#Artículos

Los fantasmas siguen en la máquina

Este 2020 cumple diez años “King Night”, el único LP de Salem, una obra de culto. Recuperamos cinco piezas esenciales de la banda insignia del witch house.

06.01.20
Antoni Ripoll

Hace ya una década aparecía en Pitchfork un artículo titulado “Ghosts in the Machine”, editado por Joe Colly. El texto arrojaba luz a una foco muy específico, el witch house (también llamado drag o haunted house), una escena global fragmentada que no había logrado trascender más allá del underground y de ciertas audiencias específicas.

«[…] it’s probably not a scene in the way we’ve come to understand the term. What «drag» is, so far at least, is a group of young, geographically scattered artists concurrently exploring ghostly, slow-moving electro-pop, each with their own unique spin».

Este breve informe (no fue el primero ni el más extenso, pero sí uno de los que más alcance logró por la condición masiva del medio), ya situaba a Salem en el centro de este huracán latente.

Se mire como se mire, Salem fue el principal exponente del witch house, un género efímero (su época dorada va del 2007 al 2012) que introdujo nuevas sensibilidades en el pop electrónico, enfocando el contenido y la estética hacia lo espiritual, lo espectral.

La libertad creativa de este nuevo foco global invitaba a coquetear con elementos del synth pop y el trance, y deformarlos (chopped and screwed mediante) para lograr una atmósfera lúgubre y psicodélica. También se usaron patrones rítmicos del Houston rap, añadiendo pesadas líneas de sintetizadores, ecos y reverberaciones. El objetivo era, ante todo, acercarnos a lo sobrenatural.

Salem siempre destacó sobre el resto. En muy poco tiempo la formación se vió girando por festivales de todo el mundo (incluyendo una bochornosa actuación en Primavera Sound 2011 y otra en SXSW 2010, por citar tan solo un par), viviendo deprisa y sin capacidad para gestionar el hype. En 2012 la banda se separó por problemas con las drogas y la salud mental.

Sin embargo su legado sigue siendo indiscutible. «King Night» (IAmSound Records, 2010) es el mejor testimonio de ese movimiento efímero que nos mostró una belleza decadente hasta entonces oculta en las aristas del pop electrónico: música hecha por los fantasmas que habitan dentro de los sintetizadores.

Hoy en TIUmag recuperamos cinco piezas esenciales de Salem para celebrar los diez años de su primer y único LP, “King Night”.

Salem – Frost


Interpol – Try It On (Salem Remix)


Salem – Trapdoor


Salem – Krawl


Salem – Better Off Alone

Liked it? Take a second to support Antoni Ripoll on Patreon!