#Artículos

Carlos Niño, de Woodland Hills al universo

06.11.16
Frankie Pizá

Carlos Niño & Friends actuarán en Madrid este próximo martes día 8 de noviembre.

La música de Carlos Niño es una ofrenda a la humanidad. Una forma en la que él nutre su sintonía «con la infinita fuente de vida que hay en nosotros», según sus propias palabras. El nativo de Woodland Hills (Los Ángeles, cerca del Valle de San Fernando) jamás ha abandonado su hogar, y a pesar de haber girado por todo el mundo con diferentes proyectos, sigue residiendo en California.

«No me siento ciudadano de Estados Unidos» dijo en una entrevista para LA Weekly en 2009. A pesar de la afirmación, Niño conoce bien su lugar y función en el universo, y ésta tiene que ver con una búsqueda continua de la trascendencia y las vibraciones positivas.

El músico comparte raíces colombianas (por parte de padre) y hippies (por parte de madre), y no es de extrañar que rápidamente se viera identificado con una conducta musical relacionada con la colaboración, la diversidad y la espiritualidad.

Su huella musical puede palparse desde mediados de los 90 hasta nuestros días, siendo un actor fundamental en el desarrollo de una de las escenas creativas más ricas de los últimos tiempos.

Ningún otro músico ha sido testigo de todas las pequeñas revoluciones que han tenido lugar en Los Ángeles desde la explosión de la estética beat-abstracta (AmmonContact fueron uno de los primeros exponentes para Plug Research) a la llegada de una nueva generación que está renovando la práctica y contexto del Jazz contemporáneo(no se puede entender a Kamasi Washington o a Thundercat sin antes pasar por Build An Ark).

Su evolución personal y artística está plenamente conectada con su trayectoria como DJ de radio. Comenzó como presentador en la estación KPFK (90.7 FM) en Los Ángeles, con un programa al que llamó All At One Point; un surtido ecléctico de Hip Hop, Soul, Jazz y músicas del mundo que en 1999 se transformó en Spaceways Radio, dando paso a una selección más dominada por el New Age y el Jazz espiritual. Esta conexión con el medio se ha extendido también a dublab, la emisora independiente de la que es uno de sus primeros impulsores.

El proceso musical de Carlos Niño ha tenido que ver con la constante búsqueda de armonía interior. Según ha afirmado en varias ocasiones, abandonó progresivamente a su «primer amor» (el Hip Hop) porque para él «carecía de trascendencia real» y era algo «no dimensional»; después de AmmonContact (el proyecto que le unió a Fabian Ammon Alston) llegó su gradual crecimiento en el mundo del Jazz (tanto como productor, arreglista y compositor) y paralelamente su inmersión en el movimiento New Age.

El pináculo de su carrera está en Build An Ark, y el germen de esta «comunidad musical» se encuentra espiritualmente en exponentes como la Sun Ra Arkestra y en la relación de Niño con el vocalista Dwight Trible. Desde que el músico produjo a Trible su álbum «Horace» en 1999, su conexión musical fue creciendo hasta dar a luz la última muestra del concepto «familiar» y «comunal» que también expuso la Pan Afrikan Peoples Arkestra de Horace Tapscott.

Build An Ark fue se germinó al unísono con el dogma vital de Carlos Niño: «una banda que se une para promover la calma y la paz en el mundo» de forma «inmediata» después de que la histeria y la neurosis se apoderaran de un país todavía conmocionado por los atentados del 11-S.

En Carlos Gabriel Niño, hacer música significa esparcir un mensaje universal de unidad, optimismo y paz, al igual que existe en algunos de sus referentes, como Iasos o Laraaji: esa creencia y dirección le ha hecho abrazar un proceso creativo que hoy por hoy tiene mucho que ver con el «colectivo» y la colaboración.

En su proyecto más sustancial, sus discos firmados como Carlos Niño & Friends, él diseña las composiciones y acto seguido las hace llegar a sus creativos más cercanos para que «hagan lo que sientan» con ellas. Según él mismo, «algunos no hacen casi nada, pero otros hacen muchísimo» al acabado final de los tracks.

Si consultamos los nombres que han aparecido en algún momento colaborando en alguno de los 4 discos del proyecto, encontraremos toda una cronología evolutiva de la escena musical en Los Ángeles: Dexter Story, Miguel Atwood-Ferguson, Madlib, Kamasi Washington, Dntel, Daedelus y muchos de los activos en las últimos 2/3 generaciones.

No es ninguna coincidencia que hoy por hoy se observe a Carlos Niño como una especie de «guía» o «mentor» para la escena musical en Los Ángeles: su proceso personal como músico es prácticamente el mismo que el que han seguido a nivel global ese ecosistema y propuestas concretas, tales como las de Matthewdavid o Leaving Records; abandonando poco a poco el énfasis puramente Hip Hop y moviéndose a un marco más atemporal.

En sus discos hay Jazz, psicodelia, ambientes electrónicos, hay influencias de diversos folclores y una instrumentación variopinta que ha conseguido convertirse en algo único y vivo; de otro de sus referentes, Jimi Hendrix, Niño dijo que «solo con mirarle 5 minutos te dabas cuenta: no importa si era perfecto o no, él estaba vivo».

AmmonContact

"Sounds Like Everything"

Plug Research

Todo lo que necesitamos saber está en los primeros tracks: el «Door Of The Cosmos» de Sun Ra procesado e introducido en unos esquemas de percusión que aunque venían del Downtempo y el Broken Beat comenzaban a parecerse a la práctica beat-abstracta.

 

AmmonContact y su primer álbum influyeron tanto como «Life Is Full Of Possibilities» de Dntel o el «Invention» de Daedelus, ambos poco tiempo antes; el sonido de cortes como «We The Continuum» tiene consonancias con lo que años después harían Flying Lotus o Sa-Ra Creative Partners.

Hu Vibrational ‎

"Beautiful - Boonghee Music 2" / "Universal Mother"

Soul Jazz Records

Orgánica, circular, sin un ritmo concreto y con diferentes cadencias de percusión entrelazándose.

Así es técnicamente la música que produjeron Hu Vibrational, el proyecto con énfasis en la rítmica de raíces africanas que unió a Carlos Niño con Adam Rudolph y Hamid Drake.

Kalimbas, qraqeb, tambores parlantes, bongos y todo tipo de percusión disponible en las colecciones de los músicos; homenajes a Yusef Lateef o a Don Cherry que determinan el espíritu de un proyecto con carisma multicultural.

Build An Ark

"Peace With Every Step"

Kindred Spirits

Sería imposible catalogar este proyecto en tan solo unas líneas; su envergadura conjuga con su belleza estética y el rico surtido de influencias que sentaron sus bases musicales y conceptuales.

Una «banda para promover la paz de forma inmediata» dijeron cuando Niño y Trible la fundaron como respuesta al ataque psicótico que a nivel global estaba viviendo Estados Unidos.

Una forma de regresar al Jazz espiritual y Soul Jazz de los 70 recogiendo ese espíritu y el de las bandas «comunidad».

«Love Is Our Nationality» es estamento crucial de su primer álbum, «Peace With Every Step»; el mensaje espiritual se extendió a lo largo de los años que se mantuvieron en activo como colectivo (2010), y podría reducirse en una sola frase o título de una de sus composiciones: «tu mismo eres la llave del universo».

Su sonido bebe de los discos de Michael White, de la influencia de Leon Thomas (en su segundo álbum versionaron «Love, Sweet Like Sugar Cane») y del Jazz hecho en Detroit y Chicago en el apogeo independiente (Phil Ranelin, Derf Reklaw o Nate Morgan colaboraron a lo largo de los 4 discos largos ).

Dwight Trible & The Life Force Trio

"Love Is The Answer"

Ninja Tune

En su unión con Dexter Story y Dwight Trible para The Life Force Trio existe la misma semilla fundamental que en Build An Ark, pero en la ejecución se sigue tomando como punto de partida el Hip Hop.

«Love Is The Answer» es un disco extenso en el que se utilizaron composiciones que también aparecerían en el debut de Build An Ark; existen parámetros más convencionales en cuanto a estilo («Try Love» es una balada a medio tiempo con ritmo Jazz-Funk) aunque el carisma es el mismo.

La comunión de toda la obra de Carlos Niño tiene que ver con su mensaje y la particular exquisitez musical de todos sus proyectos.

Carlos Niño & Miguel Atwood-Ferguson ‎

"Suite For Ma Dukes"

Mochilla

Una emocionante fotografía en la que a lo lejos se observa el entierro de J Dilla; un corazón en el cielo sobrevuela la escena.

Éste fue el particular homenaje que Miguel Atwood-Ferguson y Carlos Niño brindaron al legado del beatmaker, influencia crucial en la escena californiana. Se tituló «Suite For Ma Dukes» en referencia a la madre del productor.

Juntos dirigen un proyecto y orquesta que reinventa instrumentales clásicos como «Fall In Love» a composiciones de Jazz modal y rico en detalles.

Ferguson seguiría explorando la vertiente inspiracional de Dilla en el proyecto «Timeless», también unido a Mochilla (B+).

Carlos Niño & Friends

"Aquariusssssss"

Porter Records

Dedicado a su mentor «espiritual» John Michael Daniel, «Aquariusssssss» es la mejor propuesta que el proyecto Carlos Niño & Friends ha conseguido elaborar y en la que se observa por primera vez la clara tendencia hacia el New Age y la psicodelia del autor.

A lo largo del tracklist aparecen dejando su huella Iasos, Atwood-Ferguson, Ueno Takashi, Dntel o su mujer Gaby Hernandez; un viaje cósmico y colaborativo que sitúa a Niño como director de su propia orquesta espiritual.