#Artículos

Música para no olvidar lo que realmente importa

La mayor crisis social de la historia moderna de Estados Unidos ha provocado una inevitable reacción en la comunidad artística. Hoy seleccionamos ocho canciones que han sido creadas estas semanas y que ayudan a visualizar un relato que el gobierno de Trump está criminalizando.

18.06.20
Antoni Ripoll

Antes que nada vamos con un poco de contexto.

En las últimas semanas el mundo occidental está pasando por una nueva crisis que se suma a la devastadora crisis sanitaria de la COVID-19. En esta ocasión la crisis es social y su origen está en un asesinato: el pasado 25 de mayo un agente de policía ahogó y asesinó a plena luz del día, en una calle céntrica y rodeado de transeúntes, a George Floyd, un ciudadano norteamericano negro que presuntamente había pagado con un billete falso en una tienda.

Este crimen fue la gota que colmó el vaso del racismo sistémico y la brutalidad policial hacia los ciudadanos negros que Estados Unidos sufre desde su fundación.

Desde entonces y hasta ahora las protestas (virtuales y físicas) no han dejado de tener presencia en las principales capitales del mundo, evidenciando que no solamente es un problema de Estados Unidos (aunque este país tenga especialmente enquistado el racismo sistémico por razones más que evidentes). Se trata, de hecho del mayor estallido social desde el asesinato de Martin Luther King en 1968.

«La gente no estaba saqueando ni vandalizando antes de que George Floyd fuera asesinado, así que si queremos resolver esto y sacar a la gente de las calles, si queremos devolver el orden a nuestra sociedad, entonces tenemos que hacer frente a lo que causó el levantamiento«, sostiene en esta entrevista con eldiario.es la activista Tamika Mallory, uno de los rostros visibles de las protestas gracias a la repercusión que ha tenido uno de sus discursos.

«El nombre de George significará algo si su muerte termina cambiando el mundo para mejor«, afirmó el hermano de Floyd en el Congreso. «No merecía morir por 20 dólares. Pregunto, ¿es eso lo que vale la vida de un hombre negro? ¿20 dólares? Estamos en el año 2020. Ya es suficiente«.

Estos días también estamos viendo cómo la música tiene otra función más allá del entretenimiento, el flexing o los propósitos relativos a la creación artística. Las canciones son una forma de transmitir la información, una herramienta poderosa en el sentido estricto del término, una versión del relato al margen de los medios generalistas que es capaz de expandirse y —sobre todo— de perdurar mucho más que otros formatos.

Es posible que en unos años no recuerdes ese artículo imprescindible que compartiste sobre el racismo estructural. Pero seguro que nunca olvidarás el estribillo de “Alright” de Kendrick Lamar. Especialmente si la policía te agredió durante las primeras protestas de Black Lives Matter a finales de 2015.

Esto es lo que hace único y poderoso a ese formato: puede introducir en lo más profundo de tus creencias una estructura ideológica sin que seas consciente. Un poder que no siempre se ha usado para bien, pero que estos días ha demostrado ser una de los mejores instrumentos para unir al pueblo y facilitar la difusión del relato de la minoría oprimida.

Vivir es tomar partido y nadie está al margen de esta dinámica. Hoy hemos preparado una lista de nueve canciones que fueron creadas hace escasos días, en el epicentro de las protestas, en una América dividida y con un clima social en ebullición. Es el sonido de la rabia pero también el de la organización social y el del despertar de una minoría que lleva sistémicamente castigada desde la fundación del país. Y, además, rebosan todas calidad musical.


Buddy – Black 2

El de Compton firma una pletórica composición que es la segunda parte de “Black”, publicada hace un par de años y que también cuenta con A$AP Ferg (otro MC muy activo estos días de revuelta) en las vocales.


Lil Baby – The Bigger Picture

En plena campaña de promoción de su nuevo (y un tanto decepcionante) disco, “My Turn”, la estrella de Atlanta libera un track centrado en el asunto principal de estos días.


YG – FTP

Era de esperar que el joven gangster de Compton tomara partido delante de esta situación, y que lo hiciera rápidamente, creando el estribillo que todo el mundo estaba deseando cantar.


Armand Hammer – Ramesses II

Comenzando por su portada y acabando por la colaboración de dos iconos de la cultura negra contemporánea como Earl Sweatshirt y Moor Mother, “Ramesses II” es un hito en el hip hop contemporáneo.


Meek Mill – Otherside Of America

El explícito track empieza con un snippet de Donald Trump apelando al voto negro con su famosa premisa “what do you have to lose?”. Necesaria aportación la de Meek Mill.


Terrace Martin & Denzel Curry – Pig Feet

Jazz, rabia y cinco pesos pesados (Kamasi Washington, G Perico, Daylyt, Denzel Curry y Terrace Martin) dando lo mejor de sí en la que posiblemente es la canción protesta más cruda que ha salido de la comunidad negra estas últimas semanas.


Dua Saleh – Body Cast

La cantante y activista de Minnesota Dua Saleh entrega esta pieza centrada en la brutalidad policial con una sensibilidad muy distinta al resto de piezas que estamos recopilando en este artículo.


T-Pain – Get Up

La leyenda T-Pain se sirve de una fórmula menos agresiva y más musical para aportar su visión de los hechos. El mensaje explícito sigue estando ahí y eso es lo que cuenta al final del día.