#Entrevistas

Fiera: Juegos divertidos en tu sótano

"Fiera va de transgredir, de recuperar una posición de poder y control sobre tu vida".

17.10.16
Frankie Pizá

Foto de Lulur Lunch. Diseño logotipo de Daniel Alonso. 

Texto por Antton Iturbe.

“Aljarafe” es, desde ya, uno de los discos del año para quien esto firma. Pablo Peña y Darío Del Moral han pergeñado un artefacto sonoro viciosamente adictivo y de una lucidez descarnada y sórdida, que al principio espanta, luego confunde, pasa después a seducirte con un punto de morbo voyeur que todavía ves lejano, y termina sometiéndote a un electroshock de pura y dura realidad, la tuya, la que llevas y vives dentro todos los días y tantas veces has deseado vomitar.

Aquí tienes la oportunidad, “Aljarafe” es una lobotomía punk a base de chatarra y cacharrería electrónica de vertedero, que además resulta divertida y se puede bailar, ¿se puede pedir más?

Reducidos a dúo, Fiera son ya mucho más que un apéndice experimental de la banda madre, Pony Bravo. Grabar este segundo disco para Discos Humo, fuera del entorno editorial de El Rancho afianza su posición como banda y su arrolladora personalidad y de paso, engrandece el exquisito catálogo que poco a poco está construyendo Pablo Fernández desde Oviedo.

Excelente momento, por tanto, para reivindicar y entrevistar a sus autores.

Emilio R. Cascajosa ofrecía una lúcida descripción de lo que es «Aljarafe» en la introducción de la entrevista que os hizo en Karate Press que cito textualmente:

“Situada en la provincia de Sevilla…Una enorme extensión semiurbana, penúltimo punto de fuga de la presión inmobiliaria que azotó a la ciudad durante las últimas décadas. Un lugar diseñado a golpe de talón que ha generado un estilo de vida que se antoja verdadera fotocopia de translúcida del Gran Sueño Americano. Lujosos chalets adosados, piscinas climatizadas, perros guardianes con pedigrí, parques infantiles prefabricados, gigantescas áreas de ocio familiar y la sempiterna sombra de un McDonald’s colándose como una comadreja entre la vegetación. Es el sitio donde acostumbra a huir la clase media acomodada cuando el espacio aprieta o cuando la adquisición de un nuevo todoterreno termina devorando toda ilusión de progreso. Una ciudad dormitorio perfectamente orquestada para que nada chirríe. El entorno perfecto para el rodaje más cabrón de Michael Haneke”.

Un espacio único y a la vez universal, al menos en nuestro dichoso primer mundo, que os nutre de inspiración de forma inagotable. Pero en el interior de Fiera, y la referencia a Haneke me parece muy acertada, todo esa “bella armonía” salta en pedazos y se regurgita en forma de auténtica cochambre ética y estética (y en el fondo mucho más bella, pero eso ya es otro tema). ¿Cómo se da ese proceso?.

Dicho de otra forma, ¿cuál diríais que es el concepto detrás de “Aljarafe”?

Fiera: Más que Haneke, yo diría que es Ulrich Seidl. La “bella armonía” no salta en pedazos, sino que es siniestra en sí misma. La idea de que tiene que haber un modelo de vida perfecta global al que hay que aspirar da escalofríos. Provoca que la gente se marque objetivos sin pensar, que persiga metas en la vida que realmente no tienen nada que ver con su esencia. Nuestro ocio controlado, nuestro pensamiento dirigido, nuestra esclavitud asegurada. Si aspiras a ser igual de rico que tu jefe probablemente acabes siendo igual de cabrón. En definitiva, el sistema saca lo peor del ser humano para sostenerse.

No es nada nuevo, pero cada vez hay más sofisticación en el control, el sistema aprende nuestras maniobras de evasión, analiza las posibles salidas y, aunque la cultura y la gente siempre va por delante no tenemos ni tiempo ni espacio para desarrollarnos por lo que nos conformamos con poco y además nos montamos una película para justificarnos que, dicho sea de paso, no es de muestra invención. El sistema nos proporciona opciones de lavado de conciencia a precios asequibles. Fiera va de transgredir, de recuperar una posición de poder y control sobre tu vida. La idea de apelar a los instintos, a lo más primario para, por un lado saber quién eres en realidad y, por otro, acceder a esa energía y usarla para romper el cascarón.

No se trata de convertirse en un animal, nos interesa, por ejemplo, la intuición frente al análisis, la idea de una conciencia humana más intuitiva y menos analítica como camino de trabajo. Es curioso que no solemos prestar atención a las intuiciones y son de las pocas cosas que salen directamente de nuestra cabeza. Escuchamos y nos creemos lo que nos dicen desde fuera, pero el pensamiento que te asalta desde dentro es muteado. El aljarafe es como una gran símbolo de todo esto. Una zona, además, que es como cualquier otra de cualquier otra ciudad grande. El suburbio occidental, blanquito y universal. Ulrich Seidl es una gran influencia, el tono documental, la fotografía, las realidades que muestra. De hecho, los textos de pablo se fraguan en las idas y venidas por el Aljarafe sevillano. De alguna forma, hay un espíritu de documental, cámara fija. ‘El pan de cada día’ es otro docu muy fiera.

Y llevando la pregunta un poco más allá, ¿cómo surge Fiera del seno de Pony Bravo? ¿Cuál es el rasgo definitorio que lo convierte en un ser con vida propia?

F: Pony bravo propone soluciones o, al menos, sensación de triunfo ante los problemas, fiera pretende más bien una catarsis, una involución a los instintos más primarios para, primero, destruir el orden establecido y resurgir después. Pony bravo quizás tiene más una energía colectiva y una sensación de unión. Fiera apela más al empoderamiento individual, darte cuenta de tu mierda y comértela a ver a qué sabe, porque eso es lo que tienes y es lo que te estás ganando.

En “Aljarafe” hay un mayor uso de la electrónica que en “Dejese Llevar” y, en mi opinión, redunda de forma positiva al ampliar el espectro de sonidos y ahondar al mismo tiempo en vuestra personalidad incisiva e incómoda. Habéis comentado que la música electrónica es, en vuestra opinión, la que mejor ha mantenido el poso de las músicas ancestrales, tribales y de ritual; aspectos fundamentales en la música de Fiera. Estoy completamente de acuerdo con ese planteamiento y aunque está claro que siempre habrá grupos basados en el esquema clásico de guitarra/bajo/batería con capaces de innovar y desafiar las convenciones, es verdaderamente la electrónica quien ofrece una vía fértil de desarrollo a la actitud rupturista del punk. ¿lo véis también así en Fiera?

F: Bueno, la verdad es que no hay reglas, la actitud punk es hacer lo que quieres com lo que tienes, usar electrónica, no usarla, grabar cosas, samplear… Lo que sea, el punk está en la actitud, en el sitio desde donde dices las cosas. Terreno fértil para el punk hay de sobra, estamos todos puteados. En mi caso, tampoco intento definir lo qué es, solo reconocerlo cuando sucede. La electrónica es libertad, por lo que coincido contigo en que es el camino. Con fiera, al pasar de ser cuatro a dos personas, tuvimos que replantearnos la movida. Yo llevaba tiempo con la idea de añadir electrónica al set, pero fue entonces cuando lo vimos claro.

El trabajo de construcción de instrumentos se basaba mucho en el micro de contacto, por lo que la gama de timbres estaba muy marcada. Así que, dimos rienda suelta siempre que no se perdiera la crudeza, lo raw y las tripas… Hemos tenido buenos asesores en esta transición: Juan Valverde (Lumineon) y, sobre todo Susana Hernández (Ylia) que, aparte de producir ha mezclado ‘Aljarafe’ con maestría. Tanto en la fase de composición como en la de grabación, edición y mezcla, Susana ha aportado mucho al proyecto. Y, teniendo en cuenta, que Raúl Pérez ha estado a los mandos en la reproducción y grabación… bueno, equipazo. Estamos muy contentos y borrachos.

Al hilo de esta pregunta, me resulta realmente cargante ver a tantos y tantos grupos actuales llevando la etiqueta punk/post-punk e incluso Industrial por bandera, que terminan resultando la copia de la copia de una mala copia de los originales y convierten lo que en su momento fue un estallido de creatividad y de desafío de las normas en una especie de marca comercial. Pero también pienso que es necesaria cierta autocrítica. No se puede ir eternamente con TG, PIL, Joy Division, Einsturzende Neubauten, W. Burroughs y JG Ballard de referentes, es necesario buscar nuevos códigos para renovar el mensaje. Por eso me alegra mucho que habléis de Ghetto House, rap old school o footwork en las entrevistas y la influencia sea palpable en vuestra música. ¿Podéis extenderos en estas influencias y el modo en el que se adaptan a vuestra música?

F: Como bien dice Darío, el punk es una actitud, para nosotros no es una corriente, ni un estilo, ni un género… para nosotros Bambino es punk, Fernando Mansilla es punk, Frida Kahlo es punk, Black Madonna es punk, JJ Fad… En esta búsqueda de referentes que nos transmitan esa serie de atributos de los que habla Darío en los últimos años hemos encontrado mogollón de cosas que nos interesan precisamente por esa actitud que sigue siendo estar fuera del sistema impuesto, y no solo me refiero al sistema político, social o económico, del show business o de la industria sino, sobretodo, a los sistemas de pensamiento por los que funcionamos, seas rico, pobre, negro, blanco, perro o gato.

Nos interesa todo lo que desafíe esto. Estas músicas siguen teniendo este componente rupturista y de absoluta libertad creativa. En los últimos años hemos escuchado y seguimos escuchando mucho gente como Green Velvet, Dj Assault, RP Boo, Dj Rashad, Dj Slugo, Dj Deon, Jammin Gerald, Death Grips, Rammellzze, A Tribe Call Quest, Mix-O-Rap, Erik Urano… son peña que mantienen intacta su mala leche, sus ganas de dar caña, de tocar los huevos, de ir a la contra y con un talento creativo espectacular. En lo estrictamente musical nos han abierto todo un mundo relacionado con el uso de la electrónica y de patrones rítmicos y en muchos casos creo que ese nervio y aspereza que tienen engarza muy bien con lo que pretendemos conseguir en Fiera, así que es bastante natural la asociación de ideas.

Hay otra serie de influencias que hemos ido descubriendo en la veta postpunk, nowave… Sellos como Minimal Wave, Dark Entries. Necronomicón, un sello español que sacó cintas interesantes con artistas como Esplendor Geométrico, Bourbonese Qualk. ‘Near Marineland’ de Crash Course In Science ha sido un disco de cabecera los dos últimos años. Yo sigo bastante a Richard H. Kirk, uno de los de Cabaret Voltaire.

Del mismo modo y ampliando el radio de acción del barrio de Aljarafe, nuestra, en muchos aspectos, absurda y surrealista vida cotidiana y el fascinante repositorio de la misma que es YouTube suponen una fuente inagotable de inspiración para vosotros, ¿no es cierto?

F: Totalmente, Youtube es una verdadera ventana al mundo que ademas puedes abrir desde el confortable calor de tu sillón. Tanto Darío como yo lo usamos muchísimo. A parte de la cantidad de música que puedes encontrar y descubrir gracias al rollo este de los «relacionados» es impresionante todo lo que puedes llegar a ver. Desde vídeos de animalitos entrañables haciendo gilipolleces a peleas muy violentas, asesinatos, o vídeos de veinte minutos del plano fijo de una máquina tragaperras, tutoriales de uso de real dolls…

A nivel antropológico es brutal, no sólo por los vídeos que puede llegar a subir la peña, que en algunos casos demuestra que tienen algo muy oscuro en la cabeza o que tenemos todos ya que yo soy espectador pasivo, sino por los comentarios que genera, ahí es donde está realmente la madre del cordero, en los comentarios que hace la gente desde el anonimato y que pone de manifiesto lo mal que está la cosa…

También a nivel artístico hay muchísimo material, nosotros ahora mismo estamos suscritos a un canal del que para mí es uno de los mejores video artistas que conozco, «Memory Hole», muchas de las nuevas ideas y conceptos estéticos de Fiera están inspirados por las videocreaciones de este tipo.

La brutal película Themroc de Claude Faraldo, en la que su personaje principal sufre un proceso de involución hacia un estado primitivo y bestial, ha ejercido una enorme influencia en Fiera. De hecho, os definís como un vehículo para reencontrarnos con esa parte nuestra más salvaje e instintiva y de alguna manera, evolucionar a algo mejor desde ese punto.

Me parece una excelente descripción de lo que es la esencia de corrientes como el punk o la no wave –otro referente clave en vuestro sonido-, y una vez escuchada vuestra música me interesa saber cómo la lleváis a vuestras actuaciones en directo, en las que, entiendo, hay un gran componente de performance. ¿Cómo serán los conciertos de presentación de Aljarafe?

F: Yo me como a pablo. Jejejeje, pues la verdad es que estamos curando el directo para que suene campeón, que ya es difícil. Tenemos una época hasta arriba de curro con otros proyectos y, con el nuevo formato de dúo, de momento van a ser conciertos al uso, con alguna pincelada performática pero no tanto como nos gustaría. Estamos también trabajando en ideas para vídeos y demás pero bueno, poco a poco. Hay que encontrar el hueco para preparar bien la movida y que no acabe siendo una panoja pretenciosa. Si vamos a incluir elementos de performance o escénicos, hay que trabajarlo y dedicarle tiempo. Por ahora vamos a rodar el directo y veremos a dónde somos capaces de llegar.

Este aspecto se ve ampliado en el modo en el que trabajáis la instrumentación de vuestra música. En el sentido de que os gusta explorar en chatarrerías para encontrar el material con el que crearos vuestros propios instrumentos. Esto crea una relación intima muy especial con los mismos y os permite “tocarlos” de una manera primitiva e instintiva y construir vuestro propio lenguaje sonoro. De hecho admitís que, en parte, lo hacéis porque es más “fácil” que aprender a tocar un instrumento convencional. Cosa que me parece relativa, para muchos sería probablemente más “difícil”. ¿Cómo se da ese proceso de búsqueda y de elaboración de instrumentos y sonidos? Y en cualquier caso, ¿vais a seguir evolucionando por ese camino u os planteáis en algún momento incorporar sonoridades más convencionales? (ya sea por vuestra parte o por otros músicos).

F: En general, lo que usemos para hacer música va a depender de lo que queramos hacer en ese momento, nunca lo sabemos a ciencia cierta. Sí que tendemos ha buscar sonoridades nuevas pero siempre al servicio de la obra. En este disco, en realidad, ya usamos sonidos convencionales mezclados con los instrumentos que fabricamos. En el primer disco sólo había lo que fabricábamos nosotros, era más crudo y vacío. ‘Aljarafe’ tiene una capa extra de electrónica. Lo mezclamos con lo nuestro a ver a qué suena todo junto. No creo que estemos aportando nada nuevo a nivel de sonido más que utilizarlo para encontrar nuestra propia voz. En ese sentido supongo que, si aportamos algo nuevo, es más la manera de mezclarlo y la historia que contamos.

Esa exploración de los instrumentos, no excluye a la voz. En mi opinión hay un fabuloso trabajo de exploración y riesgo en la aportación vocal de Pablo que me gustaría destacar especialmente, tanto desde el punto de vista de su textura como de su contenido lírico. Dada su apariencia áspera y limitada, uno podría pensar que te dedicas a berrear pequeños eslogans sin más, especialmente si piensas lo mismo de un John Lydon o Marke E Smith y similares. Y creo que esa apreciación se aleja muchísimo de la realidad, esa capacidad de síntesis y de los mensajes que a la vez se mezclan y deforman para estimular una cantidad infinita de visiones y de lecturas, y ese retorno al gruñido y al grito gutural para, desde ahí, construir un lenguaje propio, me parece extraordinaria y uno de los grandes atractivos de Fiera. ¿Cómo trabajáis las letras y las voces de las canciones?

F: Bueno, gracias por el reconocimiento. Efectivamente esos referentes que mencionas a los que añadiría Arto Lindsay y Bukovsky, han sido las influencias básica a la hora de iniciar la investigación. A partir de ahí llevo tiempo intentando entresacar esas formas e ideas del mundo que me rodea, la sevillanía, el mundo gris de las oficinas, los polígonos, los gimnasios, las tradiciones capitalistas. En las letras intento hablar de todo esto pero desde el punto de vista de la ansiedad y la desorientación que me provocan, del propio autoanálisis, de la esquizofrenia en la que vivimos inmersos.

Todo va muy rápido, casi no hay tiempo de analizar lo que nos está pasando, hacia donde vamos…De ahí que muchas veces las letras puedan parecer ideas sueltas dichas al azar, porque así es como aparecen en mi cabeza a lo largo del día, como ráfagas de electroshocks que no sabes muy bien de dónde vienen pero que te mantienen activo como un autómata.

Con la forma de interpretarlas sucede lo mismo. El automatismo y la robótica mezclados con el grito desesperado que aún tenemos detrás del páncreas. También estoy intentando añadir una parte chulesca e irritante relacionada con el ego que constantemente nos amenaza que incluso me provoca vergüenza ajena de mi mismo pero con la que estoy dispuesto a enfrentarme, a ver que pasa…

En “Mono de Trabajo” por ejemplo, me parece apreciar ecos de vuestra colaboración con El Niño de Elche y los Voluble en RaVerdial, tanto en la música como en las inflexiones vocales. Obviamente El Niño de Elche posee un talento vocal al alcance de muy pocos y no se trata de imitarle ni nada parecido, pero ¿qué diríais que os ha aportado la colaboración con él y al mismo tiempo que pensáis que habéis podido aportar a su discurso? (No he querido pasar por alto este tema porque el discurso artístico de El Niño me parece uno de los más lúcidos, ricos y verdaderamente transgresores en este país y creo que es importante destacar el papel que habéis podido tener en su desarrollo. No puedo olvidar, en este sentido, vuestras demoledoras actuaciones en las dos últimas ediciones del Sónar Festival).

F: Pablo es el que ha hecho toda la música de raverdial, junto con Raúl Cantizano. Al igual que Dani Alonso y yo hicimos gran parte de Voces del Extremo. Así que, entre Fiera y Pony, hemos trabajado en dos discos con Niño de Elche. La influencia es obvia. Lo que nos aporta Paco son caminos nuevos, la posibilidad de experimentar con él en terrenos que no imaginábamos. En lo musical, él ha aprendido mucho con nosotros, cuando lo conocimos no escuchaba ni Kraftwerk. Pero, como es una esponja, en poco tiempo ha absorbido influencias, géneros musicales y trazado su camino. Y esto es algo que continúa, uno nunca deja de investigar. Estamos contentos con los frutos de las colaboraciones, ha sido un viajazo.

Hasta el momento hemos tendido a ver a Pony Bravo como la banda madre y a Fiera como un apéndice de la misma. Pero tras este fenomenal disco, yo, al menos, no tengo claro que sea ya así. Considero que Fiera es ya una banda con su propia personalidad y recorrido y me gustaría saber cuál es vuestra perspectiva en este momento. ¿Váis a dar continuidad a Fiera con más discos y convertirla en vuestra actividad principal? O ¿seguirá siendo Pony Bravo el nucleo referencial? (o quizá ni lo uno ni lo otro…)

F: Fiera siempre ha sido otra historia. Lo único que tiene en común con Poni es que éramos los mismos. Los dos proyectos comparten alguna línea argumental pero, básicamente salió todo de la cabeza de pablo. Llevaba gestando la idea un par de años y un día apareció con un puñado de demos y flipamos en colores.

Nos contó las ideas que tenía: la crudeza, la construcción de instrumentos, la actitud… fue muy inteligente por su parte la decisión de partir de un set de instrumentos que no tenía nada que ver con lo que habíamos hecho hasta el momento. Esto ya nos colocó en un lugar nuevo y, aunque costó al principio pillar el flow entre todos, enseguida vimos que teníamos algo muy interesante por delante.

Disfrutamos mucho con el primer disco, hicimos conciertos e incluso un espectáculo escénico (Wildworking) donde sometíamos al público a una sesión de coaching extremo. Pero toda la cacharrería que llevábamos hacía muy difícil girar y tocar en según qué sitios. “bueno, tocaremos poco y en sitios guays…” pensamos. Pero, la verdad es que hubiera hecho falta una producción que no éramos capaces de asumir, así que el proyecto se quedó un poco en stand by.

Con ‘Aljarafe’ estamos en una etapa nueva, han pasado seis años desde el primer disco y, ahora que somos sólo pablo y yo, nos propusimos reducir el set primero y meter electrónica después. Ha sido una bocanada de aire fresco. Además, los dos llevamos años escuchando electrónica y las influencias y referencias musicales para los temas nuevos iban todas por ahí. Todo ha encajado en tiempo y forma. Seguimos con poni a tope trabajando en el siguiente disco y con la fiera esperamos crecer este año.

Para terminar otra de las bandas que me vienen a la memoria cuando escucho “Aljarafe” son vuestros compañeros de sello Fasenuova. Una banda a la que aprecio muchísimo y con la que adivino que debéis sentir afinidad. ¿Con qué otras bandas sentís afinidad musical, artística e incluso filosófica? ¿Preparáis alguna colaboración con alguna de ellas? Aquí quiero comentar que me gustó mucho lo que dijisteis en Karate Press sobre que las colaboraciones deben tener más sentido (de tener objetivos artísticos más definidos y ambiciosos, entiendo) y no limitarse a un “tocar juntos con gente que me gusta y me cae bien y nos viene bien que nos vean junto a ellos”.

No te imaginas la ilusión que nos hace compartir sello y conciertos con la Fase. Somos fans desde hace años, de Fasenuova, Discos Humeantes, Balcanes y toda la movida que tienen en Oviedo. Nos parecen un modelo a seguir. La decisión de sacar el disco con otro sello en lugar del Rancho fue difícil, pero llega un momento en el que simplemente te apetece probar un camino nuevo.

Convenimos que era lo más sensato centrar todos los esfuerzos del Rancho en Pony Bravo y aceptar el plan que Pablo Humo nos ofrecía para Fiera. La filosofía de Humo va muy en la linea del Rancho, pero cada uno con su personalidad, por supuesto, así que es una relación de la que podemos aprender mucho. Estuvimos colaborando con Hevi (Malandrmeda, Fluzo) para un tema y nos quedamos cortos de tiempo. Pero quedan las ganas.

El tema de las colaboraciones es muy jugoso y ojalá tengamos la oportunidad de llevar a cabo lo que se nos ocurra. Sentimos afinidad con Los Voluble, la Fase, Betunizer, Cuchillo de Fuego, Fabuloso Combo Espectro, Industrias94, Zar1 es la polla…