#Artículos

«En el Nombre de», Niño de Elche & Los Voluble en el Mediterráneo

Los artistas nos avanzan la concepción del proyecto disruptivo que presentarán en el Sónar Festival.

30.05.16
Aleix Mateu

“Por su transgresión y su originalidad, la de Niño de Elche vs. Los Voluble fue una de las mejores actuaciones que recordamos en la historia del Sónar”.

Así calificábamos el show de estos sevillanos en TIU. «El más punk de los cantaores flamencos de la actualidad», decíamos además de Niño de Elche hace justo un año, en motivo de su actuación en la pasada edición del Sónar junto a Los Voluble.

Presentaron «RaVerdial«, un show que causó sensación en el SónarComplex, convirtiéndose en, como decíamos, una de las mejores propuestas de la edición anterior del festival.  El concepto giraba alrededor de «rave flamenca», unificando los valores antipolíticos y sociales del inicio de estas fiestas con los verdiales, esos elementos folclóricos de toda fiesta flamenca.

A Niño de Elche todavía no le han arrebatado la medalla que le colgábamos y, en relación con el Sónar, parece que junto a Los Voluble, no van a dejar pasar de nuevo la oportunidad de deslumbrar. Como ya hicieron, además de unirse en trío, el cantaor y sus vecinos remezcladores contarán con la presencia de el multi-instrumentalista Pablo Peña (de Pony Bravo y Fiera) y el habitual de Niño de Elche, el guitarrista Raúl Cantizano.

Los mismos artistas nos han definido así lo que están preparando para la nueva edición del Sónar:

«Como es Raverdial: una sesión de 50 minutos en directo, sin canciones predefinidas y con diferentes cambios. Trabajamos con las músicas de ida y vuelta y ese es el viaje musical que proponemos. En cualquier caso no será una ida y vuelta lineal, vamos dando saltos por las músicas que nos han parecido interesantes remezclar y reutilizar con nuestros instrumentos, la voz de Niño de Elche llevada a diferentes terrenos y efectos naturales y electrónicos, las bases electrónicas urgentes y los sonidos de cuerdas en loop sin fin de una zanfoña».

Los efectos, el apropiacionismo y ese camino que quieren dibujar, reforzado con las incorporaciones de los dos artistas que mencionamos, prometen mantener esa riqueza de elementos para esculpir un discurso igualmente disruptivo y con una carga política evidente, como todo lo que ha presentado el trío de artistas sevillanos.

Bautizado «En el Nombre de«, el nuevo proyecto audiovisual nos sitúa en el Mediterráneo, en el centro conflictivo del intercambio cultural más crudo que ha representado la crisis de los refugiados y de las migraciones.

“Versará sobre la actual política de fronteras europea con textos inéditos del filósofo queer y activista Paul B. Preciado y los llamados cantes de ida y vuelta”

La crudeza que subyace en el discurso de «En el Nombre de» irá en abierta conexión con los recursos de su actuación. Como comentan la pareja de VJs y DJs, los agitadores underground Los Voluble, la pantalla es una compañera que potencia el desgarrador mensaje que quieren proponer:

«Aún la estamos trabajando pero la pantalla es una compañera más de nuestros espectáculos. Volvemos a plantear un show audiovisual crudo, sin un complejo montaje técnico pero con muchas referencias, ideas, contenidos y discursos dentro de las pantallas y en nuestros cuerpos. La estructura es simple, cruda, lo que hacemos va a otros sitios». 

«Es nuestra forma de trabajar, pensamos que actuar en Sónar o cualquier otro festival o evento es una oportunidad para seguir hablando de otras cosas, o hablando de las cosas que nos interesan. Nuestro planteamiento es simple, casi de agit-prop, complejo en su interior pero un dispositivo que quiere denunciar, comunicar, hacer música política y con una temática muy concreta».

Poética, política y estética de riesgo se dan la mano en las fórmulas experimentales de este colectivo que, tal como explican, han encontrado en el Sónar un altavoz y un espacio idóneo para presentar todas sus creaciones.

«Poco más podemos esperar de festival que nos ha dado vía libre para hacer / pensar y crear lo que quisiéramos. Los que tenemos que dar ahora somos nosotros. Aunque no sean encargos exclusivos para nosotros el Sónar es como el lugar natural donde presentar las cosas que hacemos, ellos han confiado en lo que hacemos y es como estar en casa. Esperamos que el público acoja la propuesta como lo hizo el año pasado, con interés y con ganas de seguir dándole a estos temas».