#Artículos

ANOHNI: el renacer de Antony Hegarty

Mismo corazón, distintas formas. Oneohtrix Point Never y Hudson Mohawke han sido los responsables de reconfigurar el espíritu ultra sensible del cantante.

20.05.16
Aleix Mateu

Ilustraciones de Joan Casaramona.

Que una famosa cantante de Rock quiera adentrarse en mares electrónicos y experimentales después de toda una trayectoria artística lineal puede crear desconfianza entre los escépticos. Más si el proyecto pretende unificar personalidades muy marcadas y relevantes: una sinergia creativa que puede resultar un experimento fallido.

Es lo que se podría esperar de ANOHNI, la nueva aventura de la cantante de Antony And The Johnsons. Un proyecto con el que el artista pretende juntar su voz con la coproducción del abanderado de la experimentación electrónica Oneohtrix Point Never y el imaginativo Hudson Mohawke, dos productores que hacen música de carácter muy marcado y personal que, a priori, distan mucho de la también carismática personalidad de Antony.

Pero nada más lejos. Con la publicación de “4 Degrees“, el primer single del disco que vio la luz, ANOHNI exponía una canción emocional y compacta que aúnaba a la perfección los distintos movimientos instrumentales con la voz de Antony, una voz que se modula con maestría sobre los muy matizados moods que se dibujan a lo largo de la canción.

Poco después salía a la luz “Drone Bomb Me“, y la propuesta se convirtió en definitiva: el segundo single es posiblemente la lección del año en cuanto a fusión de una composición Electrónica de altísimo nivel en comunión con el carácter Pop abstracto accesible para todo el mundo.

TIU-articulos-ANOHNI-renacer-Joan-Casaramona

El vídeo de la canción, protagonizado por Naomi Campbell en una perturbadora y preciosa interpretación, muestra la modelo haciendo playback con la voz de ANOHNI mientras llora, y aparece de forma intermitente vestida con uniforme militar y con lo que parece ser una caracterización de la Estatua de la Libertad. El vídeo está dirigido por el reconocido realizador Nabil, y la dirección de arte corre a cargo de Riccardo Tisci para Givenchy.

“”Drone Bomb Me” is a love song written from the perspective of a young girl in Afghanistan whose family has been executed by unmanned U.S. drones. She dreams of being annihilated.”

Ambas canciones resultan una ilustración perfecta de lo que ella ha concebido para el disco, no solo a nivel sonoro, sino también conceptual, una de las claves del nuevo disco. Como ejemplifica la cita de ANOHNI sobre la segunda canción, el disco es una crónica de la destrucción del planeta y su vida, nuestra vida, a través de distintos pasajes: en “4 Degrees” se hace una recreación del apocalipsis a través de la muerte de animales como peces, pájaros y perros.

Pero la clave del proyecto, y punto más interesante, es la voluntad Pop que envuelve todo el trabajo. ANOHNI utiliza la propia fama de Antony y su sensibilidad, el estatus y creatividad de OPN, y el estilo y la experiencia como productor de mainstream vanguardista de Hudson Mohawke para esta carta abierta al mundo: una crítica mordaz del modus operandi en el planeta que se ilustra con esa ambigua unión sonora. La participación de Givenchi o Naomi Campbell en el vídeo son otro ejemplo análogo de la propuesta.

Titulado “HOPLESSNESS” y editado a través de Secretly Canadian y Rough Trade Records a partir del 6 de mayo, se podrá disfrutar el sábado en el Sónar Festival; en lo que será la primera actuación de la tríada en todo Europa.