#sonarU2015

#sonarU15: Nuevas caras del Grime

En esta nueva edición de Sónar Festival y en concreto en el escenario controlado por la Red Bull Music Academy, el Sónar Dôme, el Grime está más presente que nunca incorporando al plantel de artistas algunas de las nuevas caras del género, aquellas que están preparándolo para el futuro.

03.06.15
Frankie Pizá

El Grime es, viéndolo ya con años de distancia y algo de perspectiva, el sonido con el que una entera generación de jóvenes británicos se identifica; su suciedad implícita, intrínseca, insalvable, su caótica determinación, la sensación de furiosa anarquía y distópico clima perturbado que consigue transmitir sigue conservándose hoy en día prácticamente intacto. Grime es siempre una música joven, rotundamente ágil y siempre fresca.

Digo joven por su carisma sin ley, por ser un género creado íntegramente desde el subterráneo o el garaje de aquellas zonas residenciales en el Este de Londres gracias a PCs baratos o de segunda mano, material de bajo coste y lo más importante: ser armado con rabia y pasión por chicos sin apenas conocimientos musicales, sin apenas preparamiento para la producción, jóvenes apartados de cualquier tipo de disciplina que no fuera de las 8 barras.

Grime es una huella imborrable del pasado urbano londinense; una escena que se repite una y otra vez  en la cabeza de infinidad de testigos de aquella época, una escena en que un patrón rítmico descendiente del 2-step, una exclamación que grita “sub-low”, unos bajos guturales y profundos reverberan sin parar y solo limitados por una puerta o barrera de garaje, extendiéndose más y más por las conexiones y ramificaciones que las radios piratas y sus DJs proporcionaron, llegando hasta nuestra actualidad.

wiley

Esas características (la juventud, la furiosa autenticidad y el ser un género ligado ampliamente al universo más callejero y desfavorecido de una zona, creando el obvio paralelismo con el Hip Hop) han mantenido al Grime dentro de las leyes del underground durante toda su historia, a pesar de haber sido un estilo capaz de reconstruir el Pop británico a su imagen y semejanza hace una década.

“Boy In Da Corner” llegaba en 2003 abanderado por XL Recordings, ofreciendo una versión nunca vista del rapper británico, reformando el perfil completamente y estimulando el mercado a niveles colosales, en definitiva ayudando a que el Grime llegara a un público que jamás había visto nada igual, tan feroz y consistente. Una representación de la vida en los suburbios londinenses estaba ahí, entre R&B y Pop de todo tipo, armado hasta los dientes, como un intruso que reclama su parte del pastel.

El hijo no consentido del UK-Garage fue revolucionado en la misma década, la pasada, por un grupo de jóvenes llamados Ruff Sqwad, los primeros en reinventar el instrumental Grime sin apenas recursos; era el tiempo en el que «Pulse X» de Youngstar comenzó a introducirse en las pistas de baile de forma progresiva y en pequeñas dosis, sirviendo como el «The ‘Ha’ Dance» o el «Amen Break» del género, un estándar que desviaría la atención por primera vez de los MCs a las estructuras, válidas por sí solas, y sería sampleado y remezclado hasta la saciedad. En todo ese tiempo, siempre permaneció, omnipresente, el eskiboy, Wiley.

Con el ascenso de Rinse FM y otras radios con el mismo modelo, al comienzo del último lustro (más o menos 2009/2010) la escena Grime comenzó a reformarse desde sus entrañas: personalidades como DJ Magic y su sello No Hats No Hoods, voces como las de Griminal, Chipmunk, Ice Kid, Double S, Tempa T, P Money o productores como Rude Kid, Spooky o Darq E Freaker comenzaron a innovar sin perturbar la esencia del género, creando material mucho más atractivo para la comunidad electrónica.

Planet Mu se fijó en los instrumentales de alguien llamado Terror Danjah y poco después nació Night Slugs, marca joven que tiene al estilo como parte inamovible de su ADN, creando a su paso un surtido de híbridos y construcciones eminentemente para el club que han conseguido introducir los rasgos principales del Grime en la pista de baile (a través de su mezcla con patrones como el Techno o el House), factor determinante al que también ha colaborado de forma crucial el imperio Butterz inicialmente fundado por Elijah & Skilliam y al que se han acoplado productores jóvenes como S-X, Flava D, Royal T o Swindle. Hubo un momento que se proclamaba aquello de «Grime 2.0».

Su acercamiento a los clubes (importante mencionar a Boxed, la noche mensual londinense encabezada por Slackk que tiene como denominador común el Grime instrumental y todas sus posibles divergencias), su validez y carácter estructural genuino, su buena actitud ante la experimentación de todo tipo (algo que se ha amplificado recientemente, con la aparición de productores como Logos, Mr. Mitch o Visionist, por ejemplo) y la buena, bidireccional relación con Estados Unidos y el Hip Hop (de la que ya hablamos largo y tendido en este pasado artículo) de primer nivel, ha preparado la anatomía del Grime para los tiempos que corren, un momento en el que su nueva generación de superestrellas está a punto de invadir el mundo. Dos de ellas ya han sido nominadas al BBC Sound of 2015 (Novelist y Stormzy) con tan solo 18 y 21 años respectivamente, lo que nos da una pista de lo que está por venir.

REDBULL CULTURE CLASH BOY BETTER KNOW London 2012

BBK: «Chasing The Art»

Con «Too Many Man», la crew londinense Boy Better Know (BBK) reclamaba que debía haber más mujeres en los clubes. Era el final de la década pasada (2009) y el corte aparecía en los discos de dos de sus fundadores, los hermanos Skepta («Microphone Champion») y JME («Famous?», su debut en largo), así como en el álbum de Wiley (tercer co-fundador de la escuadra) «Race Against Time» y se acercaba a los charts del Reino Unido, algo relativamente difícil de conseguir.

Iniciada en 2005 por los tres pesos pesados que aún lucen orgullosos sus camisetas (BBK es también marca de ropa, así como por un tiempo servicio de telefonía y 3G, Boy Better Know Mobile), el colectivo también cuenta con activos como los de Frisco, Jammer o Shorty (todos aparecieron, menos Wiley, junto a Kanye West en los pasados BRIT Awards) y ha lanzado documentos esenciales para entender el Grime del presente que vivimos: «Integrity>» de JME (nombre real Jamie Adenuga) es el más reciente (su primer álbum desde 2010), incluyendo singles como el de «Man Don’t Care», o el primero que les aportó relevancia, el imponente «Da 2nd Phaze» del patrón Wiley Kat (nombre real Richard Kylea Cowie) en 2006.

Aún teniendo a Wiley en plantilla, más que un exponente un icono viviente del género aunque con una mala amortización de ese estatus, BBK ha explotado internacionalmente gracias a la expansión descontrolada de la figura de Skepta, un MC tan rotundo y musculado como inteligente y corrosivo. Sus singles «That’s Not Me» y «SHUTDOWN», ambos conservando raíces y resultando realmente adictivos para el gran público, le han colocado debajo del principal foco de atención y ya es considerado el primer valor del género para encarar el futuro.

The Square: «Take time and Relax».

Lewisham está al Sur de Londres y es el escenario en el que se ha generado The Square, una crew de 7 talentos polivalentes (MCs y productores) que liderada por un chaval de tan solo 18 años como es Novelist ha conseguido amplificar su presencia y llegar a ser conocida mundialmente. Novelist en concreto comenzó a editar instrumentales en Oil Gang y colaborando en Boxed, pero su real puesta a punto llegó gracias a sus colaboraciones con Mumdance en «Take Time» o, recientemente, «1 Sec» (pasando ambos de ser impulsados por Rinse a un contrato con XL Recordings que tan solo ha comenzado a dar sus frutos).

Pero detrás de Novelist hay más, y ninguno supera los 20 años: Lolingo, DeeJillz, Elf Kid, Syder, Faultsz o Streema le acompañan en casi todos los shows y demuestran virtudes colectivas que ya quedaron inmortalizadas en la mixtape grupal lanzada hace poco en No Hats No Hoods (vale la pena escuchar «Pengaleng», por ejemplo). Y eso que la partida acaba de comenzar para ellos, al igual que lo está haciendo para otros talentos ascendentes de la escena Grime británica, como son Kwam, YGG, Krept & Konan, Fekky, Mic Ty, Izzie Gibbs, Mez, Jammz o K9.

mumdance_solo-1

Mumdance y el concepto «weightless»

Nadie como Mumdance ha conseguido, al menos recientemente, beber y servirse de esencias como el Jungle, el Hardcore o el Grime para crear algo tan camaleónico y coherente como es su personalidad como productor; a principios de 2010 Jack Adams caminaba en cualquier caso sin rumbo lanzando material aséptico y eminentemente preparado para el mainstream a través de Mad Decent.

Dos o tres años de recapitulación y reflexión desembocaron en la mixtape «Twists and Turns», la que le posicionó en el circuito como herramienta versátil y comenzó a definirle como lo que es hoy, una figura capaz de entregar uno de los mejores «Fabriclive» en años y tanto dinamitar las reglas del club tal y como lo conocemos gracias a «Proto» o concebir su propio concepto electrónico, bautizado como ‘weightless’ (ambas cosas paridas junto a Logos).

Logos y Mumdance, como comentábamos en la web anteriormente, han debido atender cientos de veces al ‘Devils Mix’ que, en un arrebato de experimentación, Wiley efectuó para el clásico “We’re Ready” de East Connection. En ese white label puede encontrarse ejemplificada en su perfección la teoría y práctica del concepto ‘weightless’ que rodea la creación de su sello conjunto Different Circles, una nueva manera de desviar la atención del oyente primordialmente centrado en los bombos y percusiones y demostrar cómo aún disimulando o eliminándolos de la ecuación, el impacto con la pista de baile de algunas armonías puede ser igual o semejante.

Logos ya reimaginó por su parte el Grime instrumental gracias a su esencial álbum debut para Keysound Recordings, aquel “Cold Mission” que reducía la esencia del estilo y convertía su anatomía en una sucesión de sonidos, efectos, rastros Jungle, melodías de ciencia ficción y decadentes notas solitarias e ingrávidas (camino que han continuado otros ya mencionados incorporando R&B y otros elementos a la ecuación, véase Moleskin, Murlo, incluso Fatima Al Qadiri, etc).

Mumdance sabe como reunir y ensamblar todos estos conceptos derivados del hardcore continuum en un solo discurso virtuoso que está presente tanto en sus producciones como en su actividad detrás de los platos.