#Entrevistas

Bejo: Lo que dice la juventud

30.09.16
Frankie Pizá

«Nada es demasiado agresivo ni demasiado intenso» decíamos de él y de sus Locoplaya, el colectivo que comparte con Don Patricio y Uge. Desenfado natural y una cercanía al espíritu sonoro de los 90 retratan a Bejo, un rapero que suena a él mismo por encima de todo.

Nuestra mirada está puesta en las Islas Canarias: hace ya muchos meses que tomamos contacto con los Broke Niños Make Pesos (BNMP) y el regreso del Niño Maldito no ha hecho más que remarcar la idea de que el futuro de la música urbana de nuestro país pasa por el archipiélago.

En Bejo confluyen humor, su lúdico día a día, hedonismo, buenas vibraciones y una forma única de hacer sonar y transmitir sus pensamientos. Al margen de su personalidad narrando lo que se le pasa por la cabeza, Bejo es un reflejo de lo que dice la juventud, de que no hay ninguna necesidad de ponerse riguroso:

«No me gusta transmitir nada en concreto, más bien recalcar las cosas curiosas, absurdas».

Ya destacamos su singularidad en «Mango» o hablamos de él cuando surgió “SÍLABA TÓNICA R.I.P.”. Bejo estará junto a One Path o E.J. Marais este fin de semana en la nueva cita organizada por el colectivo Suave y FESTeen.

Al margen de lo musical, de un sonido que conecta con los 90 y tu singularidad: ¿Quién es Bejo?

Bejito soy lo que hago, el que siempre está maquinando, el que convierte mis pedradas en canciones, vídeos, fotos, garabatos… lo que sea.

¿Qué impresión tiene Bejo sobre la juventud de hoy?

Yo siempre pregunto qué dice la juventud, las impresiones a veces engañan. Entre la juventud que conozco veo a gente con gustos y formas de vida diferentes, pero estamos en un momento en que la mayoría se ve dificultad de empezar a trabajar, de independizarse, de sacar adelante sus planes.

La cuestión ya no es si Internet es peligroso, sino si hace más por nosotros que nosotros por él. ¿Qué piensas sobre la influencia que ha tenido la red en tus canciones?

Internet es el medio de difusión hoy en día, si quieres que la gente te escuche tienes que estar en sus pantallas. Mi trabajo está ahí y por ahí la gente puede contactar conmigo fácilmente.

Creo que gracias a las redes se ha podido dar a conocer mi música a tanta gente en tan poco tiempo, gracias a la gente que lo ha compartido. Los números en Internet son personas que después te cruzas por la calle y te paran o vienen a verte a un concierto y te dicen cosas.

Hablar con la gente que te escucha creo que es bueno para seguir con lo que haces.

¿Qué te gusta transmitir con tus letras y con tu forma de rimar? En el último año, tu dicción se ha exagerado y el ritmo es más lento y peculiar…

Últimamente no me gusta transmitir nada concreto, sino más bien todo lo contrario, me gusta dejar con la duda y recalcar las cosas curiosas, absurdas.

Ahora me lo tomo más como un juego, intento probar más cosas, antes escribía sin preocuparme tanto la forma que darle a las letras.

A nivel sonoro: ¿Qué buscas en los instrumentales?

Me gusta usar bases bastante distintas unas de otras. Por lo general me gusta que suenen con un aire tropical, exótico, que te transmitan buen clima.

Se habla mucho de Canarias: de los BNMP, de tus Locoplaya y un nuevo ecosistema de talento ubicado en el archipiélago. ¿Cuál es la realidad vista desde los ojos de Bejo?

En Canarias hay muchos grupos con nivelazo, y ahora es el momento de que la cosa despegue y se nos vea desde fuera. Ya desde hace unos cuantos años grupos como MCP se pasearon ya por todo el país, y espero que sigan saliendo cada vez más gente. Los de la BNMP son unos bombas.

Tu personalidad artística tiene algo de estrafalario, algo ordinario. ¿Cuánta importancia tiene el humor y la imagen en tu Rap?

Con humor las cosas entran mejor. A mí me gusta mucho la tontería, usar las expresiones que uso con mis amigos para vacilar, las que le escucho a mi abuela, a la gente del pueblo… muchas perlitas.

Y la imagen pues la verdad es que siempre me ha gustado el tema de la ropa, de ponerme cosas trambólicas y ropajes de mi abuelo. Mi madre siempre ha dicho que soy un basto, yo le digo que soy un chamberga.