n’bass en Estocolmo. Tal vez una o dos noches de club, pero en realidad no era nada sobre lo que construir. Siempre había escuchado house, techno y otros géneros también, así que me parecía totalmente natural tocar en ese tipo de clubs.

Pinchar drum’n’bass es algo muy técnico. Fui particularmente influenciado por Andy C y su técnica “double drop”, así que creo que eso me hizo sobresalir como un joven DJ en la escena de clubs de Estocolmo en ese entonces.

P: Hablemos de house primigenio. Siempre se suelen oír los mismos nombres pero hay muchos padres del house que han quedado relegados al olvido, como Jesse Saunders o Chip E. ¿Cual es tu tótem de Chicago house? ¿Alguna joya (track) que quieras compartir?

R: ¡Esta es una pregunta difícil! La oscuridad de una persona siempre va a ser la parte luminosa para otra, todo es relativo y siempre se puede profundizar, eso es lo bello. Tan solo dejaré estos títulos aquí: “No Time For Crying” de Spring, “Peace” de K-Scope y “Change Acid” de O’Chi Brown.

P: A la mayoría de la gente le suele gustar la estética y sonido de esa época mágica, pero el house en su origen tenía mucha ideología detrás, especialmente como instrumento de liberación de una minoría social. ¿Qué queda de todo esto en el circuito actual? ¿Tiene sentido hoy aplicar una pátina ideológica a este género?

R: Este tema da para mucho. House, jazz, punk, rap… todos los géneros innovadores de la música popular siempre acaban siguiendo el mismo camino: del movimiento social a la mercancía, al producto de consumo.

La música house está en todas partes ahora, es parte de la estética moderna global. Sin embargo, diría que el hecho de que las personas se unan, se droguen y bailen bajo el mismo techo sigue siendo un hecho político en sí misma. Ese aspecto esencial puede permanecer intacto incluso si ocurre en algún festival patrocinado por grandes marcas o lo que sea. Si las personas están bailando juntas, por lo menos no se pelean entre sí.

P: También me gustaría hablar de música alejada del circuito club. ¿Hay algún disco de pop (en su sentido más amplio) que te haya cambiado tu perspectiva como productor?

R: Tantos, soy un gran consumidor de pop. Tres álbumes de pop que escuché mucho durante la realización del disco fueron “Living Water» de Shannon Lay, “Walking Wounded” de Everything But The Girl y el disco homónimo de Bob Hund. También estoy inevitablemente influenciado por productores pop como Timbaland, Neptunes y Max Martin. No quiero compararme en lo más mínimo con estos gigantes, simplemente digo que su influencia es inevitable.

P: Hablemos de tu nuevo disco. ¿Hay algún concepto detrás? ¿Cuál es el hilo conductor?

R: Sí, creo que para mí hay un montón de conceptos y diferentes hilos. Para mí, se trata mucho de Estocolmo, tanto en términos de las personas con las que elegí trabajar, los diferentes significados que las canciones tienen para mí, las letras de las canciones y los títulos de las canciones, como también en un nivel más profundo: mi relación personal de amor y odio con mi ciudad natal. El disco está influenciado por la música pop que crecí escuchando, pero también por la música de micro-house de los 00. Gran parte del álbum se grabó en Colonia, el epicentro de esa escena.

P: El primer single, “Rocks” es 100% Kornél, con una estructura y un desarrollo creativos, poco usuales en el house actual. ¿Podemos esperar un LP con más hits como este para la pista de baile?

R: No lo sé, ya veremos. Incluso después de veinte años de DJing, me resulta extremadamente difícil saber cuál de mis canciones funcionará en las pistas de baile y cuáles no. Algunos críticos ya han dicho que no es súper bailable, pero parece que piensas que “Rocks” lo es. De todas formas, todo está bien para mí.

https://youtu.be/FcWZA-YWj_w

P: Por último, ¿qué planes tiene Kornél en un futuro a medio plazo?

R: Tres largos meses de verano en los que no haré nada aparte de hacer una gira de DJ y nadar en las aguas de Estocolmo.