#Entrevistas

Rebolledo: “Ante tiempos duros, qué mejor terapia que el baile”

Entrevistamos al productor mexicano antes de que actúe este sábado en el Hivernacle con Pachanga Boys, su proyecto junto a Superpitcher.

17.11.17
Carles Novellas

Mauricio Rebolledo estuvo muy presente en los inicios del sello Cómeme, colaborando con Matías Aguayo en giras conjuntas y hits del calibre de “Pitaya Frenesí” (además de protagonizar de alguna forma este otro banger inolvidable). Ha sacado discos que han marcado un camino a seguir para toda una nueva generación de productores house. Y, por supuesto, se alió con Aksel Schaufler, aka Superpitcher, para formar el dúo Pachanga Boys.

Este último proyecto será protagonista este fin de semana en la segunda de las fiestas que se celebran en el Hivernacle del Poble Espanyol, en Barcelona, en el showcase de Life & Death. Junto a ellos estarán el jefe del sello, DJ Tennis, John Digweed, Marvin & Guy, Discos Paradiso Crew, Margot, The/Das y MLiR.

Aprovechando que llega a España ya mismo y que somos muy fans, hablamos con el mexicano sobre su momento actual, su relación con su país, bailar en tiempos oscuros y como comer chiles picantes hasta decir basta.

¿En qué momento se encuentra Pachanga Boys ahora mismo? ¿Hay nuevo disco a la vista?

En el último par de años Aksel y yo nos enfocamos en nuestros proyectos individuales los cual tomaron mucho tiempo a cada quien, yo con mi álbum “Mondo Alterado”, seguido por el álbum de remixes “Mondo Re Alterado”; y él con The Golden Ravedays, su MEGA album de doce capítulos que ha ido viendo la luz a lo largo de todo 2017. Ambos colaboramos uno con el otro, él haciendo una gran versión de uno de mis temas, yo haciendo vocales para uno de los suyos. No hemos tenido tiempo de juntarnos en el estudio por la misma razón, tenemos ideas y conceptos pero no nos hemos sentado a concretarlos. Tampoco tenemos prisa. En cuanto a shows, nos limitamos a hacer solo los que realmente nos llaman la atención en festivales, clubes o contextos que realmente nos interesan al lado de amigos y gente con la que nos identificamos. Creemos que Pachanga Boys es muy especial como para hacerlo muy frecuentemente.

¿Como os organizáis el trabajo con Aksel?

Nunca hemos tenido una regla, pero lo que siempre ha sido muy importante es trabajar juntos en el mismo espacio, nunca hacer nada a distancia. Las ideas nacen estando juntos y el desarrollo de nuestras producciones siempre se dan estando uno al lado del otro. Por lo general nunca nos sentamos si no tenemos una idea ya de lo que queremos hacer, todo lo que hemos producido hasta ahora ha sido resultado de una idea clara.

¿Qué espacio te da el proyecto Pachanga para probar cosas que quizás no pruebes cuando trabajas en solitario?

Creo que siempre he sido muy libre en hacer lo que he querido con ambos proyectos, pero definitivamente Pachanga a veces me permite tomar riesgos más extremos, ya que con el balance que Superpitcher da con su experiencia y perfeccionismo se que el resultado, aunque loco, siempre será de calidad.

Vuestra intención siempre ha sido aportar alegría y felicidad a la pista de baile ¿Sigue siendo así? ¿Resulta difícil a veces entregarse al hedonismo y al placer teniendo en cuenta la convulsión en la que parece haber entrado el mundo en los últimos tiempos?

Sigue siendo así, sí. En estos tiempos tan alterados, el enfoque tal vez no se trata de hedonismo todo el tiempo, si no de positivismo para lo que viene y de válvula de escape. Ante tiempos duros, que mejor terapia que el baile. Así ha sido en los últimos años por ejemplo en Mexico, donde hemos pasado temporadas difíciles; en Monterrey, por ejemplo, tenemos un club llamado TOPAZdeluxe con unos amigos, y nuestros slogans en la época cuando la ciudad sufrió una ola de violencia y había muy poco ánimo en la gente eran  “Recuperando la ciudad” y “Vamos a bailar”. Lo cual, creemos, dio un espacio y oportunidad a quienes nos siguen precisamente de eso, despejar la cabeza y responder a la tempestad en la pista de baile. Recientemente después de los sismos que sucedieron en nuestro país, obvio los ánimos eran muy poco festivos, pero al hacer una campaña en la que se recaudarían fondos para la causa, en una noche en la que compartí escenario precisamente con DJ Tennis, la idea para promocionar la fiesta era la misma: “Bailar es ayudar”. Tuvimos un lleno completo, nadie pidió estar en “la lista”, y la energía fue vibrante. Con lo recaudado esa noche pudimos construir una casa (modesta) para una familia que había perdido todo.

Creemos que Pachanga Boys es muy especial como para hacerlo muy frecuentemente.

En los últimos años algunos de los artistas más interesantes del house actual (Red Axes, Moscoman, Axel Boman) parecen haber tomado un camino que gente como Matías o tú abristeis hace tiempo, ese house marciano que tan bien casa con la psicodelia o los ritmos de tradición latina. ¿Crees que de alguna forma habéis creado escuela? 

No sé si escuela, pero creo que sí que fue un punto de partida para que gente independiente se animara a sacar a la luz sus ideas “raras” o fuera de lo establecido. Sí creo que ha habido un antes y un después en la escena musical a partir de los tiempos de Cómeme y Hippie Dance.

¿Te pasa que escuchas de vez en cuando alguna propuesta que te recuerda a lo que tú has hecho antes?

Sí, más de una vez… por ejemplo hay por ahí un proyecto que no solo escucharlo me recuerda a mi mismo o incluso a Pachanga Boys, también sus fotos de prensa, en algún momento sus outfits, o su estética en general… Pero pues todo bien…

Todos los artistas, en cualquier campo, de alguna forma u otra se han basado en lo que han hecho otros antes ¿cuales son esos artistas en tu caso?

Moroder, John Carpenter, Michael Jackson, Green Velvet, Kiss, las marchas y la música de tribus africanas han sido referencias y fuente de inspiración para mi desde pequeño.

¿Cuál es tu relación con España y su público?

Siempre un placer volver. Me encanta el público, me identifico mucho con ustedes. La comida siempre es un gran plus y buena excusa para, cuando es posible, extender mis estadías. A Madrid por alguna razón hace ya algo de rato que no he vuelto, pero Barcelona es una muy agradable constante que cada año repito en varias ocasiones.

¿Y con México? ¿Sigues conectado a tu país de forma especial?

Sí, mucho. Como te decía soy socio de un par de clubs, en Monterrey y Ciudad de Mexico, donde doy mi input y tratamos de impulsar la escena. Gente interesante está haciendo música por allá y alguna de esta ha sido editada en nuestro sub sello You And Your Hippie Friends. Justo ahora estoy a punto de terminar mi nuevo cuartel y estudio en las afueras de mi ciudad natal, Xalapa, donde espero poder pasar suficiente tiempo para crear cosas interesantes.

Vives en Francia desde hace un tiempo. ¿Qué te da París y por qué has decidido establecer tu base en la ciudad?

Han sido 5 años muy lindos, El amor fue lo que me hizo quedarme en esa ciudad, y su belleza, la variedad cultural y la impresionante comida hicieron de ese tiempo algo muy placentero. A finales del verano dejé mi apartamento ahí y por el momento estoy medio homeless. No tengo base en Europa de momento y he pasado la mayor parte del tiempo en tour desde ese entonces.

Moroder, John Carpenter, Michael Jackson, Green Velvet y Kiss han sido referencias y fuente de inspiración para mi desde pequeño.

¿Qué te gustaría hacer, en lo musical o en lo personal, qué no hayas hecho aún?

Con mis socios y grandes amigos con los que tengo TOPAZdeluxe queremos emprender nuevos proyectos, relacionados con música, pero no precisamente clubs, algo un poco más adulto y cultural, tal vez involucrando también un ángulo culinario. Con mi padre, que es arquitecto, tengo la inquietud de empezar una linea de diseño. En los últimos tres años hemos trabajado juntos construyendo este nuevo lugar que te comentaba y muchas ideas nos han venido a la cabeza que quisiéramos ejecutar. En algún momento incursionar en el mundo del automovilismo deportivo también me encantaría. Musicalmente, tengo varias ideas con toques psicodélicos y mentales que me gustaría proyectar para un futuro a medio plazo.

Siempre me impresionó tu victoria en el concurso de comer chiles de Alemania en el 2010 ¿crees que podrías volver a ganar si te volvieras a presentar? 

Jajajajaja… no lo sé… Esta gente se dedica a eso, así que creo que vendrían más preparados… yo estoy fuera de práctica y bastante mas viejo. Me gusta la idea de haberme retirado en la cima, jajajaja.