#Artículos

Esplendor Geométrico: 35 años sonando al límite

31.07.14
Xavi S. Pons

El próximo año se cumplirá el 35 aniversario del nacimiento de Esplendor Geométrico, referente español de la música industrial que a principios de los ochenta sacudió una escena marcada por una Movida plastificada y por el caos político previo a la victoria de los socialistas de Felipe González en 1982.

Ante el tecno-pop colorido e inofensivo predominante, ellos optaron por un sonido radical, visceral y catártico. Sin ir más lejos, la formación original de Esplendor Geométrico fue una escisión de los mucho más accesibles Aviador Dro. Arturo Lanz, líder de la banda, visitó Zurich cuando solo tenía dieciséis años. Fue un viaje que marcó el resto de su vida: allí descubrió bandas como Throbbing Gristle, Whitehouse, Cabaret Voltaire y The Residents, pioneros en lo suyo e imprescindibles para entender el funcionamiento de la maquinaria geométrica. De Whitehouse también adoptaron sus motivos e iconos extremos y polémicos (títulos de su primera época como “Necrosis en la poya” y “Destrozaron sus ovarios” son claros ejemplos). El uso de este lenguaje no tenía más objetivo que molestar y llamar la atención, pero, sin embargo, quienes no lo supieron interpretar les calificaron de fascistas y xenófobos. Esto, junto a su esputo sónico y a su actitud desmarcada de la superficialidad de la corriente dominante, provocó un rechazo general a su música. Su prolífica carrera a lo largo de los años y el reconocimiento del que gozan en países como Alemania, Japón y EEUU han hecho que, con el tiempo, los medios de comunicación pasaran del repudio a la ovación, considerándoles como los pioneros que son y, en algún caso, salpicándoles de una pátina intelectual que el grupo niega en todo momento.

También fueron precursores en la auto-edición. Ellos mismos han publicado sus discos y casetes de tiradas limitadísimas, consiguiendo así el control total de las decisiones relacionadas con su formación. En en sus inicios fundaron Discos Esplendor Geométrico, pero tras la marcha de Gabriel Riaza (para pasarse y dedicarse al Islam, ojo) y la reducción de Andrés Noarbe a los cargos editoriales y de diseño, su sello se reconvirtió a Geometrik Records. Fue más o menos entonces cuando se definió la formación que conocemos ahora, con Arturo Lanz al mando y el italiano Saverio Evangelista lanzando ruido.

De Esplendor Geométrico se acostumbra a decir que fueron (y son) unos avanzados a su tiempo. Sin duda, su sonido se anticipó al oscuro universo de la discográfica inglesa Downwards (de la que os hablamos la semana pasada) y a grupos de aquí como Fasenuova, por ejemplo. Antagónicamente, pero, su música se basa en el primitivismo tribal. Es música funcional, carente de sentido y cuyo fin es la abducción total del oyente y la sumisión del mismo ante una obsesiva descarga de martillazos cíclicos que supuran a un volumen demencial. Caos estructurado, lo llaman ellos. A excepción de la más abordable “Moscú está helado” (uno de sus primeros temas, incluido recientemente en una compilación de coldwave hecha por Stones Throw), la música de Esplendor Geométrico ha seguido siempre este mismo patrón: desde El acero del partido y (Tic Tac, 1982) y EG 01 (Datenverarbeitung, 1982) hasta el reciente Ultraphoon (Geometrik, 2013), genial disco masterizado por los prestigiosos arquitectos sónicos Francisco López y Teho Teardo que se cuenta entre sus mejores obras junto a Comisario de la luz (Discos Esplendor Geométrico, 1985), Kosmos Kino (Discos Esplendor Geométrico, 1987), Mekano-Turbo (Discos Esplendor Geométrico, 1988) y al denso y acumulativo Trans-version (Gift, 2007).

Así pues, 35 años después y a pesar de que actualmente Arturo Lanz se ha mudado a Pekín (donde trabaja como comercial), Esplendor Geométrico siguen sonando excitantes y fieles a sus orígenes. A pesar de esto, no hay duda de que el formato óptimo para su música es el directo: es entonces cuando se liberan completamente a los impulsos primarios, febriles y espasmódicos frutos del contexto y de la inercia liberada por sus retumbantes bases. Citando y sacando de contexto parte de una declaración que hizo Arturo Lanz en una entrevista publicada por Rockdelux en 2010, no hay duda de que actualmente Esplendor Geométrico siguen siendo “más punk que los punks”. Lo podremos reafirmar este viernes en el Moog.

A continuación encontraréis una selección de temas de la trayectoria de Esplendor Geométrico:

Por Pau Cristòful