#Artículos

Un disco de oro en el banlieue

El ascenso de PNL como muestra de la identificación del público con el gueto.

23.03.16
Aleix Mateu

Los niños, jóvenes, y no tan jóvenes de Corbeil-Essonnes corren hacia el descampado que hay al lado de los bloques del banlieue. Les han dicho que Tarik y Nabil, dos dealers argelinos habituales del barrio, están enseñando y haciéndose fotos con un disco de oro que han ganado cantando.

Muchos de ellos ya han salido en los vídeos que los hermanos habían grabado en localizaciones de la zona. Cuando se veían en clips como el de «Le monde ou rien«, con más de 30 millones de visitas, ya pensaban que la cosa iba en serio. Ahora, con este trofeo bañado en oro, los chicos del barrio lo tienen claro: su barrio esta en el mapa.

La pareja que sujeta el marco del disco se apoda Ademo y N.O.S. y, bajo el nombre de PNL, diminutivo de Peace N’Lovés, sorprendieron a principios de 2015 con un disco titulado «Que la famille«. En su debut escuchábamos textos sobre la vida del camello en el hood, letras cantadas encima de instrumentales que recogen los cánones actuales del Hip Hop americano y toda la cosmovisión del sur.

Además, en su manera de hacerlo escuchábamos entonaciones muy personales y distintas, un uso del autotune continuo y acertado, y una extraordinaria manera de imprimir formalmente el estado mental que se describe en las letras: pesimismo y emociones profundas vinculadas a sonidos soleados pero sensibles.

Con el disco en la calle, su nombre empezó a sonar en Francia, lo que comparado con el público actual es petit comité. Empezaron a liberar singles en formato audiovisual y fue cuando divisaron la puerta grande. Dieron en el clavo con el efecto youtube y, haciendo una combinación perfecta entre personalidad y las formas ya asentadas en el género, el contador de visitas no hizo más que crecer. Los medios especializados, también los generalistas, les compartían y hablaban de ellos.

Los vídeos dejaron el terreno preparado para lo que estaba por venir y a los nuevos fans con ganas de más; fórmula para que el disco que contendría todos los bangers anticipados fuera un éxito: «Le monde chico«. Y aquí están, enseñándole el disco de oro a los amigos y niños del barrio, los únicos que realmente están dentro de las compuertas herméticas en las que se mantienen PNL: Corbeil.

2015: Best Tracks. Las canciones y sencillos que llevan consigo algo más que lo puramente musical; 35 + 1 tracks que trascienden su forma y representan para nosotros la energía y sucesos artísticos más relevantes del 2015.

Un nuevo público para la industria

Que artistas como PNL, que vienen de zonas aisladas del extrarradio parisino, consigan un disco de oro vendiendo más de 50.000 ejemplares dice mucho del cambio de concepción que se tiene en la cultura musical. Teniendo en cuenta que los formatos tradicionales están en crisis, este logro puede indicar una conexión muy fuerte del artista con su público, gente que se ve identificada con el storytelling de los artistas y sus circunstancias y que, no tan solo consumen digitalmente los vídeos en youtube, si no que además deciden apoyarlos y comprar el formato físico.

Por otro lado, el fenómeno puede recordar, guardando las respectivas distancias, al caso de PXXR GVNG, su éxito en las redes y su disco editado por Sony. Ellos también hacen música del ghetto y reivindican su condición de «pobres», y despertaron el interés de una major label.

Sabemos que en los medios y en la publicidad tradicional hay un valor importante a tener en cuenta para el target o la audiencia objetivo: no solo debes mirar por la cantidad sino también por la calidad de tu público. Y en términos capitalistas la «calidad» es sinónimo de clase social o nivel económico. ¿Qué estatus tiene la gente que mira tu programa de televisión? ¿Podrá comprar las lavadoras que anuncias durante la larga pausa de publicidad?

También sabemos que el hecho de adjetivar medios o publicidad con «tradicional» significa que hay nuevas formas instauradas, todas las que tienen que ver con Internet y las redes sociales. Algo de lo que ya se ha hablado mucho. La homogeneización del público en la red, el big data y todos esos conceptos que suelen nombrarse con palabras en inglés nos llevan a pensar que ahora, en la red, le interesamos a todos por igual.

Esto supone un gran qué para la industria musical, pues ahora no tan solo buscan abrazar las clases medias y medias-altas, si no que pueden fijarse también en las clases más bajas en todo el mundo, lo que representa un tanto por ciento enorme. La fórmula ya se ha probado muchas veces y ha funcionado, sobre todo en Estados Unidos, donde el Hip Hop y todas sus vertientes se consideran mainstream o, en su defecto, mayoritarias.

De momento, PNL han conseguido su primer disco de oro de forma independiente y sin estar fichados por ningún gigante de la industria, pero sí aprovechando el momento actual: el poder del usuario único en la red y la identificación de los jóvenes, y la masificación del Hip Hop en la cultura global (algo que empezamos a ver en España y que en Francia ya lleva tiempo sucediendo).

De todas formas, lo que vemos en la foto de familia definitiva, la que han colgado en las redes, hay más de 50 personas. Nos parece decir: todo el barrio ha participado en el disco, este trofeo es para todos.

PNL aparecieron en nuestra lista de talentos a destacar del 2015, y su álbum debut apareció en nuestros esenciales del mismo curso.