#Entrevistas

Glove: amor y Disco

Entrevistamos al DJ Daniele Zonza, responsable de las fiestas que aportan color y buenas vibraciones a la escena barcelonesa.

13.01.17
Pau Cristòful

Daniele Zonza y Josep vistos por Lucas Dias.

Desde su aparición hace más de dos años, Glove se ha convertido en una alternativa para aquellos que buscan escapar del minimalismo y la sobriedad que caracteriza algunas de las últimas tendencias de la electrónica a favor de todo lo contrario.

Glove es una fiesta rebosante de color y buenas vibraciones, con el desenfado hedonístico de la música Disco y Funk como banda sonora y con los cuidados detalles y escenografías de la fiesta.

Su principal responsable, Daniele Zonza (Raver Jewish tras los platos), parece un gurú que trasmite esa energía allí donde va, reforzado por un equipo de DJs que se completa con Sonido Tupinamba, Josep, Carlo Simula, Yann Eras y Black & Deckard.

Su heterogéneo público tiene la deshinibición y las ganas de pasarlo bien como factor común, siendo habituales la excentricidad y los disfraces.

Aprovechando la excusa de la fiesta que celebrarán este viernes 13 de enero en su nueva localización, Paral·lel 37, hemos entrevistado a Daniele Zonza para conocer mejor la filosofía de su fiesta.

Recomendamos leerla escuchando la lista de reproducción que el equipo de Glove ha preparado para la ocasión.

¿Cuándo y por qué decidisteis crear Glove?

Decidimos empezar Glove hace dos años y medio porque no encontrábamos una fiesta donde pudiéramos bailar y conocer gente de forma despreocupada y divertida.

¿Cómo definirías esta fiesta?

Como una burbuja donde poder impregnarse de sentimientos positivos y calurosos.

Más que un club o una fiesta es una unión y reunión de gente que quiere escuchar un tipo de música con unas atmósferas y emociones concretas: el mismo nombre es un juego de parabas entre Glove y Love.

La idea es que los asisntentes transmitan su amor a través del guante que se acosumbra a llevar, conectando con los otros g-lovers.

¿Qué creéis que la diferencia del resto de la oferta (o por qué creéis que la gente debería ir a GLOVE y no a otro sitio)?

Teniendo en cuenta la proliferación de fiestas de estética oscura y música “sin alma”, Glove propone todo lo contrario: exclusivamente vibraciones positivas, tanto mediante la música como con nuestro público habitual.

Nuestra filosofía es la de apostar por este sentimiento global más que no por invitados internacionales y nombres famosos, manteniéndonos independientes de patrocinios y de las grandes salas.

Después de cambiar tantas veces de espacio, ¿cómo crees que sería el sitio ideal para realizar una fiesta GLOVE?

Hemos cambiado de sala cuatro veces para ser exactos.

Fue un buen ejercicio para Glove a la vez que una tortura para mi bolsillo: estos cambios nos han causado problemas debido al mal trato por parte de la seguridad de los espacios y de la mala gestión y poca profesionalidad de sus jefes.

Pese a que estos cambios han hecho que puntualmente perdiéramos asistencia, también nos han revelado que por otra parte tenemos una parte de público fiel.

La nueva sala, Paral·lel 37, es algo que buscábamos desde el principio: nos ofrece la posibilidad de alquilarla para controlar todos los aspectos de la fiesta.

Lo ideal sería disponer de un espacio donde hacer un evento diurno al aire libre pero parece que tocará esperar.

¿Tenéis en mente la expansión de Glove más allá de Barcelona?

Nos gustaría montar un festival en Cerdeña y también celebrar fiestas en Londres, Berlín y Madrid.

Por otra parte, esta primavera haremos un minifestival en las afueras de Barcelona junto con otros colectivos de filosofía similar.

¿Qué fiestas y escenas son referencia para GLOVE?

En su momento nos inspiró la fiesta gay berlinesa Homopatik y últimamente nos gusta mucho lo que hace la gente de Camp Cosmic, una fiesta de aniversario entre amigos reconvertida en un festival místico de música Disco.

¿Qué otros planes de futuro tenéis?

En un futuro me gustaría convertirnos en un sello discográfico y una plataforma de interacción.