#Artículos

Matana Roberts: la espiritualidad de la memoria

"La carrera de Matana Roberts toma su embergadura trascendental con el inicio de la serie COIN COIN, con la que mediante 12 entregas la saxofonista estadounidense pretende indagar en la historia y el legado cultural de los últimos 300 años de sociedad afroamericana, nada menos. Soy el primero que podría alzar la ceja ante tal pretensión, pero el primer álbum de la serie es suficiente para callar a quienes pusieran en duda su potencial y capacidad."

09.10.15
Pau Cristòful

«Matana Roberts is the voice of her generation – at least as to jazz.» Así termina la reseña que Martin Schray ha escrito para Freejazzblog de «Always.» (Relative Pich, 2015), último trabajo de esta saxofonista de Chicago establecida en Nueva York.

No seremos tan absolutistas, pero cuando uno ha indagado en la trayectoria y obra de Matana Roberts es difícil negar que se trata, al menos, de una de las artistas más interesantes y genuinas de nuestros tiempos. Podríamos focalizar y delimitarla dentro de las ya de por si difusas fronteras del jazz, pero como veremos Matana Roberts va mucho más allá.

Ella se define como una «experimentadora» y ciertamente por momentos su música se acerca más a la etiqueta de lo «experimental» que a la del «jazz», especialmente en el también reciente «Coin Coin Chapter Three: River Run Thee» (Constellation, 2015). Con motivo de este mismo disco, Pitchfork la eleva a la siguiente categoría:

“Three albums into COIN COIN, it’s now clear that Roberts isn’t just a storyteller, musician, ethnographer, historian, bandleader, arranger, improviser, or activist. She plays all of those roles, yes; collectively, they power one of the most provocative ongoing bodies of work by any American musician.” (Grayson Haver Currin, Pitchfork)

Repasamos la trayectoria de Matana Roberts con motivo del Villamanuela

Foto: Brett Walker

Hablaremos de la serie COIN COIN más adelante, pero empecemos por el principio:

La visión que Matana Roberts tiene del jazz ha estado siempre impregnada por el gusto vanguardista de su padre («My father was one of those really annoying music fans who would go up to musicians after a show and he would tell them that they didn’t play free enough.», cuenta en una entrevista realizada por Birkut para Tinymixtapes).

Esta visión innovadora también se refleja en el hecho de que Matana Roberts haya formado parte de la AACMAssociation for the Advancement of Creative Musicians«), colectivo de Chicago que a finales de los 60 renovó el jazz y la música negra a base de improvisación y carácter free. El mayor exponente de la AACM fue la Art Ensemble of Chicago y con ellos Matana Roberts comparte la influencia de la música africana en su música. Las creaciones de Matana Roberts incorporan a la vez un marcado carácter espiritual heredado de Sun Ra y John Coltrane, rastros del estilo de Albert Ayler y Louis Armstrong y, en el caso de la serie COIN COIN, la huella tanto del gospel clásico de Mahala Jackson como de la experimentación sonora y el spoken word del universo que rodeaba artistas como Pauline Oliveiros.

Por otra parte, cuando Britt Robson de Red Bull Music Academy le pregunta por sus referentes a la hora de utilizar partituras gráficas para dirigir sus proyectos, Matana Roberts responde lo siguiente.

«The lineage of graphic score notation I am dealing with though is more from these folks: Pauline Oliveros, John Cage, Ladonna Smith, John Zorn, Wadada Leo Smith, Marina Rosenfeld, Lamonte Young, Terry Riley, Brian Eno, Miya Masaoka, Kay Gardner, George Lewis, Steve Lacy, Joelle Leandre. Lots of Fluxus artists – oh and a lot of Charles Ives (his scores are really fascinating, though not traditionally “graphic” in the manner I am speaking). I also have an interest in early Gregorian chant, mid-century Appalachian shape note singing, and notational systems from other cultures like Japan, India and Indonesia, as well as placement of African and indigenous oral traditions within the scores.» (Matana Roberts)

Viendo tal despliegue de influencias y de referentes clásicos del jazz moderno, uno podría equivocarse relacionando la obra de Matana Roberts con uno de los discos de jazz más destacados de los últimos años: pese a su calidad, «The Epic» (Brainfeeder, 2015) de Kamasi Washington acaba sonando como un pretencioso parque de atracciones de la historia reciente del jazz. A diferencia, la música de Matana Roberts suena siempre honesta y pura, lógica y coherente pese al aparente caos y el complejo y ambicioso planteamiento que se esconde tras el proyecto COIN COIN, que como he dicho detallaremos unos párrafos más abajo.

Repasamos la trayectoria de Matana Roberts con motivo del Villamanuela

A finales de los 90, Matana Roberts formó el trío Sticks & Stones junto con Josh Abrams (bajo) y Chad Taylor (batería). De esta formación destaca especialmente el álbum «Shed Grace» (Thrill Jockey, 2004).

Le siguieron dos trabajos firmados bajo su nombre propio. En 2008, Matana Roberts quedó finalista como talento del año en los premios organizados por la Asociación de Críticos de Jazz estadounidense. Esto la acercó a un seguido de prestigiosos músicos y desembocó en el disco «The Chicago Project» (Central Control Records, 2008).

Paralelamente, también ha colaborado con artistas como TV on the Radio, Thee Silver Mt. Zion Memorial Orchestra y Tortoise.

Sin embargo, la carrera de Matana Roberts toma su envergadura trascendental con el inicio de la serie COIN COIN, con la que mediante 12 entregas la saxofonista estadounidense pretende indagar en la historia y el legado cultural de los últimos 300 años de sociedad afroamericana, nada menos. Soy el primero que podría alzar la ceja ante tal pretensión, pero el primer álbum de la serie es suficiente para callar a quienes pusieran en duda su potencial y capacidad.

«Coin Coin Chapter One: Gens De Couleurs Libres» (Constellation Records, 2011) es un extracto de una grabación en directo realizada por una formación de 16 músicos (varios saxos, dos trompetas, dos bajos, dos violines, chelo, piano, guitarra preparada, batería, sierra musical y doudouk), entre los que se encontraban algunos miembros de la formación de culto del post-rock A Silver Mt. Zion. Con ellos, Matana Roberts también comparte discográfica, el sello de rock experimental Constellation Records, conocido sobretodo a través del tótem Godspeed You! Black Emperor!.

«rise» abre el álbum con una enérgica estridencia de saxo, seguida de un piano con regusto a oeste, cortinas de notas del mismo piano y fraseos rápidos de saxo. Progresivamente se le añaden la batería y unas voces femeninas, un violín distorsionado fregado y unas ambientaciones que lo cubren todo con halo misterioso.

Como en todos los discos de la serie COIN COIN, la música es continua, sin cortes entre temas. Así pues, «pov piti» parte relajándose con una melancolía relativamente agradable para abocarse a un crescendo guiado por voces místicas que desencadenan en una sucesión de gritos desesperados que evocan escenas de terror y tortura.

Es solo el inicio de un álbum que integra elementos folclóricos y propios del blues y que es guiado por el spoken word de Matana Roberts, que narra la historia de CoinCoin (realmente nombrada Marie Thérèse Metoyer), una esclava liberada convertida en doctora, sembradora y mujer de negocios.

El abuelo de Matana Roberts creció huérfano, cuidado por un colectivo de diferentes familias que tenían en CoinCoin el primer arquetipo de mujer fuerte. Por esto Matana Roberts acostumbraba a oír historias sobre ella durante su infancia. De hecho, en una entrevista realizada por Daniel Spicer para The Wire, Matana Roberts cuenta: «and my grandfather used to call me Coin Coin for fun.

Para su trabajo de documentación para la serie COIN COIN, Matana Roberts también ha realizado experimentos como pasar meses aturándose a hablar con todo que le ofreciera conversación (para ver qué le contaban) y, del mismo modo, la artista explica que tras algunos conciertos, parte del público se le acerca para contarle la historia de sus familias, al sentirse identificados y representados en su proyecto.

Por lo que se refiere a la mencionada aura espiritual y mística que caracteriza su música, Matana Roberts explica lo siguiente en una reciente entrevista realizada por Stewart Smith y publicada por The Quietus:

«I have a really big interest in the spirit world: spooks and the things we can’t necessarily see but feel. An exploration of ghosts and things of that nature. There was a period of my childhood where I tried to contact people on that plane and I stopped doing that as a teenager because I heard it can induce states of psychosis if you don’t have a proper guide. So I left that and I realised that music is my medium, my guide.» (Matana Roberts)

Paralelamente, del mismo modo que la religión ha marcado la sociedad afroamericana, ésta también está presente en la obra, que contiene fragmentos de la Biblia recitados a modo de spoken word.

Repasamos la trayecoria de Matana Roberts con motivo de su actuación en el Villamanuela

Foto: Guy Chuiton

A la primera entrega le siguió «Coin Coin Chapter Two: Mississipi Moonchile» (Constellation, 2013), grabación para la que Matana Roberts redujo su formación a seis músicos, entre los que destaca especialmente el cantante tenor Jeremiah Abiah (no es muy usual encontrar cantantes de ópera en los discos de «jazz»).

Musicalmente, «Coin Coin Chapter Two: Mississipi Moonchile» (Constellation, 2013) está dividido en temas más cortos y tiene una sonoridad más folclórica, con el punto kitsch que le aporta el cantante tenor.

Conceptualmente, esta segunda entrega toma como inspiración principal la entrevista que Matana Roberts realizó a su abuela, una mujer pobre originaria del Sur de los Estados Unidos que pasó por la Gran Depresión, la Segunda Guerra Mundial y la lucha por los derechos civiles. En el álbum, la saxofonista mezcla las mencionadas referencias a la Biblia con extractos de declaraciones referentes a la lucha por los derechos de la población afroamericana y con interpretaciones en forma de spoken word de algunos fragmentos textuales de dicha entrevista con su abuela, con la frase “there are some things I just can’t tell you about, honey» como mantra que se expande a lo largo del disco.

La última entrega de la serie COIN COIN publicada hasta el momento es «Coin Coin Chapter Three: River Run Thee» (Constellation, 2015), descrita por la misma autora como su «oda a la música noise» (lo expresó en la entrevista publicada por Stewart Smith en The Quietus).

Acostumbrados a tratar con algunos terroristas sonoros de la electrónica, no catalogaríamos este álbum como noise sino como jazz experimental difuminado por drone de estética lo-fi.

A diferencia de las entregas anteriores, en esta ocasión Matana Roberts ha grabado el disco en solitario, yuxtaponiendo spoken word, saxo y unas grabaciones de campo realizadas en un viaje al sur de los EEUU y valiéndose a menudos de recursos como los loops, los pedales de expresión y los samplers.

El resultado es la que es sin duda su obra más experimental, improvisada y, a mi parecer, también la más prescindible.

En la mencionada entrevista realizada por Birkut y publicada por Tinymixtapes, Matana Roberts argumenta su interés por el collage estético de la siguiente forma:

«I also grew up during the rise of hip-hop and the rise of sampling, and I think that is actually a big part of a lot of this music, subconsciously speaking. I grew up listening to all of these tracks that were just a mix of sampling all these different sounds, which were synthesized as one sound — I’m pretty sure that effected me heavily.» (Matana Roberts)

Repasamos la trayectoria de Matana Roberts con motivo de su concierto en el Villamanuela

A la grabación de «Coin Coin Chapter Three: River Run Thee» (Constellation, 2015) le ha acompañado el desarrollo de un trabajo visual que se proyecta en las presentaciones que Matana Roberts está realizando estos días, entre las que se encuentra la que ofrecerá hoy viernes 9 de octubre en el festival Villamanuela de Madrid.

Recientemente, Matana Roberts ha publicado otro trabajo en solitario que estéticamente se aleja mucho de «Coin Coin Chapter Three: River Run Thee» (Constellation, 2015): «always.» (Relative Pitch, 2015) es un agradable y fluido trabajo de saxo solo.

Sin embargo, viendo el vídeo con el que se promociona la actual gira parece que el concierto del Villamanuela estará más bien centrado en la última y vanguardista entrega de la saga COIN COIN, que por cierto ya tiene sus tres próximos capítulos escritos y a la espera de ser grabados.

Sea como sea, no se debería dejar escapar la oportunidad de disfrutar de una artista mayúscula e infravalorada como Matana Roberts, en pleno proceso de creación de la que se anticipa como una obra titánica que marcará la historia de la música.

TIUmag solo es posible gracias a tu apoyo económico: suscríbete a nuestro Patreon y accede a contenido exclusivo.