#Artículos

Rocío Márquez: vanguardia flamenca

"No sé cuál es la clave del éxito, pero sí la del fracaso: intentar complacer a todos." (Rocío Márquez citando a Woody Allen)

01.09.15
Pau Cristòful

Si alguno de los lectores de TIU se ha adentrado por poco que sea en el fascinante a la vez que reservado mundo del flamenco, tiene muchos puntos que haya sido mediante el «Omega» (Discos Probeticos, 1996), referente moderno que unió el rock de Lagartija Nick con el cante amplio de miras del gran Enrique Morente. Otra opción más que probable es que haya sido a través de la clara imprenta que la influencia del cantaor ha dejado en los últimos trabajos del grupo indie español por antonomasia, Los Planetas.

Sin embargo, el último disco en revolucionar la comunidad del flamenco está inspirado por la figura de Pepe Marchena (1903-1976), otro artista que pese a sus importantes aportaciones al género es a la vez repudiado y considerado por los más puristas como un «diablo del flamenco» por su espíritu transgresor.

En «El Niño» (Universal, 2014), la joven onubense Rocío Márquez combina un repertorio de escuela clásica dirigido por Faustino Núñez con otra vertiente que da cabida al rock abrasador, el folk y la música experimental. En esta última parte, más allá de la guitarra clásica suenan baterías, cajas de ritmos, cuerdas eléctricas y samplers.

Por poner un algunos ejemplos claros: «Una Rosa-Canción Soneto» empieza con unos ambientes propios del post-rock para dejar paso a un pasaje de spoken word acompañado por una música cinematográfica sinuosa que no desentonaría en una película de David Lynch, «Las Cumbres Se Estremecieron – Saeta» se desarrolla sobre una base drone y «Los Esclavos – Canción Colonial» incluye guitarras y baterías post-hardcore y otro spoken word que se acaba difuminando y fragmentando a través de un sampler.

Para esta herejía jonda ha sido indispensable Raül Fernández (Refree), personaje que se ha establecido como figura clave en la renovación del cante tras aportar también el riesgo presente en el «Granada» (Universal, 2014) que firmó a pachas con Sílvia Pérez Cruz.

Rocío Márquez renueva el flamenco en el Palau de la Música

A diferencia de este último disco y a pesar de ser una obra influenciada por un autor concreto (Marchena), en «El Niño» (Universal, 2014) no encontramos ni adaptaciones ni versiones sino casi una veintena de composiciones originales, todas con el palo flamenco correspondiente detallado al lado del nombre del tema.

Referente a los palos, una de las mayores aportaciones de Pepe Marchena al flamenco fue la invención de la colombiana, «el único palo flamenco del siglo XX». En un artículo redactado por Ulises Fuente y publicado por La Razón, Rocío Márquez lo explica: «Eso le da más valor, porque indica que el conocimiento no está ligado a los estudios y también suma validez a la aportación de Marchena. Se ha estado investigando mucho sobre la colombiana y todos apuntan a la relación que tiene con el corrido mexicano y el zorziko vasco.»

La única «colombiana» del disco es «El Venadito«, en la que un coro de niños deja paso a una superposición de voces acomodado sobre un agradable colchón de vientos y electrónica propio de la música contemporánea más amable (posteriormente la canción se normaliza con ritmo y cuerdas).

Como era de esperar, pese al paso de los años desde los tiempos de Marchena y Morente, el sector más conservador del flamenco se sigue horrorizando ante vanguardias como la de Rocío Márquez. Sin embargo, de entre todos los artículos y entrevistas que he consultado para la elaboración de este texto solo uno contaba con comentarios negativos por parte de una lectora, que criticaba la Bienal de Flamenco de Sevilla por no avisar del espíritu transgresor del concierto. Sin embargo, toda la crítica coincide unánimemente en aplaudir la obra de Rocío Márquez, incluso medios propios de tierras del flamenco como Diario Sevilla, Sevillamagazine y Secretolivo.

Por suerte, Rocío Márquez lo tiene muy claro:

“Solo me interesan las opiniones constructivas. Yo creo que hay que partir de lo clásico, pero sin limitaciones. No he vivido una guerra, no he pasado hambre, he ido a la universidad y a mis amigos les gusta Extremoduro. No puedo ser igual que los de antes. La tradición debe vivir en el presente. En el siglo XVIII ya existía el debate sobre la pureza y aquellos que entonces no eran académicos y traicionaban la tradición hoy son nuestros referentes. Quizá reproducir sin más el pasado solo es ofrecer algo sin vida. Y lo que no está vivo, está muerto.” (Fragmento de un artículo publicado en El País por Elsa Fernández-Santos)

En otro texto realizado por Braulio Ortiz y publicado por el Diario de Sevilla, Rocío Márquez lo expresa citando a Woody Allen: «No sé cuál es la clave del éxito, pero sí la del fracaso: intentar complacer a todos.»

Rocío Márquez renueva el flamenco en el Palau de la Música

Rocío Márquez representa a una nueva generación de artistas flamencos que han vivido tiempos diferentes y que saben combinar sin prejuicios su amor por las raíces de este arte con el conocimiento institucional (es doctorada en canto). Para esta artista, el cante clásico es un «punto de partida» hacia un universo que desconoce fronteras, tal como prueba un anecdótico artículo publicado por ScannerFM en el que Rocío Márquez explica que está investigando la obra de Einstürzende Neubauten tras descubrirlos al compartir cartel con ellos en la pasada edición del Primavera Sound. ¿Se os ocurre un referente mejor por lo que se refiere a la transgresión y la experimentación sonora?

Este martes a las 21h, Rocío Márquez cerrará el festival Mas i Mas con un concierto en el Palau de la Música en el que contará con el acompañamiento de nueve músicos entre los que destacan Pepe Habichuela, Miguel Ángel Cortés, Refree y Niño de Elche.

Este último es otro de los grandes renovadores flamencos de nuestros tiempos y así lo prueba su actuación en el pasado Sónar, considerada por muchos críticos como uno de los mejores conciertos que se han podido ver en las últimas ediciones del festival de música avanzada. Hablaremos de él con motivo de su concierto en el Apolo este próximo octubre.

TIUmag solo es posible gracias a tu apoyo económico: suscríbete a nuestro Patreon y accede a contenido exclusivo.