Hace ya bastante tiempo que la EBM y el New Beat se han confirmado como uno de los revivals imperantes en la electrónica actual. Su contraste entre contundencia militar, industrialidad claustrofóbica y homoerótica, melodía pop y carácter kitsch ha estado siempre presente en las producciones techno de artistas como Silent Servant y en las sesiones menos tralleras de representantes nacionales como Ángel Molina y Oscar Mulero, quien de hecho empezó su trayectoria pinchando sesiones de EBM en Madrid.

De hecho, la EBM se vincula claramente a lo que algunos definen como “sonido Valencia” y que puso banda sonora a las rutas bakalao y destroy que posteriormente degeneraron en la locura de la makina, género que en su versión más primaria guarda muchas similitudes con el New Beat y la EBM. De hecho hay artistas españoles de EBM reconocidos internacionalmente, como Esplendor Geométrico y Diseño Corbusier.

Por otra parte, un montón de nuevas generaciones o nuevas caras han recuperado la esencia de este fenómeno belga de finales de los 80 que se considera el precursor del UK hardcore. El revival del EBM y el New Beat se puede vincular a la publicación del documental “The Sound Of Belgium” (Jozef Devillé, 2012), así como de la correspondiente banda sonora y del reciente recopilatorio dedicado al productor Ro Maron, “Collected” (Music Pour La Danse, 2015), en el que se encuentran hits como el “Something Scary” de Zsa Zsa Laboum.

Otro claro ejemplo son los dos mixes “Metal Dance” que Trevor Jackson publicó en 2012 y 2013, respectivamente. Es especialmente recomendable el primer volumen, en el que el artista londinense saca a la luz algunos diamantes en bruto del género y demuestra el potencial añadido que toman los temas de EBM y New Beat cuando se les aplican acabados dub.

helena hauff

Algunos de los sellos más en boga de la actualidad tienen estos estilos como uno de sus máximos referentes: Berceuse Heroique, L.I.E.S., Cititrax y Diagonal (en la vertiente más contundente y distorsionada) y Cómeme (en la más hedonística y humorística) serían claros ejemplos.

En esta próxima edición, el Sónar se hace eco de esta tendencia y dedica una noche al techno derivado de la EBM. Será el viernes en el reformado escenario SonarCar, único espacio que ofrece el festival para poder disfrutar de la música en un contexto pseudofamiliar y alejado de las masificaciones.

Por orden de actuación, pasarán por este escenario el representante nacional Carreno is LB (quien ha editado en Correspondant, sello dirigido por Jennifer Cardini que entiende el New Beat desde el house corpulento), Powell (responsable de Diagonal Records que presentará su potente live por primera vez en Barcelona), Randomer y Helena Hauff, uno de los máximos exponentes del techno underground de los últimos años y productora y DJ que ejemplifica a la perfección la unión entre techno y EBM que da nombre a este artículo.