#Fresh talent

Ray BLK es la cara y la cruz de su barrio

La cantante de Lewisham ha conseguido convertirse en alguien a quién seguir de cerca con tan solo tres singles llenos de honestidad y agudeza en la mirada.

20.07.16
Aleix Mateu

En el corazón de Lewisham, en Catford, al Sur Este de Londres, una squad de chicas anda por el barrio en busca de comida rápida, centros de belleza o sitios abiertos donde simplemente estar. Quién lleva la voz cantante es Ray BLK, una chica de 22 años que con sus amigas comparte las raíces africanas y el haber nacido en este suburbio de Londres, además de largas horas en el barrio.

A pesar de ser una escena habitual en su vida, las imágenes responden al vídeo de la canción “5050“, donde Ray BLK canta una canción de amor/desamor para un chico drugdealer que la trata como si fuera una amiga más. La honestidad de la letra y la fuerza de su voz, la sencillez de las imágenes y las escenas que se representan; y la también sencilla pero efectiva música, han conseguido dar un matiz nuevo a la música de los barrios periféricos de Londres, regidos por la rudeza del Grime.

“Love me, love me, say that you love me. Call me, call me, you never do.
Money, money, always above me. You are too busy selling food”

Igualmente honesta e incisiva es la canción “My Hood“, una pieza de R&B electrónico mezclado con Hip Hop que mantiene la emotividad de “5050”, pero que se dedica a explicar la vida en su barrio para describir las bajezas y lo duro que es vivir en un suburbio, pero también la belleza que se esconde en el barrio y las pequeñas cosas que la llenan de esperanza y vida. Para hacerlo cuenta con Stormzy, vecino y amigo que con su aportación vocal no solo da un matiz extra a la canción, si no que además ayuda a atraer nuevos focos de atención hacia la cantante de Lewisham.

“It’s a bittersweet song about home. South east is one of the roughest places in London but it rears the strongest people, and that’s what makes us special. The song wouldn’t be complete if Stormzy wasn’t on it. We’re from the same place. He embodies what the song is about, he’s a figure who’s blossomed from a hard place…there’s a line in the song, Through concrete flowers grow.”

En el vídeo, estrenado esta semana y creado en forma de falso plano secuencia, vemos un continuo juego con las sombras que impregnan todo el decorado, su barrio, de oscuridad. Esta recreación en plató de Lewisham quiere reforzar la idea de realidad que exponen las líneas de la letra, y apartarse del retrato típico que podemos ver en cualquier película como Paid In Full o la serie Top Boy, que refuerzan la sensación del espectador de que eso que ocurre en la pantalla es una ficción, tal como Ray BLK explica.

Ray BLK parece haber encontrado su estilo, pues sigue el mismo planteamiento en los tres singles que ha publicado, tanto en lo musical como en la propuesta lírica: usar una instrumental simple pero efectiva a la hora de dar emotividad a una voz que ya tiene mucha carga emocional e, inevitablemente, hablar de como la joven artista esta atrapada entre la constante dualidad del amor y el odio con su entorno. Ya sea con un drug dealer o su barrio entero.

Havisham” fue su primer trabajo. Un EP que creó a base de rippear instrumentales de R&B colgadas en el Youtube, tal como ella explica, y que consiguió grabar en casa de un amigo. Miss Havisham es la protagonista de la novela popular de Charles Dickens en la que, cuando ésta es abandonada en el altar, jura no volver a enamorarse y maltratar a los hombres para vengarse. Y esta es la historia de su EP, “story of a girl, who falls in love, has her heart broken and turns into the cold hearted, wicked Havisham“.

Si en su primera referencia, mucho más amateur que su propuesta actual, su mirada se posa en el despecho y el amor, en los nuevos singles, que están precediendo un trabajo largo titulado “Everybody Loves Ray” que se publicará este año, sus piezas adoptan las mismas herramientas y registros, pero madura y profundiza en su discurso, abriendo su mirada a todo su entorno. Porque, como a Havisham le pasó con los hombres, a ella le pasa también con su barrio. “I’m from somewhere that is a concrete jungle, it’s a difficult place but I think it rears us to be stronger, tougher people“, dice ella en una reciente entrevista con Dazed.

Esta mezcla de sensibilidad, honestidad, personalidad y dureza adquirida, parece llevarla lejos, pues mientras escribo estas líneas Ray BLK esta presentando su disco en Nueva York.  Si el Grime, con Skepta a la cabeza, ha conseguido atraer las miradas del mundo entero y mantener su esencia de barrio inglés intacta, tal como intentamos enmarcar en “God Save The Grime“, el sonido de Ray BLK puede recorrer una senda parecida e, incluso, atraer nuevas miradas hacia lo que ocurre en la periferia de Londres: una figura femenina que canta R&B, a priori, resulta menos agresiva para el espectador pero, lejos de ofrecer una versión débil de ella misma, Ray BLK consigue imprimir todo su carácter y fortaleza en unas melodías accesibles y llanas.