#Artículos

Break it down: Avance y protagonismo del Footwork en el año electrónico

A través de los acontecimientos más importantes del género en este 2015, analizamos su recuperación como sonido y las nuevas vías creativas que se abren a su paso.

18.11.15
Frankie Pizá

El Footwork es un género nacido en un nicho muy concreto; una escena a puerta cerrada basada en el baile y con un fuerte carisma sonoro provocado por los desarrollos creativos que algunos DJs y productores han ido efectuando durante los últimos años, esencialmente para suplir las necesidades de esos únicos intérpretes, denominados footworkers.

Derivado del Ghetto House y el Juke de Chicago, éste último una forma particularmente parecida pero que mantiene el patrón 4×4, el Footwork comenzó a ganar espacio y relevancia en el Southside de Chicago a partir del año 2000, aunque no fue hasta el año 2009 cuando algunas producciones llegaron a Europa de la mano de Planet Mu.

Mike Paradinas, observando el potencial de la mutación rítmica, así como su poder hipnótico y salvaje, complejo planteamiento, apostó por primera vez por el género al editar trabajos en solitario a DJ Nate, DJ Roc o DJ Spinn & DJ Rashad, abriendo la caja de pandora e introduciendo el patrón en la escena electrónica.

Revolucionario musicalmente hablando, por su uso de los tresillos de percusión, su intervalo entre BPMs, sus desarrollos psicóticos, así como genuino por su estilismo rudo y barriobajero, el Footwork protagonizó una relación bidireccional con la comunidad electrónica, dejándose influenciar e influenciando a partes iguales.

DJ Rashad encabezó a la cliqué de los ghettoteknitianz, reconvertida a comunidad internacional con el nombre de TEKLIFE, y de algún modo marcando el camino creativo a seguir por cualquiera de sus contemporáneos venidos de Chicago, aquellos que conocen y tienen más interiorizados los códigos del género; con su fichaje por Hyperdub y últimas producciones antes de su fallecimiento en 2014, Rashad mostró el camino de la fusión del Footwork tanto con estéticas afines como el Jungle/Drum’n’Bass, como con terrenos a priori más alejados, como el R&B.

2014, o su segunda mitad, resultaron en un período de transición para el género, tanto en Chicago como en Europa; la muerte de DJ Rashad dejó huérfana a la familia TEKLIFE, que reaccionó de forma colectiva a la falta de un líder natural, amplificando su carácter fraternal e impulsando a nuevo talento joven, como el de DJ Earl o DJ Taye; Planet Mu, por su parte, enfrió su relación con el estilo, minimizando los lanzamientos de artistas Footwork y evidenciando que quizá el género se había desinflado incluso antes de acabar de expandirse.

Con un curso pasado que acabó con una ofrenda como «Next Life», ese álbum colectivo para honrar la memoria de DJ Rashad por parte de Hyperdub y que pretendía demostrar la sintonía del grupo de artistas, con base en Chicago pero en continuo crecimiento internacional (a nivel de activos y popularidad), 2015 se presentaba en principio como una continuación: con la influencia del Footwork polinizando poco a poco a productores de todo el mundo pero sin destacar por sí mismo como genérica.

Nuevas vías de experimentación y la veteranía de RP Boo

Motivos orquestales, voces sintetizadas, ecos, percusiones con cambios tonales y un lirismo muy personal trasciende al escuchar el discurso y primer álbum de Keener Chi, la nativa de Gary (Indiana) que con su largo «Dark Energy» ha conseguido dibujar nuevas vías de experimentación para el Footwork.

Basta escuchar atentamente «Black Ballet» para que la idea se traslade a nuestra cabeza; el planteamiento revelador y contraste entre elementos de la pieza definen a la perfección esta primera tentativa al formato, aplaudida por la crítica y que fue impulsada por Planet Mu junto a Knives, la iniciativa editorial que Kuedo ha inaugurado con Joe Shakespeare.

Cortes como «Unknown Tongues», con su destilación vocal y detalles de percusión exótica, el embellecido alienado de «Ra» o «Black Diamond», así como la intervención de Holly Herndon en «Expand«, dan buena muestra del surtido de posibilidades y recursos que baraja Jlin. Su debut ha empujado a otros artistas de su generación a esforzarse más en la búsqueda de nuevos caminos para la evolución del género, una evolución que hasta hace poco no parecía posible.

Era febrero cuando Planet Mu y Mike Paradinas anunciaban un release que había estado persiguiendo, como sello y como usuario, desde hacía varios años: licenciar y catalogar por primera vez la serie de fotolitos Footwork creados por RP Boo a finales de los 90, bocetos y primarios intentos de una degeneración que con el tiempo se convertiría en lo que hoy conocemos.

Arpebu es el arquitecto inconsciente del estilo, quien a base de manipular una Akai MPC y varias librerías prestadas dio con una fórmula que más tarde acabaría perfeccionándose; era más o menos el año 1997, poco tiempo antes de la aparición (de forma local) de tracks como “Baby Come On” (corte que samplea a Ol’ Dirty Bastard), ’11-47-99′ (conocida como “The Godzilla track”) o “Night & Day” (otro clásico que muestrea el hit de Class Action, “Weekend”).

Después de recoger más de una década de trabajo de RP Boo en el excelente álbum debut “Legacy”, esta recopilación ponía a nuestra disposición varios cortes que ya son parte de la historia de la música electrónica. El veterano posee una inconfundible sensibilidad a la hora de abordar sus composiciones; sus estructuras son ágiles y fibradas y aunque gira alrededor de conceptos simples y minimalistas, su forma de disponer, trozear samples vocales o implementar bajas frecuencias es única. En su segundo LP, “Fingers, Bank Pads & Shoe Prints”, vuelve a demostrar el potencial de su dinámica y sonido.

La introducción en un formato R&B y el el vigor joven de DJ Taye

Desde su anuncio previo, la intuición ya decía que iba a ser uno de los singles del año, tanto en líneas generales como por la trascendencia de la colaboración. «You Never Show Your Love» es una posible continuación a lo que DJ Rashad planteó en «Let It Go» y donde posiblemente estaría cómoda una cantante como Kelela; una canción que ejemplifica la validez del Footwork a nivel musical y como recurso instrumental, alejándose únicamente de su papel en la pista de baile.

Brillantes arreglos y la cálida cadencia que la cantante canadiense gusta en sus composiciones, con una inserción de los patrones de percusión y tripletes Footwork excelentemente insertados en un modelo R&B gentil y amable. DJ Spinn, Taso y la mano póstuma de DJ Rashad da aún más importancia a la colaboración, que por sí sola ha conseguido comenzar a pavimentar un camino muy poco transitado. O al menos andado con muy poca decisión.

A pesar de ser un año extraño para Hyperdub, un año en el que la desmotivación ha hecho mella y el traumatismo causado por dos pérdidas artísticas del calibre de DJ Rashad y Spaceape en un corto intervalo de tiempo han mermado su personalidad e intenciones, el sello británico ha seguido con su apuesta al Footwork y a TEKLIFE, apadrinando el debut oficial y en físico de DJ Taye, joven destinado a encabezar (por talento) a la nueva generación de los DJ Earl, DJ Manny o Sirr Tmo.

«Break It Down» está cortado por el mismo cuchillo que «Off That Loud», el EP debut en solitario de DJ Spinn también editado este 2015, aunque en DJ Taye el trato de las muestras Soul y Funk se observa con más vigor y sensibilidad. DJ Taye es además un animal versátil como puede ser, de forma sinónima, Traxman, quizá el mejor espejo que un aprendiz como él puede atender.

La singularidad: Kode9, Zora Jones y su visión muy personal del género

Después de casi un año confeccionando un primer álbum en solitario, Steve Goodman decidió desechar todo lo construido y comenzar desde cero. Buscando un concepto que le representara musical, emocional y políticamente, se topó con el «cero», un valor numérico nulo que se ha extendido por todo el mundo como un virus, incorporándose en todas las culturas, con el «vacío» y las teorías cuánticas, además de documentos como PostCapitalism de Paul Mason, donde se habla del «Proyecto Cero» o la reducción a cero de los costes de producción (a nivel empresarial).

Fue en la víspera de Año Nuevo, cuando Kode9 dio con lo que él llama un «anti-concepto», que daría título a su álbum: «Nothing». Según Kode9, todo lo que había estado haciendo hasta ese momento era demasiado melódico y sintetizado, quería ser más «colder, more isolated, emptier.» El álbum define y perfecciona los patrones híbridos que el capo del sello había ya transitado hace unos años con singles como «Xingfu Lu», explotando los intervalos rítmicos entre el Hip Hop y el Footwork de una forma intrépida y puramente experimental.

Él mismo posiciona el material del largo en un «vanishing point between grime, dubstep, footwork, a film soundtrack», relatando así su carácter cercano a la banda sonora; las composiciones se tratan como el hilo musical dispuesto en el Nøtel, el escenario futurista y post-humano («un hotel de lujo automatizado») que será recreado por el artista audiovisual Lawrence Lek en la representación en directo del álbum (a partir de 2016) y que trata directamente la idea de un «mundo en el que los humanos han sido esclavizados por las máquina y ya no existen, no se les necesita».

La productora austríaca Zora Jones (parcialmente asentada en Barcelona y co-fundadora de Fractal Fantasy junto a Sinjin Hawke) ha asimilado el patrón de los 160 BPM y construido a partir del mismo una forma sonora a su medida, sensual y accesible, en la que interviene la remodelación de las melodías y samples R&B, así como la utilización de notas y arpegios electrónicos maximalistas, cristalinos y envolventes.

Su sonido destaca por trasladar a un éxtasis muy concreto, gracias a interesantes y frágiles reducciones como «Too Many Tears», o desarrollos in crescendo como «First Light». Procesos vocales que convierten muestras en casi insinuaciones de lo que eran realmente y las transforman en recursos melódicos, en un «100 Ladies» planteado como una obra en 7 movimientos diferenciados que debe escucharse de principio a fin.

DJ Paypal & Mall Music: Mainstream y accesibilidad

Si el Footwork llega a las masas, el que porte la bandera será DJ Paypal. Es lo que deriva o podemos entender tras el movimiento de Brainfeeder, cazando al enigmático productor, hasta el momento operando en LuckyMe y que ha hecho suyo un discurso que años antes ya habían probado y testeado otros proyectos menos reconocidos.

La fórmula de basada en samplear oscuros temas de música Disco y Boogie venidos de la década de los 70/80 y convertirlos en armazones Footwork con aspecto de bootleg fue originada de forma “explícita”, definida y consciente (el Footwork y el Juke, así como el Ghetto House, siempre han bebido de este tipo de fuentes) por el proyecto aislado de Slackk, Patrice & Friends, propuesta de corta duración responsable de los mejores momentos de la tendencia hasta hace muy poco.

Aunque los conjuntos digitales lanzados a través de Bandcamp por Patrice & Friends han sido eliminados (suponemos que por temas legales), aún quedan rastros en YouTube de la gestación de eso que podríamos llamar “Disco-meets-Footwork”: en cualquier caso, DJ Paypal es ahora quien mejor ejemplifica esta práctica y quien está aquí para heredar ese rol sonoro.

El sello de Flying Lotus apuesta de una forma definitiva por un género tan solo esporádico en su catálogo, un síntoma de que propuestas como las de DJ Paypal o los otros miembros de Mall Music (DJ Orange Julius o DJ Mastercard) pueden acercar la estética a una mayor audiencia y de alguna forma empujar a una nueva evolución al Footwork.

Tanto «Buy Now» como «Sold Out» están calibrados y tratados de la misma forma; DJ Paypal desengrasa la fórmula del estilo aplicando grandes dosis de frescura y sarcasmo, ligando el Footwork con polirritmos tribales y samples cómicos, al fin y al cabo restándole seriedad y con ello acercándolo de forma más clara al mainstream.

La erupción de The Era

En 2015 hemos descubierto que el Footwork no solo a TEKLIFE. Poco a poco, The Era se está colocando como la principal cliqué o crew de footworkers en Chicago (si no la más popular, al menos sí internacionalmente); tomando como inspiración el modelo que ha convertido a la propia TEKLIFE en la principal voz colectiva del género (musicalmente hablando), el grupo formado por, entre otros, Litebulb (quien recibió un galardón recientemente por su labor), Ste-Lo o Chief Manny está cada vez más presente tanto en redes como en eventos que tienen al Footwork como denominador común.

Después de aparecer en un vídeo promocional dando imagen y forma al potente remix de DJ Spinn para “All Day” de Kanye West, los implicados se pusieron delante de la cámara de Wills Glasspiegel para un documental que les ha proporcionado más resonancia fuera de la escena del género.

BSN Posse practican el Footwork más versátil del momento

La pareja malagueña lleva tiempo demostrando su total identificación con el movimiento y sonido Footwork; en nuestro país existen ya un buen número de proyectos que apuestan por esta estética, ya sea incorporándola ligeramente o abordándola por completo, aunque ninguna propuesta ha conseguido interiorizarla tanto.

BSN Posse destilan Footwork de una forma luminosa y ultra-detallista en su álbum debut, «Forever»; cortes como «Ayer» demuestran el rico surtido de influencias que el dúo ha utilizado, desde el Jazz al Ambient, y otros fragmentos como «Bringing It Back» o «Too Far» implementan desde R&B a Jungle de forma coherente.

Además de completar un trabajo ágil, versátil y accesible utilizando el Footwork como columna vertebral, BSN Posse actúan como principales amplificadores de la creciente escena Footwork en España, encabezando la comunidad Iberian Juke y consiguiendo que nuestro producto se escuche y atienda fuera de nuestras fronteras.