#Artículos

Andrew Weatherall como bisagra entre el rock y la electrónica

"A pesar de no pertenecer oficialmente a la escena Madchester por ser escoceses, otro de los grandes referentes de la fusión entre rock y baile hedonista fueron Primal Scream. En 1989 publicaron un medio tiempo a lo The Rolling Stones titulado "I'm Losing More Than I'll Ever Have", la cual un año después fue totalmente remodelada por un aún inexperto Andrew Weatherall. El resultado fue "Loaded", himno generacional y bisagra definitiva entre el rock y la electrónica de baile."

18.08.15
Pau Cristòful

Foto de Tung Walsh

Andrew Weatherall es un DJ legendario profundamente respetado tanto por el mundo de la electrónica como por el del rock, siendo uno de los mejores representantes del eclecticismo que conecta ambos (resultando referente indiscutible para artistas como Optimo, Ivan Smagghe y Erol Alkan).

Su basto conocimiento le convierte en un prescriptor enciclopédico, capaz tanto de hipnotizar con sesiones de house y disco ralentizados mediante su proyecto A Love From Outer Space como de avanzar el próximo hype del rock psicodélico y de recuperar gemas rarísimas de dub, rockabilly, kosmische y folk psicodélico antiguo, por poner algún ejemplo. Si a esto unimos su refinado gusto por la sastrería y sus conocimientos literarios y culturales en general, no hay duda de que si un DJ merece el título de Sir, este es Andrew Weatherall. Repasamos su trayectoria.

Boy’s Own, la llegada de balearic y el club Shoom

Andrew Weatherall perteneció a esa afortunada generación suficientemente mayor como para vivir la explosión del punk en su infancia a la vez que como suficientemente joven para experimentar la revolución del éxtasis y el house en su juventud.

Por esto no es de extrañar que como en muchos otros casos la pasión por la música de Weatherall se iniciase con el punk, escondiendo el «Never Mind The Bollocks» (Virgin, 1977) de los Sex Pistols debajo de la cama para que no lo encontrase su madre y más adelante descubriendo el reggae y el dub a través de sus queridos The Clash.

Más allá de la anécdota, otra influencia determinante de la escena punk fue la de la fiebre de los fanzines. Del mismo modo que en el 76 (y durante un solo año de vida) se publicó el icónico Sniffin’ Glue, en 1986 los londinenses Andrew Weatherall, Steve Mayes y Cymon Eckel se inspiraron en el la publicación de Liverpool The End para crear Boy’s Own, un fanzine de 40 páginas escrito a máquina y boli que, más allá de sus artículos sobre hooligans del futbol, subculturas y modas, es conocido por reflejar en primera persona y voz satírica el boom del balearic y el acid en el Reino Unido.

Andrew Weatherall

Fue concretamente el número de la primavera del 88 el que incluía el artículo «Bermondsey goes Baleric» (balearic mal escrito). En este texto, el legendario Paul Oakenfold describía sus alucinados descubrimientos en Ibiza: la magia de clubs como Amnesia y Pacha, la música house y el desenfado balearic y una serie de nuevas drogas encabezadas por el éxtasis.

Fiel a la elitista voluntad de Boy’s Own de recoger lo mejor de la escena club londinense, el artículo se cerraba con el siguiente párrafo: «These people are now back in the UK and looking for the right club atmosphere again. For those of you looking for this, there is a club in London with the atmosphere of Amnesia, but if you really want it it’s down to you to find it.» Naturalmente se trataba del Shoom, donde Andrew Weatherall empezó a actuar con regularidad como DJ residente. Más adelante, Weatherall también pinchó frecuentemente en el Future, otro influyente club dirigido por Paul Oakenfold.

Paralelamente al fanzine, los chicos de Boy’s Own fueron responsables de algunos de los mejores temas de la escena rave del Reino Unido, ya que a través del sello Boy’s Own Records y de su sucesor Junior Boy’s Own Records dieron a conocer artistas de la talla de Underworld, X-Press 2 y los Chemical Brothers (entonces conocidos como The Dust Brothers).

Incluso los mismos responsables de Boy’s Own publicaron la canción «Raise» en 1990 bajo el nombre Bocca Juniors: un tema totalmente balearic y con la imprenta de Weatherall en el que conviven efectos de derrape, voces y teclados rave, tam tams, groove mancuniano, flangers a lo The Cure y toques hip hop.

Ese mismo año, Weatherall y Oakenfold unieron fuerzas para remezclar el icónico «Hallelujah» de los Happy Mondays, himno de la escena rave. Poco después y viendo como esa escena underground se había vuelto algo predominante y comercial, la redacción de Boy’s Own renegó de ella con la famosa consigna: «Better off dead than an Acid Ted«, aunque para entonces ya habían sido factor determinante de la revolución que cambiaría para siempre la historia de la electrónica de baile y de la cultura juvenil en general.

Años después, Andrew Weatherall sigue realizando puntuales críticas y artículos marcados por su humor ácido y sus constantes referencias culturales.

Andrew Weatherall

Screamadelica y la vinculación con el rock

A finales de los 80, un seguido de bandas de Manchester incluyeron los excitantes y nuevos sonidos y vicios del rave en formaciones prototípicas del rock o el synth pop: el resultado fue la escena Madchester, apadrinada por el legendario club The Hacienda de Tony Wilson y encabezada por bandas como los mencionados Happy Mondays y The Stone Roses,

A pesar de no pertenecer oficialmente a la escena Madchester por ser escoceses, otro de los grandes referentes de la fusión entre rock y baile hedonista fueron Primal Scream. En 1989 publicaron un medio tiempo a lo The Rolling Stones titulado «I’m Losing More Than I’ll Ever Have«, la cual un año después fue totalmente remodelada por un aún inexperto Andrew Weatherall. El resultado fue «Loaded«, himno generacional y bisagra definitiva entre el rock y la electrónica de baile: se inicia con un sampler hedonista del film «The Wild Angels» (Roger Corman, 1966), trompetas y coros celestiales para después integrar los teclados, la guitarra acústica y otros elementos del tema original en un irresistible groove dub heredado de la escena Madchester.

Visto el éxito del mencionado remix, Primal Scream decidieron encargar la producción de su siguiente álbum a Weatherall: «Screamadelica» (Creation Records, 1991) es, aún a día de hoy, uno de los mejores álbums y una de las obras más influyentes de la historia de la música. El disco ganó el premio Mercury y Weatherall fue bautizado como «el Phil Spector del techno». En este artículo de la NME, Weatherall recuerda todo el proceso.

Andrew Weatherall

Otros cruces entre rock y electrónica destacables de la época fueron el remix que Weatherall realizó del «Soon» de My Bloody Valentine y, sobretodo, la colaboración con James que detallaremos en el próximo subapartado.

El año 2009, Weatherall volvió a los controles para producir un álbum completamente distinto, «Tarot Sport» (ATP, 2009), del dúo de noise envolvente Fuck Buttons.

Como en muchos otros casos, el éxito y la fama repentinos abocaron a Andrew Weatherall a una espiral de cocaína, ácido y éxtasis que por poco acaba con su carrera. En una entrevista realizada por Dave Simpson y publicada el año 2000 por The Guardian, Weatherall lo resume de la siguiente forma: «You know you’re in trouble when you’re a DJ and you keep taking off the record that’s actually playing.» Por suerte supo regular sus adicciones y no ha terminado siendo una vieja gloria viviendo de rentas en Ibiza.

Su pasión por el rock y variantes se ha visto reflejada repetidamente a lo largo de los años: claro ejemplo fue la compilación de gemas rockabilly «Sci-Fi-Lo-Fi Vol.1» (Soma, 2007). Otro fueron las fiestas Wrong Meeting que realizó junto con Ivan Smagghe: en ellas ambos DJs pinchaban durante toda la noche, evolucionando desde el rock & roll al techno. En una entrevista realizada por Todd L. Burns y publicada por Resident Advisor en el 2009, Andrew Weatherall argumenta esta progresión natural de la siguiente forma:

«You know, without rhythm & blues and boogie woogie, there would be no ska. Without ska, there would be no reggae, no dub and no studio-as-instrument. Without that, there would be no disco remixes, and no techno music. The collision of country and R&B is the ignition point of where we are today. And you can go all the way up to techno with it. I mean, it’s a very tenuous link, but I’ve made it and I’m sticking to it.» (Andrew Weatherall)

Este eclecticismo también queda plasmado en los programas «Music’s Not For Everyone«, actualmente con una residencia de dos horas mensuales en la NTS.

Más allá de las Wrong Meeting, Weatherall siempre ha estado desarrolando diferentes conceptos de club y programa con los que acaba antes de que pierdan su frescor: otros ejemplos serían Sabresonic, Haywire Sessions, el dub minimalista de las fiestas Blood Sugar y los actuales: A Love From Outer Space y Music’s Not For Everyone.

Por otra parte, el año 2012 Andrew Weatherall publicó el mastodóntico mix «Masterpiece: Created By Andrew Weatherall» en el sello de la discoteca Ministry Of Sound, en el que durante más de 3 horas compila disco hipnótico y house melódico impregnado de dub. Muchos de los temas figurantes en el mix son remixes que el propio Weatherall ha realizado de artistas propios del rock y el indie como Grinderman, The Horrors, Wooden Shjips y Cut Copy.

Andrew Weatherall

Proyectos paralelos: The Sabres of Paradise, Two Lone Swordsmen, A Love From Outer Space y The Asphodells

A lo largo de su trayectoria, Andrew Weatherall ha utilizado varios alias (The Chairman y The Major Lord Sabre son los más conocidos) y unido fuerzas con otros DJs y productores para dar vida a nuevos proyectos con los que expandir horizontes.

Fiel a su voluntad de no acomodarse en el éxito y de permanecer en la efervescencia de lo underground, Weatherall fundó The Sabres of Paradise en plena revolución post «Screamadelica» (Creation Records, 1991).

The Sabres of Paradise fue una formación de productores completada por Gary Burns y Jagz Kooner. Juntos firmaron remezclas dub de artistas como Leftfield (titulando la remezcla como «I Hate Pink Floyd Mix«, ojo), Red Snapper y New Order, además de editar una serie de referencias propias.

El single «Smokebelch II» (Sabres of Paradise, 1993) se acerca a la IDM predominante en la época, mientras que en el discazo atemporal «Sabresonic» (Warp, 1993) funden esta IDM con dub electrónico y trance hipnótico y profundo. Un año después llegaría «Haunted Dancehall» (Warp, 1994), joya que tal como su título indica está más enfocada a la abstracción del dub clásico.

Especialmente destacable es el EP «Jam J» (Fontana, 1994), en el que The Sabres Of Paradise reconfiguran temas extraídos de unas jams nocturnas del grupo indie James y las convierten en un lisérgico viaje de dub, apuntes de guitarras y house progresivo.

Tras la disolución de The Sabres Of Paradise, Andrew Weatherall se alió con el ingeniero de sonido Keith Tenniswood para formar Two Lone Swordsmen. En su catálogo destacan discos como «The Fifth Mission (Return To The Flightpath Satate» (Warp, 1996), «A Bag Of Blue Sparks» (Warp, 1998) y sobretodo el EP downtempo «A Virus With Shoes» (Warp, 1999). Sin embargo, estos presentan un carácter menos orgánico y más minimalista y profundo, alejado del groove de The Sabres Of Paradise.

En cambio, Two Lone Swordsmen publicaron interesantes remezclas de Spiritualized, St. Etienne e incluso del «Dexter» de Ricardo Villalobos (con un resultado que se cuenta entre las cumbres de la trayectoria de Weatherall).

Mucho más reciente es The Asphodells, dúo que Weatherall integra junto con Timothy J. Fairplay, coresponsable del recomendable sello Crimes Of The Future. Su LP «Ruled by Passion, Destroyed By Lust» (Rotters Golf Club, 2012) es un hipnótico álbum en el que conviven disco oscuro, guitarras rebozantes de delay y reverb, efectos dub y dejes post-punk y kraut, todo avanzando a un ritmo que raramente sobrepasa los 120 bpm.

Esta misma descripción encajaría perfectamente con las sesiones A Love From Outer Space, en las que Weatherall y Sean Johnston magnetizan al público con sets maratonianos por debajo de los 122 bpm. Una de las más conocidas es la que ofrecieron en el Elephant Festival de 2013.

Algunas de las referencias citadas en este subapartado están publicadas en sellos como Rotters Golf Club, Emissions Audio Output y Sabres Of Paradise, dirigidas por el mismo Weatherall y que también han editado artistas como Radioactive Man.

Andrew Weatherall

Presente y futuro: Convenanza, Moine Dubh y Woodleigh Research Facility

A sus más de 50 años, Andrew Weatherall sigue con la energía e iniciativa de sus años mozos. Desde hace tres años, Weatherall dirige un festival en el que combina sesiones especiales con actuaciones de algunos de los DJs y bandas más interesantes del momento.

Como no podía ser de otra manera teniendo en cuenta el refinado gusto de Weatherall, el continente es incluso más espectacular que el contenido: la tercera edición del festival Convenanza se celebrará los días 25 y 26 de septiembre en, atención, el recinto del castillo de Carcasona (en Francia).

El cartel de este año incluye un set de Weatherall en solitario, una sesión de A Love From Outer Space, una actuación del prometedor dúo Vox Low, un concierto de la formación actual de Sterling Roswell (ex componente del tótem psicodélico Spacemen 3), un set de Baris K (DJ especializado en rarezas disco y funk turcas y componente de Insanlar) y un live especial en el que los dos responsables de Crimes Of The Future rendirán tributo a las producciones de John Carpenter.

Paralelamente, en septiembre también verán la luz las primeras referencias de Moine Dubh, nuevo sello de vinilos por subscripción con el que Weatherall quiere editar folk purista e incluso poesía. Hablamos de ello el pasado julio.

Finalmente, la agente de prensa de Andrew Weatherall nos ha confirmado en exclusiva la publicación de un nuevo álbum del productor en febrero. Por las grabaciones recientes de sus programas «Music’s Not For Everyone», juraríamos que se tratará del debut de Woodleigh Research Facility, nuevo proyecto que juzgando por los pocos temas que Weatherall ha pinchado en la radio será una nueva perla de psicodelia hipnótica.