#Entrevistas

El arte de la seducción, por Damien Dubrovnik

El proyecto danés visitará la próxima edición de MUGAKO los próximos 13 y 14 de octubre.

27.09.17
Frankie Pizá

Texto y entrevista de Antton Iturbe.

Damien Dubrovnik y por extensión los artistas relacionados con Posh Isolation, serán sin duda uno de los platos fuertes de esta edición de MUGAKO.

Su último trabajo, “Great Many Arrows” les sitúa definitivamente como uno de las formaciones esenciales para entender la evolución de la música electrónica europea actual.

Decididos, visionarios, incómodos, desafiantes y fascinantes. Esperamos con verdaderas ansias su performance. Como adelanto, hemos mantenido esta pequeña conversación, en la que a decir verdad, se muestran a veces tan lacónicos y crípticos como su propia música.

Actitud, desgana o tomadura de pelo, cada uno puede interpretarlo como quiera. Lo que es cierto es que sus palabras, dejan ocasionalmente, como quien no quiere la cosa, potentes mensajes que resuenan mucho más allá de la rápida lectura de esta entrevista.

Así son Damien Dubrovnik y así les queremos.

Cada vez parece más difícil (y probablemente cada vez tenga menos sentido) establecer la diferencia entre músico y artista sonoro, o directamente entre música y sonido. Me intriga conocer vuestra opinión al respecto ¿Cómo os definiríais a vosotros mismos y a Posh Isolation? Y ¿por qué creasteis es sello?

Loke: Paso la mayor parte del día pensando en música y haciendo música, así que supongo que la respuesta obvia es que soy un músico. Pero lo cierto es que no es algo que me preocupe ni le dé demasiada importancia… Cuando limpiaba platos en un restaurante en mi adolescencia podías llamarme “limpiaplatos” del mismo modo.

Posh Isolation se creó para editar los primeros discos de Damien Dubrovnik, y poco a poco se han ido añadiendo nuevos proyectos y grabaciones. Es un sello en el que publicamos aquello que nos parece que “encaja”.

Christian: Yo me veo como un músico electrónico. Organizo sonidos. Algunos de ellos los he generado, otros los he sampleado y otros los he grabado. Supongo que lo que hago se asemeja bastante a la idea de musique concrete. O quizá, me gusta pensar que es así.

Directa o indirectamente Posh Isolation tendrá una presencia destacada (Damien, Croatian Amor, Varg) en esta edición de MUGAKO.

¿Ayudará esto de alguna manera a presentar vuestras propuestas como parte de una estética o filosofía común? O por el contrario ¿Preferís presentaros como entes totalmente independientes?

Lo digo porque en alguna entrevista habéis declarado que veis a Posh como una unidad y que cada referencia es como un ladrillo en un edificio y por tanto deben encajar unos con otros…

Loke: Son diferentes, por supuesto. Pero pensamos que todos encajan entre ellos, tanto en el contexto del propio sello como en el de los shows.

Christian: Obviamente hay proyectos muy diferentes. Hemos editado ya 200 referencias en Posh Isolation. No tendría sentido seguir adelante si todos fueran iguales.

Loke, recientemente has publicado un nuevo disco para Editions Mego. ¿Por qué ahí y hasta qué punto es diferente de lo que haces dentro de Damien Dubrovnik? ¿Es eMego una referencia para Posh Isolation en algún sentido?

Loke: Estoy feliz y orgulloso de trabajar con eMego. Así de simple.

Loke, has trabajado en el mundo de las artes visuales y de la pintura y me llamo mucho la atención la historia que contaba de tu primera exposición como pintor.

La decepción que te llevaste al ver que la gente estaba más pendiente de la charla y del buffet que de tus obras y el contraste tan grande que encontraste un concierto de noise/electronics poco después, cuyo volumen y fiereza “obligaba” literalmente al público a someterse a él o salir de la sala. Cuentas que esa sensación te empujo a dedicarte a esta música.

Comentabais en la primera pregunta que es imposible controlar la reacción que el sonido puede generar en las personas, pero aun así, ¿cuál diríais que es vuestro objetivo cuando creáis sonidos y los ofrecéis en una sesión a un público?

Christian: El sonido es algo delicado. A volumen bajo o alto. Creo que es imposible generalizar en el modo en el que la gente reacciona al sonido. Y en ello reside su belleza. La música muy alta, obviamente, excita al cuerpo más allá de la mera escucha. Es ahí donde se da la magia. Pero la manera exacta en la que la gente se excita es algo que afortunadamente está fuera de mi control.

Otro aspecto interesante en la narración de Loke es el de la necesidad de mantener la atención y la concentración. La tensión que genera la espera paciente a que “algo” termine de suceder parece un componente esencial de vuestras actuaciones.

Pero mantener esa atención y paciencia es algo que cada vez nos cuesta más en este mundo lleno de estímulos en el que vivimos. Parece chocar con la dirección en la que evoluciona la tecnología de algún modo, pero al mismo tiempo cada artista es libre de usar la tecnología a su antojo.

¿Cómo gestionáis este aparente conflicto? Es más, ¿veis algún conflicto en ello?

Loke: Sinceramente, no veo ningún conflicto.

Christian: No creo que la gente estuviera más centrada hace 100 años. Las distracciones eran diferentes, sin más. Concentrarse no ha sido nunca fácil.

Por otro lado, y os cito a vosotros mismos: “Crear sonidos ‘interesantes’ se ha convertido en algo sencillo con la democratización de los aparatos electrónicos, pero sonar decente o respetable nunca ha sido interesante en la historia de la música”, mucha de la música actual tan correcta y eficazmente construida resulta mortalmente aburrida.

¿Qué diríais que hace que Damien Dubrovnik suenen diferentes? Yo diría que vuestra música posee una cualidad muy carnal, casi sexual que la hace especialmente atractiva pero me gustaría conocer vuestro punto de vista…

Loke: Es muy difícil de definir para mí, no creo que sea capaz de alejarme de ella lo suficiente para hacerlo. Me gusta y me hace feliz que la encuentres sexy, eso sí.

Christian: Creo que mucha de la música actual es bastante excitante. Me sorprende la cantidad de música experimental que está presente en todas partes, incluyendo la esencia de muchas canciones mainstream. Parece que el avant garde de la música está en la música pop en este momento. Pero entiendo lo que dices y agradecemos tus palabras.

Habéis comentado que “Vegas Fountain” es una obra que explora el arte de la seducción, así como vuestras performances en directo. Tengo la impresión de que el número de músicos electrónicos que dan importancia al aspecto performativo de sus sesiones es cada vez mayor y me parece una vía desarrollo realmente excitante para esta música.

¿Lo veis así también?

Loke: Sí, definitivamente.

La interpretación del público sobre una obra es siempre un aspecto controvertido y me parece muy acertado el símil que hacéis describiendo vuestra música como una habitación, un entorno, en el que el oyente puede sentirse y pasar su tiempo como le venga en gana.

Añadís además, que no hay una directriz política en la música de Damien Dubrovnik, que es un arte fetichista, y por tanto un juego, a menudo alejado de los hechos del “mundo real”, pero tristemente todavía es frecuentemente malinterpretado. Aun así os mantenéis firmes en vuestra visión…

Loke: No me gusta que me digan lo que tengo que hacer, de hecho, no creo que a nadie le guste, y menos aún que me lo diga un grupo de “músicos”.

Christian: Para ser sincero, Damien Dubrovnik no es Google. No es Putin, Trump, Facebook, Nestlé o Burger King. LO que ofrecemos como sello o como banda comparado con todas esas grandes corporaciones es claramente mucho más pequeño en escala.

Pero tratamos de crear espacios para la vida, para la belleza y el amor dentro de las estructuras de todas ellas. En una parte de esas estructuras que es NUESTRA. Para mí esta actitud puede percibirse como una forma de manifesto político, y además es realmente todo lo que puedo ofrecer.

La crítica de The Quietus decía que: “Musicalmente, Great Many Arrows es una especie de Rubicón para Damien Dubrovnik y Posh Isolation. Sugiere un espacio vasto, muy alejado del micro-mundo claustrofóbico de su producción anterior. A pesar de que los detalles están meticulosamente organizados como siempre, se ven integrados en una forma más amplia, y la narrativa del álbum describe esta transición”.

¿Estáis de acuerdo? ¿Sentís también que la música de Damien está “creciendo y expandiéndose”?

Loke: Siempre he querido hacer un disco como “Great Many Arrows” y estoy muy feliz de haberlo logrado.

Christian: Creo que empezamos a hacer “Great Many Arrows” en el mismo instante en que nuestro grabador de cuatro pistas dejó de funcionar y nos pasamos a la producción digital.

Eso fue hace 4 o 5 años, aunque en ese momento no nos dimos cuenta de ello. Damien Dubrovnik lleva ya casi una década en marcha. Me gusta pensar que hemos llegado a diferentes rincones de la música durante ese periodo. No veo sentido a estar repitiendo el mismo disco una y otra vez.