#Artículos

La influencia de Drake en la voz de nuestros artistas

Con la huella del canadiense cada vez más clara en nuestra escena, artistas como Mwëslee, One Path, John GRVY, Lost Twin o C. Tangana hablan de los pros y contras en la figura de Drizzy.

23.11.15
Frankie Pizá

Ilustraciones de Luishock en exclusiva para TIU. 

Cuando C. Tangana usó a Drake como punto de apoyo para su regreso creativo con «10/15», hubo una parte de la escena local que se sorprendió, y otra que observó una coherencia que parecía ya haber sido asimilada con anterioridad. Era como si la influencia o aprecio hacia la figura de Drizzy hubiera permanecido dormida y, de repente, haya explotado.

El MC madrileño era uno de los que menos hubiéramos imaginado viéndose identificado por la superestrella de Toronto, ya que aunque es un declarado sentimental, la forma de ser y la actitud de Drake no coincidían con la sobriedad y cadencia esculpida por el de Agorazein durante los años. En cualquier caso, cuando apareció «C.H.I.T.O.» o «Bolsas», todo comenzó a ganar sentido. Como si muchos de nosotros hubiéramos estado escuchando al artista en secreto.

A partir de ese momento, otras muestras de inspiración a partir de Drake en nuestro entorno creativo nacional comenzaron a atenderse con otros ojos, aunque éstas hubieran precedido a C. Tangana. One Path o algunos activos del colectivo canario Toska Runners (Choclock, Cruz Cafuné, etc) llevan claros signos de la influencia del canadiense en su música: R&B que no se avergüenza de ser emotivo y aborda nuevas vías sonoras para renovar el formato.

Con la influencia de OVO Sound y su producto cada vez  más clara en nuestra escena, aquí citamos a algunos de nuestros artistas para que aporten su opinión, con pros y contras, sobre Drake; los puntos esenciales para entender la envergadura del proyecto y todos los matices que confluyen en su música. Gente como Mwëslee, Lost Twin, Alizzz, SALFUMAN o John GRVY (entre otros), hablan del carácter versátil de Drake, de su forma de derribar prejuicios y de su agilidad promocional, entre otras cosas.

John GRVY

Hablar de Drake posiblemente sea hablar de una de las figuras más importantes de la de la cultura popular. Un artista capaz de peregrinar en distintos estilos continuamente pero al que todos y cada uno de nosotros vemos de una forma totalmente homogénea cuando lo que hace es un ensayo y error constante (hartamente complicado hacerlo sin parecer que disparas al bulto).

Lo que más me ha fascinado de Drake en los últimos años es esa capacidad de no-desconexión de la actualidad navegando constantemente en la cresta de la ola ya sea por su propia capacidad de crear expectación en ese periodo de entre guerras entre discos o ya sea aliándose o apropiándose de los sonidos de artistas más «underground» que acaban siendo mainstream (véase a ILoveMakonnen, Skepta, Fetty Wap o D.R.A.M en lo más reciente).

El ejemplo más claro lo hemos visto en los últimos meses donde una colaboración con Beyoncé pasa desapercibida pero un rework de un tema y un artista muy blog-friendly llegue a las cotas más altas en las listas compitiendo con todo el hermeticismo sónico del mainstream actual. Hablo de ese período de «entre discos» porque cada vez que entrega un nuevo álbum cumple notablemente las expectativas y deja patentado que es el mejor ahora mismo, y no lo digo yo, es algo que gente como Kanye West no para de repetir.

Su influencia radical sobre todo en medios especializados y la capacidad de hacer que la gente, la actualidad, no desconecte nunca del todo de él es una labor que está al alcance de muy pocos.

Como punto negativo, a su vez esa ingesta capacidad de atención ha provocado la mayoría de las veces un eclipsamiento total de aquellos otros artistas de los que se ha servido para retroalimentar su constante influencia en auge marcándoles con un antes y un después de sus colaboraciones. Puede que no todo lo que toque se convierta en oro al fin y al cabo.

Eme Rock

Drake es el mejor producto con sabor negro de los últimos tiempos. Cada paso que da le afianza un poco más en el cumbre del pop. En apenas seis años ha colocado tres discos en el numero uno de las listas estadounidenses, un puñado de sus singles se han convertido en himnos de club, sus mixtapes se encuentran entre las más descargadas, ha colaborado con los artistas pop (y algunos menos pop) más representativos del momento, ha montado un sello, un festival, y mas cosas que me dejo, seguro.

En contra de lo habitual no parece que vaya a bajar igual de rápido que ha subido, su producto es muy consistente, y transmite el aplomo que se exige a las grandes estrellas. Tiene una sofisticación ingenua, de jordan edición limitada, que me gusta mucho. En resumen, ha hecho tres discos y dos mixtapes que además de ser superventas son puntos de inflexión tanto para el mainstream como para el rap y el r&b, y ha sabido seguir siendo autentico y sincero, y transmite buen rollo.

Hasta aquí lo bueno, ahora las cosas que no me molan de Drake. Empalaga. Es tan positivo que incluso hablando de problemas me parece divertido, eso hace que haya momentos en los que vea a un actor en vez de a un cantante. En sus discos me falta una bofetada en la cara que me deje claro que es tío “started from the bottom”.

Me crea contradicciones. Como producto es difícil de superar: cuenta con los mejores creativos, directores artísticos, productores, y archivistas de Tumblr. Vende como sea, lo que sea. Un buen ejemplo es su línea de ropa: no es más que una popurrí de tendencias, una copia de una moda pasajera, tal vez sea un reflejo de lo que es Drake. Me parece necesario que asuma riesgos ahora que puede hacerlo, que haga alguna pirueta que no nos esperemos, y nos sorprenda o acabara siendo un Julio Iglesias de nuestro tiempo. Y me recuerda a Will Smith.

SALFUMÁN

De bueno;

Que sea capaz de ser original en un género relativamente cerrado como es el rap o el hip hop, romper con el estereotipo del rapero/gánster sin dejar de serlo.

Lo malo;

Cuando alguien llega a ese punto de fama, ya no sabes dónde está el artista, porque dejó de ser artista para convertirse en estrella.

Kaixo (Banana Bahía Music)

A mi la figura de Drake la primera vez que me cautivo fue en “thanks me later” y la verdad le doy las gracias por el sonido que consiguió y las harmonías que hacia en los estribillos, me había quedado super prendido entre el THC y la atmósfera del disco. De ahí en adelante Drake se convierte en un rompe corazones, rompe pistas, rompe todo.

Se convierte para mi en un icono de un nuevo lenguaje, como si formara parte de internet, de la actualidad mas inmediata en cada momento, no sabes si llego antes el Motto como concepto o el “The Motto”, desde ahí no para sacar temas que no solo conectan con el público sino que a pesar de ser bastante minimalista en el sonido, convierte cada canción en un icono musical; no es para menos lo que digo, cuando un tío como él tiene mas temas en el listado Billboard 100 all-time que los Beatles en una carrera que esta por la mitad, y que va en crecimiento a todos los niveles.

De aquí a hace unos años, con el sello discográfico, el fichaje de gente como PARTYNEXTDOOR o ILoveMakonnen y su adaptación total a la inmediatez de la música y su poca vida en el imaginario de las personas, ha conseguido que su música sobreviva al mes o las dos semanas de hype que las personas (de una forma bastante ignorante y fea) dan a la música. Lo avisó con el “Nothing Was The Same” ¡joder, es un disco de 2013! Y yo sigo escuchando alguno de sus hits por ahí.

A mayores de todo esto si cabe, es la irrupción del ultimo mega single “Hotline Bling”, que me parece su canción mas orquestada, a todos niveles, me da la impresión que cada movimiento esta super medido; el ritmo medio latino o caribeño, los bailecitos que todo el mundo hace pero el lo lleva al extremo, rozando el ridículo (pero son increíbles), los tonos pastel del videoclip, una geometría de museo contemporáneo, y un trabajo de iluminación que lo mantiene todo el rato en el foco de atención de una forma u otra. Han conseguido convertir el “Hotline Bling” en una pesadilla que esta por todas las redes sociales e internet en general, ha conseguido que sea un meme continuo y no deja de ser musicalmente increíble. Es tan jodidamente pensado todo, que a veces pienso que es fruto de mil casualidades y otras pienso en su equipo de marketing, porque tiene que tener uno; o eso, o es un genio.

En base a lo negativo de Drake pocas cosas se pueden decir, quizás lo que acabo de señalar al final del anterior párrafo, quizás todo sea solo una gran orquestación de marketing y a lo mejor si analizo algo mas el tema, pues no es para tanto; Pero es difícil saberlo. Muchas veces se me hace repetitivo en los temas mas RB, y ciertamente es que no escucho ninguno de sus ultra hits con colaboraciones extremas, sobre todo en los últimos tiempos, cuando se junta con Nicki o Wayne ni lo escucho o escucho 30 segundos. Supongo que eso si tiene que ver con historias de la industria, pero vamos me da igual, es algo personal mío, el hace bien que es cantante estupendo. Después se me hace muy empalagoso en muchos temas, pero tan fácil como pasar de escucharlas, tiene otras que no lo son; no se si realmente puedo decir algo malo de él, intento buscar odio pero es muy difícil, no es Chris Brown.

Lost Twin

Antes que nada, tengo que admitir que no sigo a Drake. No es que tenga nada en contra de su música, y reconozco que tiene temas buenos y pegadizos, aunque otros me resultan muy empalagosos. No entiendo la fascinación con el personaje; no me parece tan carismático y grandilocuente como Kanye West, cuyos delirios me resultan muy divertidos. No sé qué parte de la historia me he perdido como para llegar a pensar que es una especie de mesías del rap contemporáneo. Indagar en esa historia me resulta tedioso, que es algo que no me ocurre escuchando a Vince Staples o a Ka, ambos con un sonido y un discurso que me llegan de manera mucho más instantánea. Creo que lo que más me ha gustado de Drake es que C. Tangana lo haya usado para volver con semejante material, la verdad. Ah, y también hay memes de Drake que son bastante cachondos.

Tengo que añadir que me acaban de pasar un freestyle de Hot 97 donde parece que tiene que dejar de rapear porque se le acaba la batería del móvil y no puede seguir leyendo las letras… Me quedo con los freestyles de Grime del 1Xtra, jajaja!

One Path

Drake es un eslabón importante en una cadena de artistas que han ido rompiendo con los clichés y reglas no escritas del hip hop, pienso en Kanye West y Kid Cudi como otras figuras determinantes. Con la aparición de estos en la última década, el hip hop ha ido aceptando la sensibilidad, rompiendo con la dureza del estereotipo del rapper gangster o thug que dominaba el mainstream. Drake ha mostrado siempre una ausencia total de temor a mostrarse débil, lo cual ha convertido en una fortaleza.

A nivel artístico, los atributos que, a mi parecer, han establecido a Drake son, por un lado, su sentido melódico, que le permite alternar con fluidez entre un delivery rítmico más propio del rap y secciones cantadas; por otro lado, nunca he podido separar el ascenso de Drake de la figura de Noah 40, como productor que sabe entender la esencia del artista y, en consecuencia, potenciarlo, creando un estilo que se le adapte y lo diferencie de la competencia.

En mi caso, la admiración por Drake es en realidad una admiración por Noah 40, a quien he investigado mucho más que al primero. En cuanto al éxito de Drizzy, una de las claves me parece su comprensión de Internet, que le ha servido para comunicarse mejor que nadie con el público.

En cualquier caso, no soy un fan ciego de Drake. Hay ciertas cosas que no me gustan, por supuesto. Artísticamente, que es lo que en el fondo importa, si bien ha ido evolucionando de forma acertada a lo largo del tiempo, se ha mantenido siempre en un círculo temático bastante cerrado, puestos a pedir, estarÌa bien que se abriera un poco. Celebro cada vez que varía un poco las cuestiones que trata y su forma de escribir.

Finalmente, siempre ha habido algo en él que me ha chirriado un poco, creo que derivado de su pasado como actor. No por el hecho de que llegara a la música después de tener un estatus en otro campo, eso me da igual. Sin embargo, de algún modo, siento que a menudo sus movimientos están demasiado calculados. Sabe muy bien lo que hace, hasta el punto de que a veces me falta algo de naturalidad. Y nunca ganará la medalla al mejor vestido. Pero realmente esto es lo de menos, prefiero quedarme con lo bueno.

Alizzz

Me parece un genio a la hora de dar forma a sus proyectos. Sabe tener a la gente muy pendiente de todos sus movimientos. Su música me gusta bastante, pero lo más interesante es su avatar, su personaje. Estamos hablando de cultura pop y la música no es lo único a tener en cuenta, lo importante es todo el envoltorio.

C. Tangana

A mi Drake nunca me ha gustado. Nunca. Me lo han intentado recomendar desde diferentes puntos y círculos, desde amigos íntimos a los de Banaba Bahía Music. Lo que pasa que el último disco, “If You’re Reading This It’s Too Late” me parece increíble.

En ese momento yo ya estaba escuchando algo más de música, ya no estaba tan aislado de todo esto, ya comenzaba a mostrarme más inquieto, no sabía si tocaba la guitarra o me apuntaba a alguna cosa. Entonces escuché ese disco y dije: “vale, aquí hay cosas todavía que hacer”. Además creo que era oportuno, ya que me ha venido bien para calentar (no puedes regresar después de un año y soltarlo todo de golpe) y nadie se había identificado con él directamente en España.

Me siento muy identificado con su personaje además…

Mwëslee (Arkestra Discos)

Bumpeando «So Far Gone» desde 2009 … Que un judío canandiense de clase media, a priori con todo en su contra, haya conseguido establecerse como el nuevo paradigma del mundo del hip hop y del pop ya merece todo nuestro respeto, además de ser un jarro de agua fría para los integristas de lo «real» y los «cuatro elementos».

Ha perfeccionado un nuevo cánon (previamente esbozado por Kid Cudi e intentando con resultados irregulares por Kanye West) donde ser uno mismo sin miedo a mostrarse vulnerable es la clave para afrontar esa falta de «street cred» que tanto se le echó en cara al principio.

A nivel sonoro renueva la tradición RnB con electrónica y pop etéreo y insufla mil nuevos matices a un género necesitado de un nuevo punto de vista y que sin duda ha creado escuela. Por supuesto destacar a Noah «40» Shebib como co-arquitecto indispensable de un sonido característico lleno de envolventes sintes polares, pianos fantasmagóricos y laberínticas programaciones.

Cuando congregas entre sus fieles al elitista fan de la electrónica y al thug, a la madre que lo ve como el yerno perfecto y a la estudiante de 15 años fan de Bieber es que estás tocando los botones adecuados. Para nosotros una influencia fundamental (además de que dos de sus principales referentes son Aaliyah y Sade, nombres de cabecera es esta casa).