#Artículos

Christian Len repasa 40 años de fiesta y tradición baleárica

El periodista ofrecerá este viernes la charla "Ibiza y el sonido balearic" y nos avanza parte de su contenido con vídeos y un breve repaso a la historia de la isla.

29.11.17
Carles Novellas

Tras las sesiones dedicadas a la electrónica española, el binomio Chicago-Detroit y la música generada por software, la Biblioteca de La Sagrera en Barcelona sigue con su ciclo Ventanas de música electrónica con la charla sobre la tradición de los balearic beats y todo lo que ha pasado en Ibiza musicalmente hablando desde los 70 hasta ahora, que dará Christian Len, periodista, dj y especialista en la isla (ha vivido ahí durante varios años).

La actividad lleva por título “Ibiza y el sonido balearic” y tendrá lugar en la biblioteca Marina Clotet del  este viernes 1 de diciembre, a partir de las 18.30h.

Existe una pequeña isla en medio del Mediterráneo cuya energía transformó la vida de muchas personas. Una isla que se convirtió en música.

En esta charla Christian Len explicará el origen de un capítulo de la historia de la cultura popular que cambió Ibiza por siempre jamás: los hippies, las primeras fiestas al aire libre, el verano del amor, la cultura del club, la new age, el “ritual sunset”, el auge del chill out, la industrialización de la música de baile y el revival “balearic”. La influencia que Ibiza ha tenido en la música electrónica hace que, más que un sonido musical, tengamos que hablar de un estado mental.

Len nos ha preparado una lista de canciones, temas y videos que avanzan su charla del viernes.

Hippies, folk, krautrock y psicodelia

Ibiza acogió a finales de los 60 y principios de los 70 a los primeros hippies en Europa. Así, algunos folkmen, los precursores del rock progresivo y la psicodelia mantienen un romance con la isla. Los Rolling Stones, los Beatles Jimi Hendrix pasaron períodos en Ibiza a mediados de los 60. En 1969 Pink Floyd, compuso la banda sonora de “More” (Barbet Schroeder, 1969) película que transcurre entre Ibiza y Formentera. David Bowie en “Life on Mars?” (1969) la cita en la frase “from Ibiza to the Norfolk Broads” para referirse a ella como un lugar de lucha antisistema. La banda alemana de krautock Can tituló el seminal “Tago Mago” (1971) en homenaje al pequeño islote situado en el noreste de la isla. También en 1971 King Crimson, tituló su tercer LP “Islands”, con “Formentera Lady” abriendo el disco.

Libertad y hedonismo: las primeras fiestas open air 

Esa libertad ansiada dio lugar a mediados de los 70 a un paraíso de sueltismo en Europa dentro de un país en dictadura. Además de fiestas privadas y conciertos en bares, la actividad se concentró en torno a algo parecido a lo que hoy entendemos como “clubs” (de día y de noche). Esos clubs tenían una característica que los conectaba profundamente con el lugar: o eran casas tradicionales payesas o estaban al aire libre. Las chicharras, los grillos, las estrellas y los primeros rayos de luz se colaban en las fiestas.

Pachá primero, luego una primera etapa de Amnesia y posteriormente Ku fueron las mas célebres. Pachá fue abierta por los hermanos Urgell, Ricardo y Piti. Piti, de hecho, fue uno de sus primeros djs residentes, y pinchaba una mezcla de rock anglosajón, pop y soul. El mismo explica como era el público entonces:

“Había dos niveles y dos mundos. El público más turista estaba en uno de los niveles y el hippie en el otro. La misma música pero con escenas y audiencias totalmente diferentes en ambos lados. Venían muchos hippies, y muchos turistas. Estos últimos pagaban; los hippies solo traían sus perros”.

Durante toda la década de los 80 se pasearon artistas internacionales por Ibiza reproduciendo ese feedback constante de personalidades influenciadas por la isla, que, a su vez, dejaban semillitas en ella. De Donna Summer Prince. De Led Zeppelin Nico MadonnaBruce Springsteen James BrownFreddie MercuryMick JaggerDuran Duran Chris Rea (su “On the Beach” esta inspirado en Formentera). También Ryuichi SakamotoSuzanne VegaNick CaveNina HagenFrank Zappa y por supuesto Grace Jones, de la que se han escuchado anécdotas de ella saliendo a gatas de Ku ( ¿será por eso que la llaman “la pantera negra”?). A Ibiza iba todo el mundo de relax y de cachondeo.

Este video promocional de KU es una maravilla, con una banda sonora que ilustra muy bien lo que se ponía por entonces en la isla. Hiede a la Ibiza de principios de los 90 con imágenes en directo del club, que acogía los directos de gente como Talk Talk o King Creole.

El Balearic Beat y el verano del Amor

Si hay un dj icónico de la Ibiza de los 80 ese es Alfredo, residente en Amnesia primero, luego de Pachá en los 90 y de Space en los 2000. Y es icónico por que los ingleses han escrito la historia. Habían más selectores talentosos, como Pipi, Leo Mas o Padilla, pero fue Alfredo quien fascinó a Paul Oakenfold, Trevor Fung y Danny Rampling en el verano del 87. Se enamoraron del espíritu de las fiestas de la isla, con esa mezcla de géneros ecléctica y libre. Y los ingleses saben como vender la película y sacarle rédito. Al volver a Inglaterra trasladaron ese “vibe” a los húmedos clubs británicos justo después del primer Verano del Amor. Claro, luego vinieron muchos más veranos del amor.

Auge y caída del chill-out

Aunque no todo era fiesta en los 80. Justo es en 1980 cuando se inaugura Café del Mar, que combinaba a la perfección los elementos antes enumerados: música, hedonismo y naturaleza. La cultura del sunset -o ponerle banda sonora a una puesta de sol- se convirtió en un ritual genuino ibicenco y se exportó a cualquier parte del mundo donde el sol se pusiera. Los sunset originales de José Padilla o Phil Mison en Café del Mar repasaban todo tipo de géneros, músicas del mundo, clásica o bandas sonoras. Luego la new age y toda la parte mas kitsch y esotérica de la isla acabó contaminando las selecciones originales, para que el sunset se musicara con electrónica de bajas revoluciones y colchones ambientales que simplificaron el concepto y lo popularizaron hasta llegar a las ventas millonarias de los discos de Café del Mar.

En los últimos años el sonido chill out original ha resurgido en cierta forma gracias a sellos como International Feel Records de Mark Barrott, quien ha reivindicado a José Padilla como influencia principal y a quién le ha producido un disco recientemente.

La meca de la electrónica de baile y los clubbers

Ese paraíso de diversión en torno a los clubs (de día y de noche), cubiertos o al aire libre, siguen alimentando el espíritu (y las arcas) de la isla aunque haya quien diga que se han ido al garete la autenticidad y la esencia por culpa de esos entes diabólicos e inherentes a nuestras vidas llamados “capitalismo” y  “vicio”.  La industralización del placer, que diría Yves Michaud.

A partir de la década de los 90 la historia musical de Ibiza es más conocida, más popular y de hecho, la que se relaciona directamente con su imagen actual. No hace falta decir que este lugar ha sido y es la meca para infinidad de djs y productores  y promotores de electrónica (de baile). Desde entonces la isla ha sido un bastión del house, dejando espacio a trance, al disco, al techno y al minimal. Pero ante todo, reina el house.

El revival balearic en todo el mundo

El background musical de la isla es mucho y variado y ha moldeado el caracter de la misma: libre, hedonista, cosmopolita, inquieta, respetuosa, abierta, heterogenea…. aunque como buen lugar de extremos también puede ser tremendamente artificial, pretenciosa y tontorrona.

Afortunadamente bajo los primeros preceptos en la primera década del 2000 surgieron varios productores, sobretodo de nu disco, que se sumaron al sonido inspirado por las islas baleares pero que no necesariamente salían directamente de ellas, como Prins ThomasQuite Village,  AeroplaneIdjut BoysTodd TerjeLindstrom, Psychemagic John Talabot por poner algunos ejemplos. Sellos como International FeelClermont 56, EskimoPermanent VacationIs it Balearic?, Smalltown Supersound, Running Back, Balearic Gabba o Music for Dreams, repartidos por todo el mundo, siguieron disgregando el sonido del Nu Balearic. Ese revival ha alcanzado un clímax estos últimos años, sin lograr cotas de popularidad que lo corrompan, pero poniendo otra vez en el mapa al chill out con Mark Barrot a la cabeza, a la cultura del sunset con Hostal La Torre como punto clave o al hotel Pikes con DJ Harvey como estandarte de una Ibiza actual pero que bebe de la esencia fundacional de la cultura balearic.