#Artículos

Psicodelia valenciana: Jupiter Lion, Siesta! y Negro

Charlamos con Negro y profundizamos sobre la relación entre Valencia y la psicodelia con motivo de las actuaciones de Jupiter Lion y Siesta! en el próximo Festival VillaManuela.

02.10.15
Pau Cristòful

La inminente próxima edición del festival madrileño VillaManuela nos sirve como excusa para hablar de los dos representantes de la psicodelia valenciana allí presentes: Jupiter Lion y Siesta! Ambos actuarán el sábado 10 de octubre en el escenario Jägermeister ubicado en la sala El Cielo de Madrid.

Junto con los efímeros Tercer Sol (ya separados), estas dos bandas son los nuevos exponentes de la escuela psicodélica valenciana. La música de estas tres formaciones parte de la vertiente más dinámica y rítmica de la psicodelia, juntando dos cosas que siempre han gustado a los valencianos: la caña y la lisergia.

Es sabido que Jupiter Lion son unos favoritos en nuestra casa: siempre que hemos realizado crónicas de festivales en los que han actuado les hemos dedicado nuestros mejores adjetivos y también contamos con ellos como invitados especiales para la última edición del Converse Make Noise. Su krautrock instrumental es editado por el mítico sello B-Core, con el álbum «Brighter» (BCore, 2014) como su mejor exponente hasta la fecha.

Citando la acertada ficha de la banda en la web de B-Core, en sus directos Jupiter Lion son «una supernova de kraut rock que condensa y libera energía alternativamente«, hipnotizando mediante una contención bailable que aposta por los desarrollos planos y minimalistas en vez de por el efectismo barato.

Por su parte, pese al mismo enfoque la música de Siesta! aposta más por una desmesurada entrega que se traduce en intensos y alocados directos: trance kraut visto desde una perspectiva punk. Su excelente último disco, «Fuerza de Gravedad Absoluta» (Sonido Muchacho/Ayo Silver/Gran Sol, 2015) es una buena muestra de ello y sus directos una confirmación incontestable. Tras las ediciones del Festival Hoteler donde tocaron Siesta! y Tucán (banda que cuenta con un miembro de Siesta!), los habitantes de Vic tiemblan solo con recordar su figura.

Entrevistamos a Negro con motivo de las actuaciones de Siesta! y Jupiter Lion en el Villamanuela

Nos interesaba saber el origen de la pasión de estas bandas por la psicodelia, pero ante la imposibilidad de entrevistar directamente a los artistas en cuestión hemos optado por pasarle las preguntas a Fernando Junquera aka Negro (foto), guitarrista de la escuela John Fahey que se considera una figura clave en la escena valenciana y un gran conocedor de la música psicodélica (es también ex integrante de los seminales Estrategia Lo Capto! y responsable del fanzine Chilena Comando).

¿Qué antecedentes recuerdas relacionados con la música psicodélica en Valencia?

El catálogo más tocho e interesante de venta de discos de psicodelia lo tenía a principios de los 90 Juan Pedro Greyhead (el tío que editó mi primer LP). En la época del indie, cuando a nadie en España le interesaba la psicodelia, él manejaba mucho de este género: entonces le llamaban hippie, barbas, Jesucristo, … ¿Quién iba a decir que 15 años después iba a ser lo más guay?

Mi primera banda, Balano, editó un disco en su sello y también recuerdo descubrir mucha psicodelia y kraut en su casa (Música Dispersa, Pan y Regaliz, Can, Neu, etc.). Posteriormente montó la tienda de vinilos Greyhead y ahí sí que me hinché a oír miles de discos que ahora son adorados pero que en esa época eran considerados de hippies y puretas (sobretodo entre el ambiente indie y hardcore, que se reía de este género y lo infravaloraba). En esa época le pasé algunos discos a Juan Pedro de los que oía en casa, cosas como The For Carnation, Gastr Del Sol, Tara Jane O’neil, Smog, … ¡Mi sorpresa fue descubrir gracias a sus comentarios que en realidad estaba parcialmente vinculado con la psicodelia desde mucho antes!

La primera banda etiquetada como psicodelia que escuché a consciencia fue El Niño Gusano, banda psicodélica por excelencia entre los medios y mi grupo nacional favorito a mediados de los 90.

¿Crees que existe alguna conexión entre la escena bakalao original y la psicodelia/kraut/… posterior? ¿Qué recuerdos tienes de esa época? ¿Formaste parte de ella?
Yo llegué en el 97 a Valencia y, en Zaragoza, lo del bakalao se veía como música para descerebraos, así que no lo viví. Toda la música está conectada y si quieres hilar fino, todas esas músicas buscan un flote, un continuum, lo que varía es la droga que tomas.
En Valencia cambió la música cuando cambiaron las drogas y los garitos de ocio y esparcimiento. Seguro que algún illuminati ha hecho una tesis doctoral sobre esto.

¿Cuándo descubriste tu pasión por la psicodelia/kraut/… y qué bandas fueron claves para ti en ese momento?

Siento pasión por muchos tipos de música. Si he llegado a la psicodelia es porque he oído otras cosas antes que me han llevado a ella: 10 años atrás lo que más oía era folk psicodélico (tipo Gary Higgins, Mark Fry, Perry Leopold, Pau Riba, Jake Holmes, The Search Party, …) y cosas que creo que también están influenciadas por la psicodelia como The Palace Brothers, Smog, Aerial M y Papa M, Tara Jane O’neil, Tortoise, … En mi casa también oíamos mucho jazz, noise rock, punk, free jazz, … Creo que en estos géneros también influyó la psicodelia, sobre todo en los 60.

Uno de mis discos de psicodelia favoritos es «Phases And Faces» (Forte Records, 1968), de The Fredrics y, de entre los nacionales, me quedaría con el LP homónimo de Música Dispersa (Diábolo, 1970). Si focalizamos en el kraut, lo que más hemos oído en casa es a CAN.
Últimamente parece que muchos músicos valencianos antes asociados con el punk y el hardcore se han pasado a propuestas más cercanas a la psicodelia/kraut (Jupiter Lion, Siesta, Tercer Sol, …). ¿A qué crees que es debido? ¿Pensáis que hay un ligero revival de estos géneros?
¡A la droga! Jajaja. Bueno, hablando en serio, cada uno llega a la música cuando le toca, todo el mundo tiene sus etapas vitales y musicales. En la música hay revivals cada 4 o 5 años, el capitalismo es capaz de poner de moda cualquier cosa. De todas formas, lo de «estar de moda» no lo entiendo mucho y, al cabo de un tiempo, ves que esos grupos lo dejan de petar o que les cuesta llegar a final de mes. Otra cosa que sucede es que los medios hablan de revival pero luego el revival son los de su revista y sus 10 colegas de cañas.

¿Qué otras bandas valencianas actuales nos recomendaríais?

Pues paranoia guapa que os molará a los amantes del psych/kraut/progresive: MKM, Polígono Hindú Astral y Acapulco, que de psicodelia saben un rato.
Abriéndonos a otros estilos tenemos a Betunizer que están en otro nivel, a Zanussi, el último disco de Ramirez tiene cosas que me gustan en el rollo indie-pop, Teletexto y su punk ecléctico, Avelino Saavedra y Josep Lluis Galiana en faceta free-impro, a Edu Comelles haciendo música experimental, Cigüeña tocando rollo noventero, Tumba Swing en plan blues-punk y a Wau y los Arrrghs! que ya les conoce todo el mundo. ¡Tenemos de todo, nen!
TIUmag solo es posible gracias a tu apoyo económico: suscríbete a nuestro Patreon y accede a contenido exclusivo.