Chispas, ametralladoras, munición que cae sobre el barro. Mientras el conflicto y la contienda se desarrolla, suenan composiciones como «Determina», la perfecta banda sonora para esa guerra futurista en plena ciudad que estamos ya imaginando.

Las apreciaciones predeterminadas hacen demasiado daño todavía a estas alturas y probablemente un 77% de la ciudadanía que escuchara lo que tiene lugar en «Muscle Memory» jamás diría que está creado por una estudiante de 18 años de Gotemburgo.

Se trata de Toxe, productora ligada a Staycore y de la que ya hablamos cuando surgió una emocionante colaboración suya junto a Mechatok; junto a Dinamarca (fundador de la plataforma) y otros, está capturando, trasladando y asentando una ideología club que tiene como sinónimos a Night Slugs, Her Records, The Astral Plane, NAAFI o Classical Trax en Suecia.

Además, y junto al activo de Janus Berlin, KABLAM, o Margaret Antwood, es una de las primeras féminas en abordar estos términos electrónicos. Ambas comparten el mismo enfoque: una misma estética en el que se compenetran usabilidad y complejidad, estructuras voluminosas y melodías intrigantes y que remiten a la hiperrealidad distópica y escenas de alguna civilización derrumbándose ante nuestros ojos.

«Deze» es uno de los mejores ejemplos de su talento y de los componentes abrumadores de sus construcciones, en la línea de lo que está imponiendo Halcyon Veil, Bala Club o colectivos similares. Toxe (de nombre real Tove Agelli) comenzó a producir a los 18 años y está acabando sus estudios previos a la universidad, participó en la RBMA y estará presente en inminente Sónar Festival de este año.