#Fresh talent

Rina Sawayama: cuando el mainstream supone “consciencia”

Y encapsular pasado, presente y futuro en un mismo proyecto musical. Rina Sawayama canta a la hiperrealidad con la entonación de Kelly Rowland.

19.04.17
Frankie Pizá

Fotos de John Yuyi.

Diseño central contiene The Garden of Emoji Delights de Carla Gannis.

La sensación de seguridad que nos puede aportar una consulta reiterada de nuestras redes sociales. Es calma; estás saciado, te desvías de tu vacío existencial, sea cual sea su profundidad.

Impulsos comunicativos muy cortos y frecuentes colaboran a crearnos la ilusión de conectividad en una era confusa por naturaleza; estamos más unidos que nunca, la inmediatez reina, pero aún así nos sentimos desplazados, como si estuviéramos dejando de ser humanos por momentos.

Hoy por hoy, la música popular no habla de forma mayoritaria de estos conflictos; lo hacen revistas digitales, blogs, libros, las charlas TED. Pero los artistas no basan su discurso en este tipo de problemáticas que todos compartimos y nos representan (en mayor o menor grado) a todos.

Rina Sawayama lleva lo que PC Music comenzó perfeccionando a un nuevo terreno: decora baladas que hablan de adicción comunicativa y deshumanización con aspecto de R&B creado en los 90 en la enésima forma de contradicción artística.

Hablar de “me siento más feliz cuando estoy contigo en línea” o cantar “Came here on my own/Party on my phone/Came here on my own/But I start to feel alone” sonando como Mariah Carey. Si algo diferencia a esta artista de origen japonés, asentada en Londres, de PC Music, es que en sus canciones no hay ni una pizca de sarcasmo.

En grabaciones como “Cyber Stockholm Syndrome” Rina, una actualización de lo que fue Utada Hikaru en el país oriental (una de las primeras artistas en simular éxitos Pop/R&B con un acabado “occidental” integral): habla de las ansiedades actuales, de la desfiguración de nuestra identidad y la entrada de nuevos paradigmas sociales acelerados bruscamente por la tecnología.

En particular, el track mencionado es especialmente revelador cuando Rina comenta abiertamente el concepto que hay detrás: “Siento como las redes sociales me permiten ser yo mismo y otra persona al mismo tiempo”. “Siento que calman mi ansiedad y también la depresión, pero a la vez lo empeoran”.

Dicotomías a la orden del día: hay algo agridulce cuando nos entregamos completamente a las herramientas comunicativas imperantes, existe un fusible que nos avisa y se resiste a darnos la total seguridad de que no estamos enturbiando nuestra condición humana.

Sawayama fue a una escuela japonesa en Londres donde, como se podía intuir, “solo escuchó J-Pop”. También están entre sus influencias Britney Spears, Justin Bieber, Beyoncé, Avril Lavigne, Aaliyah, etc.

“Siento que nuestras acciones son mucho más robóticas y automatizadas que antes y que nuestra incapacidad para permitirnos estar aburridos atrofia nuestra creatividad”

Una cantante Pop totalmente consciente de lo que nos ocurre a todos hoy en día; no hay nada más presente y más futurista a la vez. Además, sus instrumentales están directamente encapsulados en la etapa inmediatamente anterior a cuando las comunicaciones dieron el gran paso hasta convertirse en lo que hoy son.

Cuando le preguntan si es una “nostálgica”, en cualquier caso, asegura que es solo un criterio “estético”.

Su música está preparada y lista para entrar en las listas de éxitos y su primer álbum se lanzará este mismo año. Rina en cualquier caso, al margen de los artificios, destaca por lo ensimismado y a la vez universal que hay en sus letras; cuando nos preguntemos si nuestra realidad suena tan despampanante, atendamos a lo que dice.