#Entrevistas

Introducing the sexy mind mood: la daga de Nathy Peluso

Estrenamos su nuevo vídeo, "DAGA", mientras conversamos con la artista sobre la personalidad genuina de su música, sus influencias y su misión en el juego.

06.04.17
Aleix Mateu

Nathy Peluso escucha el sonido lento y con baja fidelidad. Nathy Peluso observa desde una gama de colores propia, habla con un lenguaje construido a medida.

Y su música es la síntesis de todo ello.

Apoyada en las instrumentales de Odd Liquor, saltó a nuestros timelines con su balada «PLATONE«, una canción en la que Peluso frasea lenta y con parsimonia, con actitud y unas letras abstractas que nos hacen recorrer todo el globo a caballo de su suave acento argentino. A veces las líricas adoptan forma estricta de los noventa, a veces son melodías Soul, siempre son febriles, Nathy Peluso.

«Yo vine de otro fakin espacio temporal a hacer que la peña se replantee la vaina; vine a traer la fiebre».

Con «PLATONE» la gama era azul. Con «OREEN ISHI» verde. Hoy estrenamos «DAGA«, probablemente su trabajo más elaborado hasta la fecha, con una Nathy Peluso roja, leyenda china, surcando el mar.

La canción está producida por su habitual Odd Liquor, el vídeo dirigido por Ale García y Voleurs de Pain.

Ahora, «DAGA», debajo la entrevista.

De la Nathy Peluso que hacía covers en Youtube en un formato más normativo a tu proyecto Hip Hop actual hay un cambio drástico. Hay un momento previo en el que las covers en tu canal empiezan a tomar otra dirección. ¿Qué te ha llevado a convertirte en la Nathy Peluso de hoy?

Siempre estuve en la música, siempre me acompañó el Swing, el Soul, el R&B, la jazzy cream como yo lo llamo. Todas las ramas de la música negra siempre me capturaron el corazón y la atención.

Hacía versiones porque me flipa cantar y lo veía como una manera de entretenimiento y aprendizaje para mi, paralelo siempre a la creación de mi propia música. Creo que el versionar es una buena manera de llegar al público y captar la atención.

En mi caso, siempre compuse; hacía blusito, Reggae, música que incluso no sabría encerrar en un género; cosita por acá cosita por allá. Pasé por un cambio drástico en mi vida y empecé a hacer Hip Hop, siempre supe que era mi onda pero no le daba bola.

Gracias a la energía del cosmos conocí al que hoy en día es mi hermano Marcos aka Odd Liquor, escuchó un tema que me había escrito y nos juntamos directamente en su estudio. Un track tras otro, cada vez más conformando un sabor que me identifique.

Ese sabor se nutre de años y años viciada a mil referentes distintos y el hilo conductor de todo esto es el Hip Hop. Todo esto ha ido creciendo y ahora apuesto todos los dedos de la mano por mi hiphappa.

Uno de los elementos más característicos de tu música es la forma en que consigues plasmar tu personalidad de forma cruda y sin filtros a la música y los videos. ¿Es posible triunfar en la música sin aportar una actitud propia y característica?

Yo simplemente lo muestro como soy yo, a quien le guste word, a quien no, word también. Mi música me compone de arriba a abajo, i’ve not filtros, i feel it, i give you.


A pesar de ser una propuesta tan personal, presentas un proyecto totalmente coherente consigo mismo que depende de dos personas más. Se mezcla a la perfección la propuesta visual, instrumental y lírica. ¿Como lo habéis conseguido?

Todo lo que haga tiene que ser de calidad, no tenemos plata pero tenemos cerebro y ganas. Todo funciona. Tengo la suerte de rodearme siempre de gente que confía en mi vaina y me echa mil manos aportando su arte y su esfuerzo.

Principalmente Marcos Odd Liquor es el que ha apostado por mi música desde que esto del hiphappa me da fiebre. Tenía que grabar las vainas y no tenía ni un mango. Él me produjo. Tenía que grabar clips, ahí estuvo Daniel Alcázar aka Dsgnlitt para captarme con el lente y los chicos de Nouvellart con su rico vhs.

Soy muy exigente y tengo todo lo que quiero mostrar en la cabeza. La gente con la que trabajo empasta con mi mirar y tiene talento. Es la clave. Me encanta nutrirme de otras manos para los visuales siempre que no distorsionen mi esencia, mi mensaje, lo que me identifica. Es necesario que me entiendan.

¿Como surge esta relación creativa con Odd Liquor? ¿Y cuál es vuestra forma de construir una canción?

Odd Liquor es el licor de los fakin dioses. Él me prestó su tiempo y su espacio para producir mis primeros hiphoppas. La energía nos juntó cuando ambos más lo necesitábamos respecto a nuestra carrera musical, fue un chute de motivación.

Últimamente creamos las bases juntos, es como mejor fluye, nos entendemos perfectamente. Es un trabajo en equipo, una escucha continua. Construimos el track de manera fluida, él me da la instrumental y yo escribo o viceversa. Tenemos un lenguaje propio con el que nos identificamos. He knows me.

En las canciones hay cierta voluntad Lo Fi, algo que nos recuerda a proyectos como FANSO. ¿Qué os aportan estas texturas y atmósferas, tanto estéticamente como formal?

La verdad es que el Lo Fi es algo que me trae loquísima, también debo decir que lo que se oye es algo completamente inconsciente, por lo menos por mi parte. Conocí el Lo Fi hace muy poquito gracias a los chicos, como bien dices, y fue flechazo musical con Guayaba Records a primera vista, discográfica que lleva a los FANSO; de hecho ahora mismo estoy grabando un EP con este sabroso sello.

Con la textura Lo Fi me encuentro completamente libre para fluir en mi parte jazzy, me permite improvisar melódicamente de una manera muy fresca. El Lo Fi me acaricia.

El EP que estamos preparando con Guayaba Records tiene precisamente la intención de esta fusión de mis ambas caras en la música, el jazzito con el hip hap and neva stapp chilling time.

Aún así, siempre subyace ciertas percusiones y elementos de total vigencia, como en el caso de «DAGA», canción que hoy estrenamos. ¿Crees que es necesario mantener ciertos nexos con la realidad contemporánea para atrapar a la audiencia?

Sí pero no. Hablo de saber qué es lo que ahora mismo engancha, de ahí nutrirme únicamente de lo que me interesa y llevarlo a mi terreno.

Hoy en día muchos aspectos de la realidad contemporánea no me identifican. Por eso intento valerme de los que me gusten y volcarlos en mi vaina. Yo hago mi música y esta se compone de la influencia musical que me interesa.

Mi palabra tiene un fin muy claro. Visible. Palpable. Considero que eso es incluso ahora más importante que el guiño al sonido actual. La guinda es saber qué pretendo con mi música, cómo llega, a dónde vamos. El toque new siempre va a estar porque pertenezco a este presente, aunque no se oiga masticado, estará en el subtexto.

Entre tus referencias podemos leer a clásicos del género como Biggie y a la vez influencias sonoras de artistas actuales como Ta-Ha. ¿Qué ha de tener un artista para calar en tú ADN?

FIEBRE. El artista tiene que tener fiebre por lo que hace. Pasión, personalidad, unicidad. Su propia forma, su propia textura.

Biggie es mi rey, suena en mi cerebro desde que tengo conciencia hiphap. A Ta-Ha la conozco desde hace relativamente poco, no diría que es una influencia para mí. Mis referencias vienen de muy lejos y se van nutriendo de los nuevos sonidos.

¿Cómo ves la evolución que ha hecho el Hip Hop estos últimos tiempos? En España ha habido un gran boom con infinidad de propuestas distintas.

La evolución. No veo infinidad, veo mucha cantidad y poca variedad. Me gustaría sorprenderme más. Eso no quita que haya varias propuestas que diga: Word.

En situaciones veo que el hip hop se ha dejado de concebir como música y se ha tomado como herramienta de. ¿Sabes? Como un producto sin más.

No hay fiebre, como decía. Pero, en ese caso, no es Hip Hop, por tanto, todo sigue en su cauce. Doy un Word gigante a la peña que en este país le hace el amor al hip hap quality.

¿Qué aporta Nathy Peluso a los discursos imperantes en el género?

Nathy Peluso viene a decir cosas serias. Viene a proponer un espera y escucha. Viene a introducir el sexy mind mood, la sexualidad no palpable al terreno ‘lo veo o no lo quiero’. Vine a imponer música. Hay cosas que van más allá.

Yo vine de otro fakin espacio temporal a hacer que la peña se replantee la vaina; vine a traer la fiebre.

Háblanos de «DAGA», la canción que hoy nos presentas.

«DAGA» es una creación basada en una leyenda china. La diosa Nu Wä, una de las creadoras para la cultura china, adoraba perderse a la deriva del mar. Un día la marea se la tragó y murió entre las aguas.

Nu Wä se convirtió en Jing Wei, un ser alado que sobrevoló el océano contándole a las olas que le arrojaría piedras y ramas hasta llenarlas y así nunca nadie más podría ahogarse en sus aguas. Se dice que Nu Wä sigue dentro de la carne de Jing Wei tirando ramas a la deriva.

En el track hago paralelismo con una historia que me creé de una mujer china, que podría ser Nu Wä y a su vez yo misma, entregándose a la pasión del guerrero bajo un árbol, toda la imagen mística que dibuja me enamora, y con la daga de cristal ya se pueden imaginar que pasa. Y si no, vean el video (no more spoiler).

Me encanta la cultura oriental y sus leyendas, me resultan muy inspiradoras. «DAGA» es un claro ejemplo.

«DAGA» trae ganas, trae historia, trae un sonido muy nuestro. En el visual encontramos a los chicos de Voleurs du Pain en las cámaras y a Ale García en la edición. Gracias a ellos este film se ha podido llevar a cabo, han sacado todo el jugo, son los jefes.

Para qué usaría Nathy Peluso el puñal de la canción?

Nathy Peluso usaría el puñal de la canción para pelar manzanas. Pero Nathy Peluso es inesperada. Nunca sabes.