#Entrevistas

Eduardo de la Calle: “No creo que vayamos en una buena dirección, pero hay que mantenerse positivo y disciplinado”

Hablamos con el productor madrileño, que ha empezado fuerte el 2018 con dos nuevos EPs de alto voltaje, uno de ellos en Planet E.

17.01.18
Carles Novellas

Fotografía de Pablo Gallardo. 

Eduardo de la Calle lleva muchos años trabajando muy en serio y haciéndose con un merecido espacio (y respeto) en el circuito internacional del techno, tarea nunca fácil.

Prolífico y versátil como muy pocos productores ahora mismo en España, en 2017 su nombre apareció en no menos de 10 discos, y este 2018 ha arrancado para él de forma fulgurante, con dos discos más bien distintos entre ellos, de los que informamos por aquí hace unas semanas, que cimentan aún más su merecida fama de trabajador incansable y productor siempre sólido.

El primero, ya publicado, es “Path EP”, publicado bajo el nombre Alphacom (proyecto a medias con Desiree Gamero, aka Kristina) y primera referencia del nuevo sello de la capital NNY Records. el segundo, que aparecerá en unos días (26 de enero) es “Icosahedrite”, su primer disco en Planet E, sello de Carl Craig.

Le pillamos justo en medio de ambas fechas de salida de los dos discos para un Q&A rápido sobre lo que significan estos dos nuevos capítulos de su larga discografía y como ha llegado hasta aquí.

(Foto de portada de Pablo Gallardo)

Empecemos por el final. ¿Como surge la posibilidad de publicar en Planet E? 

Hace cosa de un año empecé a formar parte del roster de Detroit Premiere Artists, que es la agencia de la mujer de Carl Craig, Hagi Craig, y fue a través de ella con la que empecé a tener un contacto más directo con Planet-E. Para mí significa todo con mayúsculas; haber dado este paso me da la posibilidad de obtener reconocimiento a nivel mundial de otros artistas a los que admiro y respeto, que es al fin y al cabo lo más importante para mí, sentirme parte de una cultura y un gremio.

¿Has seguido de cerca el trabajo y la evolución de Carl Craig? ¿Eres fan?

Sí, por supuesto. No solo he seguido su trabajo desde el principio, también me he estudiado al dedillo las discografías de Juan Atkins, Kenny Larkin o Stacey Pullen. Son artistas que me interesan mucho, ahora y siempre.

¿Por qué has titulado el disco haciendo referencia a la figura geométrica de las 20 caras?

Me pareció una buena metáfora. Que una música o un género se nutra de diferentes estilos, otros géneros u otras músicas no es algo novedoso, pero me pareció apropiado y acorde con la idea inicial que respiran los tracks.

¿Tenías ya los temas listos o los creaste de cero para ellos? ¿Te influyó a la hora de producir saber que iba a aparecer ahí?

Los temas en principio no eran pre-pedido, así que no recibí muchas influencias ni tampoco tuve demasiada presión por el hecho de que fueran a ser publicadas en dicho sello. Las hice sintiéndome muy cómodo, sin prejuicios.

Hablemos de Alphacom, que creo que se formó hace ya un tiempo. ¿Como está evolucionando el proyecto y qué ha cambiado desde que empezasteis hasta la salida de “Path EP”?

Sí, el proyecto se formó hace un par de años aproximadamente, pero desgraciadamente ya ha llegado a su fin después de editar dos referencias. No solo era un proyecto artístico sino también el fruto de una relación íntima entre Kristina y yo, y por desgracia después de nuestra separación pues no ha podido sobrevivir.

Últimamente estás sacando mucho material y con enfoques bastante distintos entre cada release. ¿Como te organizas en ese sentido? ¿Sabes siempre qué temas van a ir juntos en un mismo disco o tienes muchos sueltos y los vas reuniendo según vayan apareciendo las posibilidades de editarlos?

Bueno yo trabajo sin parar voy produciendo lo que me va apeteciendo, lo cual es una suerte la verdad 🙂 Acabo exhausto de producir ciertos estilos y paso a otros estilos a modo de “descanso” diría yo. Así que esta es mi manera de trabajar, producir sin parar y saltar de un estilo otro para descansar de la monotonía. La verdad que acabo bastante cansado de producir temas en serie.

¿Con qué tipo de género o sonido te sientes más cómodo ahora mismo?

Últimamente estoy produciendo temas mucho más glitch, con influencias muy fuertes de Boards Of Canada, Autechre y Aphex Twin. Pero el techno está siempre ahí, como pivote central. Siempre hay remixes y cosas pendientes por acabar y que tienen relación con el 4×4 , como las últimas remezclas a Tiga o DJ Hell.

También tienes tu propia plataforma, Analog Solutions. ¿Te da tiempo a llevarla y a estar encima semana a semana?

Bueno es una plataforma que está también llegando a su fin con el release número 20. Quisiera embarcarme en un nuevo proyecto y la verdad que me gustaría finiquitar antes el sello con esta última referencia y un recopilatorio en digital, para pasar a una nueva etapa con aires más frescos.

El nombre del sello denota un amor especial hacia los sonidos y los procesos analógicos. ¿Qué te da lo analógico que no encuentres en el espectro digital? 

Bueno la diferencia entre lo analógico y lo digital es obvia y yo diría que es algo abismal. Aunque tengo que admitir que lo digital nos está ahorrando muchos quebraderos de cabeza a nivel técnico y nos está también facilitando mucho la tarea. Así que, bueno, no reniego ni de una cosa ni de otra. Ahora mismo me mantengo al margen de decantarme por posturas extremas.

Has publicado en sellos como International Deejay Gigolo, Turbo, Hivern Discs, Mule Musiq, Forbidden Colours, Cadenza, Semantica, Nonplus o Mental Groove. ¿Como estableces la relación con ellos? ¿De qué forma crees que te ha ayudado en tu proceso creativo y en tu propia labor al frente de Analog Solutions?

Mi relación con ellos se establece a través de los años: sacar en un sello te lleva hacia otro sello, conocer una persona te lleva a conocer a otra, y así vas avanzando. También he trabajado en tiendas de discos muchos años y ya conocía a mucha gente previamente. Más que ayudarme en mi proceso creativo, simplemente me ha hecho mucha ilusión formar parte de plataformas que me han visto crecer. Mi inspiración viene de otros sitios otros lugares más complejos. Y, bueno, es evidente que sacar en estos sellos me está ayudando a nivel internacional, a consolidar mi posición como productor y DJ. Al final con lo que me siento identificado es con mi trabajo. Y es sin duda una grata bendición el hecho de que la música pueda ser mi medio de vida.

¿Te sientes especialmente cercano a alguno de ellos?

Bueno cada persona tiene su carácter y cada artista tiene una manera única de llevar su sello hacia delante. Las relaciones comerciales con los artistas pues a veces son más difíciles y otra veces más llevaderas. Todo depende del dueño del sello, la manera que tenga de relacionarse con los demás y como sea su lado humano.

Y dos últimas pregunta un poco más de carácter abstracto-temporal: en todo este tiempo que llevas como productor metido de lleno el mundo de la electrónica, ¿cuál crees que ha sido el principal cambio que ha afectado tanto a creadores como a oyentes?

El principal cambio ha sido y es la forma de expresión de los Djs encima de un escenario. Me refiero al acto original de mezclar, que ahora es algo muy minoritario. Para las masas ahora están los “artistas McDonalds”, que aparecen con todo pre-cocinado y su trabajo es nulo. Seamos honestos: no hay nada allí, son “selectors”, simplemente, no djs.

¿Y hacia donde crees que va la experiencia de escuchar, grabar y disfrutar de la música en el futuro a corto plazo?

La experiencia de escuchar depende directamente de la sensibilidad de del oyente. Desgraciadamente, a nivel social y cultural, las generaciones más jóvenes están muy linkeadas a las nuevas tecnologías, que son aliadas de la vagancia, por decirlo de alguna forma. No creo que vayamos en una muy buena dirección en ningún aspecto, pero igualmente hay que mantenerse positivo y disciplinado.