#Artículos

Solo Instrumentales: Madrid, ATCQ o la semilla del New Jack Swing

12.09.17
Frankie Pizá

Introducción de Frankie Pizá

Texto de Frankie Pizá y Gonzalo Oya. 

Hoy por hoy, en una revista digital como esta, convergen muchas cosas: la búsqueda de contenidos atractivos, obligación de contextualizar todo lo externo que puede convivir dentro de una obra musical, calibrar la incidencia de otras regiones como la tecnología, las tendencias o el clima social y político.

Son necesidades, o carencias, sea como sea, que se intentan alinear con una identidad formulada a diario, entre la objetividad y la subjetividad: representar a varias generaciones musicales no es tarea fácil y no perder la credibilidad por el camino aún resulta más complicado.

La música no puede olvidarse en ningún momento: la raíz debe conservarse a pesar de que su expansión pueda desfigurarla. ¿Cómo conseguimos eso? Ejercitando. Hablar estrictamente de música, sin ningún aditivo ni expectativa mayor.

En la personalidad de TIU va inherente la intención de experimentar con nuevos formatos y maneras de presentación de los contenidos. Simplificar, depurar, resumir, imaginar y fantasear va con nosotros, pero no debemos jamás olvidar la música.

Solo instrumentales es una tentativa periódica que con Gonzalo Oya llevaremos a cabo hablando de bases e instrumentales que trascienden su propia condición por alguna razón u otra.

Ahora que el Hip Hop domina la cultura urbana en casi cualquier ámbito que podamos imaginar, diseccionar su ADN y observar como ha ido mutando no parece una mala idea.

Iremos al Houston púrpura, a Madrid, a los dominios de A Tribe Called Quest o el germen del New Jack Swing. Sin buscar ninguna conexión forzada ni relacionar en demasía: simplemente honrar construcciones musicales que no podemos olvidar.

Big Moe “Barre Baby” (1999).

Producido por Salih Williams.

Salih Williams solía definir su sonido como la Americana de los gángsters, y no le faltaba razón.

Procedente de Austin, y bregado durante los 90 como teclista en numerosas bandas de la escena R&B local, todo cambió para él cuando Wreckshop Records le reunió en el estudio junto a Big Moe.

El single “Barre Baby” fue su aportación al debut del miembro fundador de la Screwed Up Click, y el tiempo ha terminado por convertirlo en uno de los himnos más recordados y representativos de aquel legendario “City Of Syrup” (2000).

Obsesionado con el uso de la instrumentación real, Williams concibió el track como una suerte de canción de cuna para mecer los colocones de codeína, y ofreció a Moe en bandeja un ejemplo modélico de todo lo que Houston estaba aportando al género en aquellos años.

Una derivada del G-Funk californiano, pero tamizada con toda la melancolía del southern soul, la actitud country y la depresiva psicodelia del Syrup. (GO).

Playa Fly “Nappy Hair & Gold Teeth” (1998).

Producido por Playa Fly.

Realmente cualquier instrumental de este álbum valdría la pena para ser comentado. Si se escucha con atención, este “Fly Shit” resulta una rara avis dentro del contexto Memphis de aquel momento: una de las escenas más multitudinarias y marcadas del Hip Hop de finales de los 90.

Las producciones lucen por como ahorran en recursos y como utilizan los escogidos; basta escuchar “Havin Thangs” y como desarrolla la percusión de base, como funcionan los chasquidos y las armonías; o echar un vistazo a la línea de bajo y timbales en “Playaz in da House”.

En cualquier caso, “Nappy Hair & Gold Teeth” abre el disco e imprime la tensión necesaria para que el oyente se muestre alerta ante cualquier descripción de Playa Fly, uno de los escasos rappers ciertamente auténticos de aquellos primerizos Three 6 Mafia.

Lo que diferencia este beat de los demás es la forma en la que se integra el elemento troncal de aquel Memphis: el cowbell de la Roland TR-808 aparece como el sonido que da sentido a la arquitectura del instrumental, ese recurso que podría seguir identificándolo aún cuando desaparecieran todos los demás instrumentos. (FP).

Company B “Fascinated” (1986).

Producido por Ish Ledesma.

A mediados de los 80 Ish Ledesma decidió que él también quería tener su propia Girl Band.

Así que convenció a su mujer Lori Ledesma, a su cuñada Lezlee Livrano y a una cantante de sesión de medio pelo llamada Susan Johnson para poner cara y cuerpo a una ocurrencia que bautizaría como Company B.

Ledesma, un perro viejo de la música disco, tenía muy claro que Company B necesitaba un banger incontestable con el que lanzarse al ruedo y con “Fascinated” sobrepasó todas las expectativas.

Partiendo de un infeccioso riff de teclado que se queda clavado en la memoria desde la primera escucha, Ledesma supo manejar con habilidad el frenético ritmo del Hi-NRG y la agresiva sonoridad del freestyle de Miami, para asentarse sobre una estructura melódica rotunda, sugerente y de innegable aroma queer.

Como miembro de Foxy, solista o productor, el legado de Ledesma y su aportación a la música negra de Florida es inconmensurable. Si aun no le has abierto la puerta de tu casa, “Fascinated” puede ser una primera e inmejorable excusa. (GO).

The Gap Band “Lil Red Funkin’ Hood” (1985).

Producido por Charlie Wilson, Lonnie Simons & Jonah Ellis.

Todo el mundo sabe que Gap Band fueron una de las principales inspiraciones de Teddy Riley a la hora de crear Guy y lanzarse a la piscina del New Jack Swing. Y los más atrevidos, como el que este escribe, no dudamos en considerar a Charlie Wilson el auténtico y único padrino del New Jack Swing.

Lo bueno es que cuando alguien nos pide pruebas, no nos hace falta acudir a frases hechas o alimbicados juegos de referencias cruzadas; no tenemos más que desempolvar nuestra copia de “Gap Band VII” y hacer sonar este “Lil Red Funkin’ Hood” para hacer callar a los que se atrevan a ponerlo en duda.

Nació como un prodigioso homenaje al P-Funk con el que los hermanos Wilson pretendían gustarse recorriendo la mayor parte de los clichés Clintonianos, pero nos terminaron regalando a través de su desarrollo melódico –especial atención a lo que ocurre durante el primer minuto de tema– uno de los mayores y menos recordados puntos de giro en la música negra de los 80.

Tito Charlie vino del futuro y trajo consigo el New Jack Swing para colarlo en mitad de un homenaje a George Clinton. Y nadie, salvo Teddy Riley, se dio por enterado. (GO).

A Tribe Called Quest “I Left My Wallet In El Segundo” (1989).

Producido por Jungle Brothers & A Tribe Called Quest.

Cuando aparece la primera imagen de Q-Tip en comisaría, podemos ver a los demás escoltándole. Ali Shaheed Muhammad, Jarobi White y Phife Dawg se balancean como si no pudieran resistirse ni en esa situación. Ali se mueve con el groove, Jarobi no puede contener la risa y Phife mantiene la compostura.

Esa imagen describe y captura mejor que ninguna otra la importancia de la velocidad a la hora de redimensionar un groove que ya lo tenía todo nada más comenzar. “Funky” de los Chambers Brothers: un bloque de información simple, sin arreglos ni añadidos bruscos, un loop que se magnifica cada vez que vuelve a empezar, que cambia su carácter y se vuelve cómico y desenfadado.

“I Left My Wallet In El Segundo” es el single más ingenioso de aquella era en la que se comenzó a definir el Rap alternativo como un sinónimo de Rap inteligente, aquel que no confrontaba sino destilaba conceptos con sutileza y sentido del humor. Un Rap en el que los códigos se sirven con una sonrisa, con picardía, sin seriedad.

Era difícil en aquella situación desmarcarse de De La Soul, los principales renovadores, pero hoy, con perspectiva, no hay nada ni comparable a esta historia contada por “The Abstract”.

En apenas 4 minutos comprime toda la personalidad del grupo de amigos situándolos en una comedia sin principio ni final, un contexto en el que aprovecha para describirlos y presentarlos a la audiencia que está comenzando a escuchar “People’s Instinctive Travels and the Paths of Rhythm“.

Un viaje lleno de tropiezos en los que se presenta a la juventud afroamericana fuera de su contexto de confort, en una aventura hilarante que afrontan indefensos aunque serenos.

En “I Left My Wallet In El Segundo” se encuentra toda la materia de ATCQ. Es la primera explosión a partir de la que todo se desarrolla, el big bang a partir del que su particular universo se expande. (FP).

Kurupt “C Walk” (1996).

Producido por Daz Dillinger.

Si “illest” tiene algún significado concreto en esto del Hip Hop, debe referirse a la forma en la que este instrumental penetra en el cuerpo. Esas notas de piano y los desfases melódicos consiguen rodearte.

Daz Dillinger consigue limitar un espacio con este beat y a la vez envuelve en una conducta pasivo-agresiva las habilidades verbales de Kurupt, un rapper del que siempre se desconfió en la West Coast y en el nexo de los Dogg Pound Ganstas. Una desconfianza que posas en aquel que sabes que convive entre dos mundos.

Kurupt venía de Filadelfia pero se instaló en California, adquiriendo un sonido híbrido por naturaleza. Y digo su sonido porque si algo poseía de singular Kurupt era su buena elección de los instrumentales; lo demás, toda su carrera, fue una gran blasfemia Rap en la que el mensaje brillaba por su ausencia. (FP).

Madrid Pimps “Carnalismo” (2004).

Producido por Ins-True-Mental.

Hace 13 años el Hip Hop español era un lugar extraño. La prensa, tanto la generalista como la especializada, no se enteraba de nada. Los artistas se limitaban a imitarse unos a otros, siguiendo a pies juntillas una serie dogmas sin sentido.

Y el público, por su parte, se encargaba de defender esos mismos dogmas cual yihadista venido a más. Vamos, lo mismo que ocurre ahora, pero sin redes sociales y con gente vistiendo ropa más ancha.

En mitad de toda aquella locura, la aparición en la capital del reino de algo como Madrid Pimps supuso una refrescante anomalía sin precedentes.

Unos tipos con la cabeza repleta de conceptos situados a años luz de la mayor parte de la escena de entonces que, con más ideas que medios, tuvieron en Ins-True-Mental su principal apoyo a la hora de acercar su música a los estándares del rap Dirty South del momento.

“Carnalismo” es uno de los tracks más logrados de aquel “Pillar y Perder” (2004) donde, además de alejarse por un momento de sus habituales guiños al rap de Houston, la producción de Ins-True-Mental logra evocar toda la fuerza y el macarrismo de, entre otras cosas, el sonido Nueva Orleans de aquellos años.

Bienaventurados todos aquellos que supieron comprenderlo y apreciarlo en su momento. (GO).

Fantasy Three “It’s Your Rock” (1983).

Producido por Master O.C. y Aldo Marin. 

Resulta complicado elaborar una lista de los elementos que más sorprenden de este instrumental. Aquí es cuando lo de “ingeniería del beat” cobra sentido.

El estruendo inicial y su triple repetición; la forma en la que algunos elementos aparecen y brotan de forma súbita; el eco del primer break; el corte vocal que sirve para cambiar de compás en el comienzo; la frágil melodía egipcia y progresiones armónicas de la misma; los efectos y desfases calibrados a la perfección; cuando la línea de bajo entra desnuda y distorsiona los propios cambios de ritmo del instrumental.

Hay un cosmos completo en estos 7 minutos musicales en los que el cortado y pegado alcanza su máxima expresión antes de que el freestyle o el Electro llegaran a afianzarse por completo.

Si buscamos un instrumental único en su estilo y capaz de generar nuevos significados y puntos de vista con cada escucha, este confeccionado por Master O.C. y Aldo Marin (hermano de Amado Marin, juntos creadores de Cutting Records) debe ser la primera elección. Después, quizá, debe venir el “Beat Bop”.

Además resultó uno de los primeros instrumentales en superar la versión vocal en un tiempo en el que todavía no se comprendía por sí misma esa posible situación o consecuencia. Fantasy Three eran Silver Fox, Charlie Rock y Larry D, antepasados de 2 Live Crew y grupos similares. (FP).

Akai Profesional patrocina este contenido; puedes conseguir más información sobre productos de la marca en estos puntos de venta:

ALFASONI – Barcelona (alfasoni.com)
AUVISA – Barcelona & Mataró (auvisa.com)
DJMANIA – Granada (djmania.es)
MADRID HIFI – Madrid & Leganés (madridhifi.com)
MICROFUSA BARCELONA (microfusa.com)
MICROFUSA MADRID (microfusa.com)
MUSICASA IBIZA (musicasa.com)
REDMUSIK – Barcelona (rockandclassics.com)
CUTOFF – Barcelona (cutoff.es)
INTERMUSIC – San Sebastián (intermusic-pro.com)
PROFESIONAL DJ – Murcia (profesionaldj.es)
MUSICOM OLOT – Olot/Gerona (musicom.es)
RADICAL MUSIC – Madrid (radicalmusic.es)