#Artículos

Inducción, insinuación: Max D y Huerco S. dejan que el oyente interprete por sí mismo

25.05.16
Frankie Pizá

«Para todos aquellos que nunca» han tratado de insinuar. Al escuchar «A Billion Drops In Space» o «Bubblegum», queda clara la principal intención de Max D en su tercer álbum: enfatizar sobre la intencionalidad antes que recurrir a la acción directa. Los ambientes orgánicos y destellos cósmicos parecen no tener ni inicio ni conclusión definida en el disco, uno de los más versátiles e imaginativos lanzados esta temporada.

Si algo se interpreta tras escuchar el título «Boost», es el magnífico control de la espacialidad a la que ha llegado el norteamericano, co-fundador de Future Times y 50% de Beautiful Swimmers. «Mil millones de gotas en el espacio» es la perfecta metáfora para el trabajo: a pesar de la sensación de no culminación de ningún corte, podemos sentir como cada partícula del mismo nos envuelve.

También queda patente la afinación y texturas de sintetizador que sobre cualquier estructura (ya sea con reminiscencias al Footwork o el Electro) iluminan el diseño de sonido del álbum: recuerdan de forma inevitable a Wally Badarou y a la calidez de los años en Compass Point Studios (Bahamas).

En su segundo largo, lanzado a través de RVNG Intl., Maxmillion Dunbar ya perfilaba este acercamiento creativo tan personal, aunque todavía no había abandonado del todo la intención de sonar «efectivo» y «funcional». En un álbum como «Boost», los graves y la percusión parecen lo menos importante; un material electrónico que nos traslada a un paisaje sonoro utópico de calma perpetua. Induce a la relajación, la principal misión del Ambient o el New Age, aunque sin corresponderse con la idea estándar del género.

La sensibilidad lúdica y la improvisación melódica al sintetizador dan cohesión a un disco muy diverso sobre el papel, casi caótico en cuanto a lo estructural; durante los 7 cortes, escuchamos ecos Dub, ritmos que oscilan virtualmente por los 160 BPM y hasta un inteligente uso de un proceso vocal como el auto-tune (concretamente en «Inspo (Ambient Mix)»).

Al fin y al cabo es un disco que quiere distanciarse, escapar de cualquier legibilidad club; a pesar de esa postura, de su movilidad incesante, es capaz de generar un placer y melatonina en el oyente que remiten al New Age o a la música para meditación: sus grooves sinuosos y translúcidos van directos a la epífisis y parecen adelantar que una nueva música étnica es posible en el futuro. Durante la composición, intervienen nombres de indudable reputación, como Jordan GCZ, Benedek o Jack J.

Al igual que la ruptura o la desorientación, la insinuación viene siendo una postura común desde hace un tiempo en el mundo de la música electrónica que ni esquiva ni quiere familiarizarse únicamente con el club.

Por ejemplo: el desarrollo del concepto «weightless» entre Mumdance y Logos para su sello Different Circles. Se trata esencialmente, y aunque con un enfoque centrado en la síntesis de la fórmula Grime (tomando como punto de partida ejemplos como el ‘Devils Mix’ de Wiley para el clásico “We’re Ready” de East Connection), se trataba de una nueva manera de desviar la atención del oyente primordialmente centrado en los bombos y percusiones y demostrar que, aún disimulándolos o suprimiéndolos de la ecuación, el impacto con la pista de baile de algunas armonías puede ser igual o semejante.

TIU-articulos-huerco-s-for-those-cover

En «Promises Of Fertility», extraída del segundo álbum de Huerco S., los subgraves no existen; en su lugar, existe un loop muy leve que recuerda al de un metrónomo. La ausencia de percusión es junto a las atmósferas sonoras inmersivas y basadas en la repetición el argumento principal del giro creativo del de Kansas City en este nuevo disco, el primer LP lanzado por Proibito.

El productor, enfrascado por sus producciones anteriores en la estética House alternativa y a baja fidelidad, dice que su mayor temor reside en «aburrir» al oyente; aún así y conservando la tibia cadencia de su pasado más orientado al club, se ha embarcado en un disco que es su propia e íntima interpretación de la música del proyecto GAS o de Hiroshi Yoshimura. Ha eliminado de su fórmula el signo común que

«About everything and nothing at the same time» comenta en una reciente entrevista sobre el disco Brian Leeds; su intención, al igual que la de Max D con «Boost» es la de sugerir al oyente en vez de conducirlo a un espacio o entorno concreto, sin la opresión de ciertas delimitaciones ya convenidas. Escuchando piezas como «The Sacred Dance» o «Lifeblood», uno puede dejarse ir y abandonarse al estado de hipnosis que la música le proporciona, y puede a su vez ignorarla por completo.

Como en el concepto general del Ambient escrito por Brian Eno: la intención del género es «brighten’ the environment by adding stimulus to it (thus supposedly alleviating the tedium of routine tasks and levelling out the natural ups and downs of the body rhythms) Ambient Music is intended to induce calm and a space to think.»

Para Huerco S., «For Those Of You Who Have Never (And Also Those Who Have)» es una forma de intentar crear un disco atemporal; el resultado de un estudio y profundización en música electrónica similar y que seguramente se corresponde con un momento vital muy particular para él.

Desde fuera, y al alejarse voluntariamente del club proponiendo las mismas sensaciones aunque sin una dirección y continuidad concretas, Leeds está incitando al oyente a que genere sus propias interpretaciones.

Su relato sobre el título del disco sirve como la mejor explicación:

«I found it on the back of a record that my friend had. I think it’s a funk/soul record from the ‘70s and I had no idea what this record was. I tried to Google it and couldn’t find out any information on it. Instead of a ‘thank you’ sheet on the record, it had this note saying ‘For those of you that have never (and also those of you who have) tried…’, blah blah blah. There was a list of things that the people behind the music recommended that other people should do, like ‘a long walk on the beach with your lover’ or ‘eating a plate of collard greens’.»

«I thought it was such a weird concept, but it made sense in the context of the album because there’s this range of emotion and you are obviously not going to feel it all at once, but I think it’s really important for us all to understand that some have and some have not experienced or felt certain things.»