#Entrevistas

Rashad Becker y el sonido de Berlín

El prestigioso ingeniero y productor alemán ofrece una charla y un directo este viernes 9 de febrero en el Hangar de Barcelona.

05.02.18
Carles Novellas

Puede que su nombre no sea muy conocido así de primeras, pero para muchos de los freaks de la electrónica alemana (y no alemana) Rashad Becker es un tótem, una figura clave, maestro de uno de los momentos esenciales de la creación sonora: la masterización .

El culto y el prestigio se explican por si solos cuando se repasa la lista de los artistas con los que ha trabajado: Kevin Drumm, Monolake, Burnt Friedman, Laurel Halo, Jim O’Rourke, Jamie Lidell, Pantha Du Prince, Alva Noto, Schackleton, Holly Herndon, Ital, Fennesz, Visionist, M.E.S.H., Visible CloaksMatmos, Sakamoto… y ya paramos, porque no terminaríamos nunca.

Además, Becker también ha publicado dos álbumes, «Traditional Music of Notional Species, Vol. I» (2013) y «Traditional Music of Notional Species, Vol. II» (2016), ambos en PAN.

Este viernes 9 de febrero aterriza en Barcelona para ofrecer una charla y un concierto en Hangar, Barcelona. La entrada solo cuesta 3 euros.

La charla nos llevará por un viaje a través de su experiencia dentro de la escena musical de Berlín desde los años 90 hasta la actualidad, explicando cómo se acerca a componer y tocar en vivo y como su trabajo como ingeniero de mastering en más de mil discos de varios estilos refleja su papel como creador.

Aprovechamos para lanzarle unas preguntas por mail antes de su llegada.

¿Qué es exactamente la masterización? Es posible que algunas personas utilicen (utilicemos) la palabra sin saber exactamente lo que significa…

Masterización es básicamente post-producción en música. Es la producción del llamado ‘master’, que se usa para la duplicación, el último paso del tratamiento que el material recibe antes de su lanzamiento definitivo. Puede abarcar cambios bastante drásticos o solo un ligero retoque. A veces es un proceso específico para ciertos medios, como, por ejemplo, vinilo o cassette. De todas formas esta es una pregunta demasiado amplia para contestar en unas líneas, para saber más lo mejor es consultar algunos de los muchos artículos excelentes y detallados que se pueden encontrar en Internet al respecto.

¿Dubplates y Mastering y Clunk son más o menos el mismo lugar?

No, son lugares completamente diferentes. Dubplates & Mastering es un estudio de masterización de vinilo creado en 1995. Clunk es mi propio estudio, creado principalmente para producción, grabación, mezcla y diseño de sonido, aunque es verdad que ahora también hago ahí la mayor parte del trabajo de masterización. En Clunk por ejemplo no se puede hacer el corte del vinilo. También me sirve, lógicamente,  como estudio para producir mi propia música.

¿Cómo te gusta trabajar? ¿llegas a primera hora al estudio por ejemplo? ¿Trabajas solo? ¿Necesitas silencio a veces? 

Sí, empiezo a trabajar temprano todos los días. No tengo una rutina diaria fija y trabajo solo; este tipo de trabajo es difícil de compartir entre varios ingenieros y varios oídos. Y, por supuesto, disfruto del silencio y muchas veces lo necesito, como todos los humanos.

¿Tocas algún instrumento tradicional? He leído que uno de los que sabes tocar es el trombón…

Toco varios, pero ninguno realmente bien. Aprendí piano y guitarra durante un período prolongado de tiempo. Disfruto mucho tocando el bajo sin trastes, y empecé con el trombón hace unos años, principalmente por su potencial tragicómico. El piano es un instrumento que admiro sistemáticamente por su sonido.

Has estado viviendo en Berlín desde hace mucho tiempo, incluso antes de que cayera el muro. ¿Cómo era la ciudad entonces? ¿Y cómo la ves ahora?

Al igual que en cualquier otro lugar, Berlín está sufriendo muchos cambios. Obviamente, cuando cayó el muro causó una transformación profunda en todos los niveles de la sociedad. Personalmente, nunca he llegado realmente a un punto en el que siento como si realmente perteneciera aquí, a pesar de que esta ciudad me ha proporcionado grandes momentos y muchas posibilidades. Creo que es un buen sentimiento a fomentar, el de no pertenecer a ningún lugar, porque tan pronto como se establece ese sentimiento existe una cierta apropiación del entorno, y luego, si las cosas cambian, pueden surgir el enfado o la frustración. Con respecto a todas las bromas que se suelen hacer sobre el hecho de que Berlín ya no es lo que solía ser, la mayoría de ellas las suelen hacer personas que han estado aquí solo uno o dos  años.

Obviamente, hay mucho que decir y analizar sobre los cambios y como se ha reconfigurado la ciudad; algunos de esos cambios son muy específicos y profundos, pero otros responden más bien a modas o momentos que pasan. De todas maneras, estoy bastante seguro de que la gente de los años 30 se quejaba de que Berlín no era lo que solía ser en los rugientes años 1920. Seguramente esa idea es bastante cierta si nos referimos al Kreuzberg de principios de los 70 comparado con el de la década de los 80, y también para todos los que eran residentes originales de la zona del Este a principios de los 90. Los buenos viejos tiempos para algunos son la nueva era horrible para otros.

Has publicado dos álbumes, ambos con PAN. ¿Cuál es su relación con el sello?

Con Bill Kouligas somos amigos desde hace muchos años. Habíamos trabajado juntos en muchas movidas antes de que él pusiera en marcha el sello. Enseguida que arrancó me invitó a que grabara un disco para él; sabía perfectamente lo que hacía porque venía a verme siempre que hacía algún directo. Lógicamente acepté encantado.

¿Cuál es la motivación o la idea base que necesitas para publicar un álbum en tu caso? ¿O no hace falta ninguna idea de partida?

Estos álbumes son de alguna manera la consecuencia o la materialización de ideas sobre las que hablo y pienso a menudo. Diseñar sonidos parece que es algo que se me da bien y que hago de forma natural, pero no es suficiente, no puedo simplemente agarrarme a ello y salir por ahí sin más. Necesito una referencia, una estrategia, un método de composición que me sirva de guía para saber qué estoy haciendo y me ayude a decidir de una forma u otra hacia donde voy. Tocar en directo es otra cosa, porque el contexto es instantáneo y tiene un carácter social, pero la música grabada tiene un efecto diferente en la vida de cada oyente.

¿Sientes que trabajas más con música o con sonido y ciencia? ¿Hay alguna una diferencia para ti entre esos conceptos?

Realmente no veo una distinción muy clara. «Música» es un término que se me hace un poco pequeño para mí, ya que puede abarcar casi cualquier cosa que alguien quiere que sea. Quizás se podría hablar de sonido organizado o de sonido de autor, aunque tampoco es del todo correcto, porque hay composiciones que funcionan bastante bien sin ser audibles, como las de Fluxus, por ejemplo. En el caso de Alvin Lucier o John Cage una composición musical podría ser solo una idea sistematizada. De hecho, muchos artistas que trabajan en el campo más estricto del sonido y del ruido parecen querer apartarse de la idea de «música». Personalmente creo que es un poco inútil e innecesario, ya que la «música» realmente no es una gran idea en si misma. Por otro lado, mucha música es muy científica; la mayoría de la música barroca, por ejemplo, o muchas formas de música tradicional. Pero, de nuevo, «ciencia» es otro término inabarcable, sujeto a cambios a través del tiempo y de las modas.

¿Podrías decirnos algunos discos en los que hayas trabajado que hayan sido especiales para ti por alguna razón? 

Bueno, por supuesto, cada vez que trabajo en releases de amigos cercanos es especial de alguna manera; no es que reciba un tratamiento distinto, sino que simplemente surge un impulso particular. Aparte de eso, el trabajo es trabajo, y si personalmente me gusta o no la música no tiene nada que ver con el hecho de que el trabajo en el disco sea más o menos memorable. Masterizar discos es mi trabajo diario, lo he estado haciendo durante mucho tiempo, y como todo el mundo tengo días buenos y días no tan buenos, pero es algo que ocurre independientemente del disco en el que estoy trabajando.

¿Qué vamos a ver el viernes en Hangar?

Toco mi música en vivo, partiendo de una narrativa puramente electrónica y semi-abstracta. En algunos pasajes hay destellos de humor, en otros la idea es que suene especialmente intenso.