#Artículos

Futuros clásicos: cinco joyas ocultas del r&b patrio 

Como todos los fenómenos culturales, la efervescente escena urbana española actual tiene un origen y unos antecedentes. Hoy nos fijamos en el origen del r&b de aquí y seleccionamos cinco canciones que ayudaron a configurar el presente.

03.10.19
Antoni Ripoll

La perspectiva lo es todo. En 2019 nos parece natural escuchar r&b en español pero esto no siempre ha sido así. Hubo un tiempo en que facturar este registro era poco más que un salto al vacío, inventar una escena imposible. En este contexto, unos pocos y unas pocas valientes se atrevieron a pavimentar el camino de lo que vendría después.

Hoy en TIUmag hemos seleccionado cinco himnos r&b del pasado para rendir un pequeño homenaje a los early adopters del r&b patrio. Hay de todo: inspiración sureña, futurismo, r&b de desamor y nostalgia, bangers orientados a la radiofórmula… todo ello bajo un común denominador que es la calidad. No hay nada como conocer el pasado para disfrutar plenamente del presente.


Indigo Jams – Dame (2017)

Hace poco Alizzz nos sorprendía con un track de r&b clásico en su catálogo de Whoa Music, “Body”. Pero este subgénero nunca ha sido popular en estas latitudes. Ni el tipo de instrumental ni la cadencia de las vocales.

Casi tres años antes, Indigo Jams publicaba “Dame”, el hit oculto de su mixtape debut como vocalista. Son cuatro minutos de r&b de corte clásico, estilo Terius Nash, exuberante en contenido y continente, con una estructura poco habitual en el género. “Dame” suena cristalina y mira a la vez al futuro y al pasado. Y hay que conocer bien ambas regiones del tiempo para crear un artefacto como este.


BFlecha – B33 (2013)

Cuando salió “B33” hace seis años, ninguno de los artistas que hoy en día dominan el panorama urbano habían siquiera debutado. BFlecha siempre ha jugado a otro juego, y todo apunta a que así seguirá: fiel a su imaginario astrofísico y a su estética retro-futurista.

“B33”, como muchos de tracks de BFlecha, está más cerca del pop electrónico avantgarde de Jessy Lanza que de un banger de Ella Mai. La instrumental, generosa en líneas de sintetizadores (que fluyen sin saturarse) es obra de la misma BFlecha. Define intemporal.


Indigo Jams, Recycled J, Bejo – Loba (2016)

Esta pieza pasó injustamente desapercibida en su momento y lo cierto es que pocas canciones han sabido capturar de forma tan natural un tiempo y un lugar: Canarias y su papel fundamental en el amanecer del nuevo pop español (el tema central, por cierto, del último capítulo de El Bloque).

En “Loba” los tres artistas fluyen libremente, cada uno con sus mejores versos, siendo el conjunto un perfecto showcase del sonido de la isla. Pero nada sería lo mismo sin esa legendaria instrumental que firma el mismo Indigo Jams. Sigue sonando igual que en la primera escucha.


Arufe – DNA (2014)

Arufe, igual que BFlecha, es otro de esos early adopters del nuevo pop en España. Si bien su trayectoria al final no tuvo continuidad, hay que reconocerle algunos hits esenciales en este terreno.

Uno de los más originales y menos evidentes es “DNA”, donde el gallego fluye sobre una onírica base de Judah. El logrado acompañamiento visual refuerza esta sensación de plenitud y liberación que busca transmitir Arufe.


Gayonce Rose – To Mentira (2016)

Hubo un tiempo en el que Barcelona lo tenía todo por delante: la escena urbana se estaba gestando y la libertad dominaba todos los focos creativos de la ciudad; esa creatividad salvaje de artistas que no se podían catalogar porque todavía no existía ningún catálogo.

“To Mentira” se encuentra justamente ahí. Gayoncé Rose diseñó un artefacto pop inspirándose tanto en Bones como en el Drake más triste, jugando con los clichés clásicos del r&b y recontextualizándolos para crear algo distinto. La instrumental es obra del barcelonés Hip Hop Muy Bien pero podría haber sido creada en el estudio de cualquier miembro de Wedidit una noche de lean y sativa.