#Artículos

Empoderamiento, desafío y disrupción: cuando la música urbana choca con la electrónica de club

La semana pasada Mutek Barcelona y Reebok unieron sus fuerzas para presentar una serie de sesiones de Q&A y mesas redondas donde algunas de las figuras emergentes de la escena de Barcelona debatieron el devenir de la música electrónica como herramienta más allá de lo artístico.

15.03.19
Antoni Ripoll

Fotografías cedidas por la organización del festival.

El pasado sábado asistimos a la sesión de Q&A y mesa redonda que organizaba el festival Mutek Barcelona con el patrocinio de Reebok.

Realmente se agradecen este tipo de eventos paralelos a los contenidos habituales de un festival. Suelen ser un espacio donde conocer más a fondo aquellos artistas que seguimos, pero también una oportunidad para descubrir nuevas tendencias, escenas y movimientos.

En este caso Mutek Barcelona y Reebok pusieron sobre la mesa una serie de conceptos sobre los que gravitaron las sesiones de Q&A: diversidad, empoderamiento, desafío y disrupción. Unos atributos que quedaron representados en cada uno de los invitados a la mesa redonda: ETM, Mans o, Ikram Bouloum, Pablo Rumbler, Prinz Pol, Tutu, Mina y Bryte. La jornada se centró en visibilizar el trabajo de colectivos y artistas emergentes de Barcelona, y las mesas redondas fueron conducidas por profesionales del sector.

Esta fue la alineación:

15:30 – Playlist MUTEKxReebok
16:00 – Q&A con: ETM / Modera: Xulián Sambade
16:30 – Q&A con: Mans o / Modera: Pau Cristòful
17:00 – MESA REDONDA con: Ikram Bouloum, Pablo Rumbler, Prinz Pol / Modera: Frankie Pizá
19:00 – Q&A con: Tutu / Modera: Antonia Folguera
19:30 – Q&A con: Mina & Bryte / Modera: Misdigest

El primero en ser entrevistado fue ETM, productor barcelonés que tiene en su haber producciones para Dellafuente, Maka y Pedro LaDroga, entre otros, y que hace pocos meses publicó el EP en solitario “N-tran-C”.

Xulian Sambade de Dublab le preguntó por sus influencias, que van desde el eurodance comercial de los 90 hasta el revival trance actual: de Gigi d’Agostino a Evian Christ. Hablaron también de sus inicios en la producción junto a Alizzz, para finalmente comentar el papel y reconocimiento de la figura del productor hoy en día.

ETM demostró tener opiniones contradictorias con respecto a este tema. Algunas veces sí que defendía un mayor reconocimiento para el productor, pero en otras pensaba que este reconocimiento era en detrimento de la obra general y que el productor ha de saber cuál es su papel en el proyecto y aceptar estar en una segunda fila, sin que eso signifique que se menosprecie tu trabajo.

La segunda entrevista fue la de Mans o, que este año presenta un nuevo proyecto en su segunda actuación en Sónar y al que seguimos de cerca desde sus publicaciones en Disboot. El entrevistador en este caso era Pau Cristòful, colaborador habitual de varios eventos culturales de la ciudad.

Mans o habló sobre su carrera como diseñador, de cómo la dejó de lado para centrarse más en su carrera musical después de sentirse un poco decepcionado con el modus operandi de los estudios de diseño y de trabajar siempre para terceros, y de la relación que desarrolló con la música gracias a la danza. Comentaron también la importancia de relacionarse con gente de otras disciplinas en los trabajos para así poder maximizar el discurso de una obra y no centrarlo todo en un único lenguaje.

Acto seguido asistimos a una mesa abierta entre Ikram boulum, DJ en la ciudad condal con varias actuaciones previstas este año en festivales relevantes como el mismo Mutek Barcelona o el Loom Festival, y encargada de la programación de la sala Vol. La acompañaban Prinz Pol y Pablo Rumbler, de Iberian Juke. En este caso el entrevistador era Frankie Pizá.

El debate versó sobre el papel actual de la música en la sociedad. Frankie preguntó si ellos lo veían simplemente recreativo o también era necesario considerar la música como una herramienta de empoderamiento, de desafío a lo establecido. Ikram fue muy clara y defendió la figura del club como un punto de reivindicación política para muchas minorías. Pablo lo secundó poniendo como ejemplo el origen del house y su vinculo con el movimiento LGTBI, o del techno con los ghettos en Detroit.

También comentaron el papel de las redes sociales en los colectivos de hoy en día, pues Frankie puso en tela de juicio su utilidad real a la hora de realizar los proyectos, y aquí todos discreparon ya que en todos los casos había ejemplos de relaciones surgidas a partir de las redes sociales que les han sido de gran utilidad en sus trabajos.

No pudimos asistir a las dos últimas sesiones de Q&A, con Tutu y Mina & Bryte, pero el camino ya estaba marcado: la música no es un simple artefacto recreativo. Al menos no lo es ahora mismo y en estas coordenadas. Hay ideología, hay concepto. Existe una intención detrás de cada propuesta, normalmente ligada con la voluntad de desarrollo de una comunidad específica.

Sin duda esta actividad en Mutek Barcelona fue uno de los puntos calientes en cuanto a análisis de la escena. Esperamos que en un futuro el festival siga apostando por estos contenidos que aportan un valor añadido y, sobre todo, un contexto a la expresión puramente artística.