#Artículos

Del arcade al espacio: así se creó el proyecto Jägermeister Galaxy Hunter

Un viaje junto a los creadores de la banda sonora, la identidad gráfica y el videojuego de esta máquina de Arcade retrofuturista.

15.12.17
TiU

Texto y vídeo de Aleix Mateu.
Fotos de Guillem Trius.

“Un planeta imaginario que no ha sido descubierto por el hombre. Una nave consigue llegar a él y cuatro exploradores bajan de la nave para encontrarse un mundo fantástico. Ahí viven sus aventuras y descubren los misterios que el planeta les depara”.

Así imagina Nightcrawler el mundo que construye con la banda sonora de Jägermeister Galaxy Hunter, una aventura llena de neones y luces estroboscópicas que te sitúa en medio de la galaxia, a bordo de una nave retrofuturista.

Se trata del nuevo proyecto que el artista ha creado junto a Boldtron, Chloroplast Games y Jägermusic. Una iniciativa en la que los creativos desarrollan un artefacto cuidando cada detalle artístico y técnico para recrear una sensación única.

El resultado, una máquina de arcade donde sumergirte en la experiencia retrofuturista de los 80 y una banda sonora editada en vinilo con los sonidos que han inspirado el proyecto. Una máquina del tiempo que nos sitúa en una galaxia lejana conectada directamente con nuestros recuerdos, fantasías y paradigmas adolescentes.

La nostalgia, explica Boldtron, es el corazón de Jägermeister Galaxy Hunter. Y si algo hace especial este proyecto es que para conseguir esta sensación, cada artista ha tenido que rebuscar en su propia experiencia íntima de la época.

El propio Nightcrawler reconoce la emoción de trabajar con su propio material sensible: “Creo que las décadas de los ochenta y los noventa, para la gente que las ha vivido, son pura nostalgia. Cuando eres adolescente, la música, la cultura, la vives mucho más a flor de piel, de forma más emocionante, porque no tienes esa madurez de cuando te haces mayor”.

"Buscamos recrear el flujo de los Arcades de la época"
"Me inspiran las bandas sonoras de Goblin para Dario Argento, como la de Giallo,
o la obra de John Carpenter"
"Hacer una música basada en la nostalgia pero que los ritmos tengan pegada actual"
"Para este proyecto me inspiré mucho en videojuegos antiguos y bandas sonoras de Ciencia Ficción"

Cada uno de ellos han trabajado en su disciplina para moldear el resultado final. Del vinilo que recubre la máquina y el artwork que acompaña el disco que se ha editado, diseñado por el director de arte Xavi Boldtron basándose en las impresiones analógicas que se usaban en los ochenta, al diseño visual y desarrollo del videojuego, obra de Chloroplast Games.

El propio Pau Elias, diseñador del juego, nos explica cómo tuvo que estudiar el flujo de los arcades de la época para recrear la experiencia no solo a nivel gráfico sino también en la experiencia del juego.

“La máquina siempre estaba encendida reproduciendo un vídeo para atraer a la gente, introducías una moneda, se interrumpía y empezabas a jugar. Y a la que te morías tenías que poner otra moneda antes de que los 10 segundos se fueran, porque si no lo perdías todo. Eso lo hemos tenido que reflejar en la dificultad del juego, para que sea un reto”.

Pero uno de los puntos elementales de este juego es la música. La banda sonora original que Nightcrawler ha compuesto es el punto de partida de todo el proyecto, la fuente inspiración y la guía para crear todo lo demás.

El artista de Lleida tiene un carácter retro muy marcado en su producción musical. Nocturno, cósmico, ochentero, cercano a propuestas sonoras como las de John Carpenter. En sus canciones combina sintetizadores espaciales que emulan los de la época con trazos de italo disco y electro, creando atmósferas que nos remiten al universo oscuro, callejero, decadente y cósmico que encontramos en sus principales referencias, ya sean juegos como Final Fight o series como Buck Rogers o el Equipo A.

“Se tenían que alinear los planetas de esta manera para que esto ocurriera. Poder hacer una banda sonora de un videojuego y que después puedas escucharla en una máquina arcade es una experiencia fantástica”.