#Fresh talent

Fresh Talent: Mya Gomez

La debutante nos pone en la piel de un inmigrante que espera su deportación en uno de los muchos centros de detención en UK; la ansiedad y desesperación se traducen en las composiciones de su primer EP para NON Worldwide.

13.04.16
Frankie Pizá

La sensación de sentirse preso en uno de los muchos centros de detención para inmigrantes que existen en el Reino Unido. Eres un ciudadano albanés, o marroquí, o vienes de Sierra Leona, y de repente te encuentras aislado, inmerso en una rutina completamente al margen del exterior esperando una respuesta a tu petición de asilo, o esperando el turno para ser deportado por las autoridades.

La música de Mya Gomez intenta interpretar los sentimientos que se posan en las paredes, camas y pasillos de ese trágico limbo temporal en el que al menos un millar de inmigrantes acaban anualmente. Además de una banda sonora que imite el ambiente que se debe vivir en esos centros, Gomez dice que su música es “una síntesis de sus traumas, pasados y presentes”.

“INMATE” habla de las restricciones, la desesperación y pequeños logros o signos de esperanza vividos por la propia artista en uno de esos centros:

“I was monitored and surveilled for the absolute duration of my detention by CCTV. Despite these restrictions, I managed to keep my iPhone hidden in between my thighs under a bunch of sanitary pads, maintaining a personal sense of agency.”

Su EP debut es una traducción sonora de su propia experiencia; un material que a través de 4 cortes te conduce por el temor inicial, la ansiedad y la resolución.

El último corte, según sus propias palabras, trata sobre “how I felt after getting a good cry out when I landed in LAX after my escorted deportation, talking to my boyfriend Dexter on a phone that wasn’t tapped, seeing my friends Alicia and Brian at the airport and stepping back into a world of familiarity.”

A nivel sonoro, se trata del título que más cohesión tiene en cuanto a aspecto y concepto de los lanzados en NON Worldwide; la carta de presentación de Mya Gomez implementa un tipo de sensibilidad introspectiva que ya hemos visto en artistas como Fatima Al Qadiri y la estética sonora de intrigante espaciosidad y síntesis de elementos instrumentales del Hip Hop practicada por debutantes como Sami Baha.