#Entrevistas

DJ Clara! saca a bailar las Reggaetoneras

La artista nos habla sobre qué se esconde detrás de su especial segundo mix y de su pasión por el Reguetón.

17.08.16
Frankie Pizá

El Reguetón es un género migratorio que pasó de Panamá a Puerto Rico y desde Estados Unidos al resto del mundo sin perder una naturaleza estigmatizada. Casi siempre se habla de él en términos de «vulgaridad» y «machismo». Un tipo de machismo que siempre ha perseguido a géneros culturalmente más enraizados como el Hip Hop.

Paradójicamente, en poco más de una década, el Reguetón se consolidó en el mainstream americano mientras que en Puerto Rico generaba detractores y opuestos a su carácter musical.

Teorías sobre su expansión dentro del territorio norteamericano hablan de una conexión con la proliferación de la pornografía, que se empareja con los atributos hiper-sexualizados del Reguetón, y las teorías sobre la aparición de detractores apuntan a las políticas de «blanqueamiento» del gobierno norteamericano en zonas como Puerto Rico.

Su éxito en las discotecas de todo el mundo y su perpetua presencia en las radios han moldeado su mala fama y su influencia se nota ya a todos los niveles: desde la música de masas a la vanguardia electrónica.

Su integración en un ámbito más experimental tiene que ver con la inmigración, el desarraigo sonoro y la rápida globalización de ritmos como el tresillo; ahora se observa una lógica definida tras la aparición de NGUZUNGUZU, Arca, Kamixlo o colectivos como Janus Berlin, aunque hace 5 años nadie hubiera imaginado que el riddim del Dembow se convertiría en una tendencia.

Justo en un transcendental momento político en Europa, aquel que parece no observar ningún beneficio en la multiculturalidad, el Reguetón se integra de forma sutil en puntos claramente determinantes: desde los catálogos de Hyperdub a las portadas de la ilustre tienda Boomkat.

La segunda edición de las mixtapes «Reggaetoneras» de DJ Clara! aparece en un momento muy particular: es la primera vez que una selección de este tipo recibe tanta atención por parte de un establecimiento tan respetado y se edita de forma limitada por un sello europeo en primera línea de vanguardia.

Editions Gravats, co-fundado por el parisino Low Jack, edita en casete una mixtape centrada en presentar Reguetón femenino como el de Tomasa Del Real, Ivy Queen o Planta Carnívora.

La gallega, colaboradora del colectivo PRR! PRR!, combina voces pioneras y contemporáneas en un momento en el que las cuestiones de género que han intervenido en el desarrollo popular del estilo están mutando hacia un nuevo paradigma.

Hola Clara. Desde cuándo llevas haciendo mixtapes? Y cuánto tiempo llevas en Bélgica?

Hola Frankie. Estoy empezando. Es la primera vez que saco un mix en cinta. Llegué a Bélgica en 2011. Hará unos tres años mi amiga Juliette (aquí su último mix) me dijo de poner música, de manera informal, en una fiesta en el Student en Bruselas. Me encantó y seguí.

Cómo se ve nuestro país desde allí?

Como en todas partes, se ve poco. Seguramente si pregunto a mi entorno belga y francés si conocen música española no saben decirme. Puede que algunos sí que escuchen Esplendor Geométrico o EVOL. A David (Dj Coquelin) le gusta la Mákina y el Newstyle español.
Obviamente, te hablo de los géneros que tratas en la web, aunque a mi el pop también me interesa mucho y pasa lo mismo.

“Reggaetoneras” en sus dos ediciones es una forma de canalizar los recuerdos musicales de la adolescencia? De qué etapa estamos hablando concretamente?

No diría tanto, pero tengo un recuerdo muy claro de la primera vez que fui a Pirámide, una discoteca que abría para los menores en Coruña, y escuché por primera vez «Dale don dale» de Don Omar. Aluciné. Eso sí, la única mujer que recuerdo que sonase por aquí es el «Papi Chulo» de Lorna.

Éstos recuerdos, en los que había Reguetón y ritmos latinos, pueden coincidir con muchos de los de tu generación. A pesar de que hasta hace unos años no se había aceptado así…

Cuando se ponen esas canciones en alguna fiesta con gente de mi generación parecen muy contentos y se las saben todas. Con españoles, porque por mi experiencia con belgas y franceses no las conocían.

A qué se debe según tu punto de vista el creciente interés por los ritmos que hasta ahora eran demonizados por la vanguardia? Ha ayudado que personalidades como Arca o Endgame los incorporen?

La verdad es que no lo sé y prefiero no especular para no decir tonterías. No intelectualizo mucho la música. Estoy haciendo el doctorado en Bellas Artes y ya me paso el día intelectualizando otras cosas, la música para mi es más una vía de escape. Espero que no suene frívolo.

Siempre me han gustado cosas muy diferentes en música y nunca creí que porque algo fuera comercial o popular no pudiese ser bueno. Además me gusta mucho bailar y esos ritmos «demonizados» suelen ser muy bailables.

Me parece que hay mucha gente a le que le da reparo darlo todo bailando, yo no tengo mucha vergüenza para eso y me sienta mucho mejor que cualquier psicólogo. También me encierro a bailar donde nadie puede verme y salgo como nueva.

Hice pruebas con la Reggaetoneras 2 para ver si era bailable antes de enviarla hasta que pasó el test.

O es el resultado de una apropiación cultural que tarde o temprano tenía que ocurrir? Llámalo globalización o desarraigo sonoro…

No creo que sea algo nuevo, solo que con internet va más rápido.

Crees que el inmediato futuro de la música electrónica pasa por este método? Reinventar folclores, ritmos africanos, someter a hibridación a tradiciones que apenas conocemos…

Qué complicado. Quiero dejar claro que no somos expertos y hacemos esto desde la admiración, sin querer apropiarnos nada. Ojalá otra gente haga más reggaetoneras. El primero lo hice explorando en youtube, blogs, forums… para el segundo, además de mucha exploración en la web, pedí ayuda, por ejemplo, puse un anuncio en Classical Trax y Louis Me me pasó la canción de Las Canarias que es de mis favoritas, y en Sister, Cristina Claudil me habló de Keribel que fue un descubrimiento increíble, tiene muchos temas muy buenos. Aprovecho para dar las gracias a la gente que me ayudó.

Cómo ha acabado la segunda edición de tu proyecto en el sello de Low Jack?

Gravats son amigos, les dijimos que estábamos haciendo la segunda parte de las Reggaetoneras y nos dijeron de mandárselo. Yo estoy muy contenta porque admiro lo que hacen y como lo hacen.

Cuál es la historia detrás del colectivo PRR! PRR!? Todos estáis en Bélgica, verdad?

David Coquelin y Fregant Cloarec son muy buenos amigos, se mudaron al mismo tiempo a Bruselas desde Bretaña. La ciudad, los encuentros y el ambiente les dieron ganas de montar PRR! PRR!.

Yo los conocí cuando estaban empezando y colaboro puntualmente, además de ser consejera-amiga-novia-madre del bebé DJ en camino. Con David nos vinimos a Vigo el octubre pasado pero nos volvemos a Bruselas en septiembre. Yo soy de cerca de Coruña.

Aunque resulta obvio, qué hay detrás de la idea de sólo escoger MCs femeninas? Es una forma de exponer que quizá tenemos una idea inadecuada del Reguetón o una forma de reclamar un cambio?

Como se me da muy mal hablar de estos temas, preferí hacerlo de una manera más concreta. Por una parte, en otoño estaba escuchando bastante Reguetón y me di cuenta de que las únicas mujeres que conocía eran Ivy Queen y Lorna. Pregunté alrededor mía si alguien conocía otras mujeres en el Reguetón y nada.

Entonces busqué y puse Reggaetoneras en internet sólo con la idea de darles un poquito de visibilidad y animar a otras personas a seguir informándose.

También me rayaba que a menudo cuando decía que me gustaba el Reguetón me contestaban «pero si es muy machista». Claro que hay Reguetón machista, pero como en todos los géneros.

No creo que porque una música sea sexual tenga que ser machista. Sería maravilloso que le diese ganas a otras mujeres de ponerse a producir y cantar Reguetón.

Qué música sueles escuchar ahora?

Llevo unos meses escuchando Ex-to-see de Jeremih en bucle, adoro los ñiquiñquiñiqui y los aaah aaaah del fondo.

Tu enfoque sobre el Reguetón se extiende también a tus producciones?

Los mixes los hago de una manera bastante intuitiva y subjetiva, cosas que me hacen bailar y reír. Me interesa la mezcla de culturas, por ejemplo las versiones Zouk de canciones de R&B. Reggaeton Signatures no necesita muchas explicaciones, es un collage de firmas.