#Artículos

La actitud de una generación

El clásico de Callejo sintetizó los valores de una generación que ahora tiene las riendas del juego en sus manos.

27.03.17
Aleix Mateu

Después de un par de maquetas junto al zeiner Fabianni, por entonces DJ Kedao, en 2008 se publicaba finalmente “Actitud“, primer disco de Sélok que unía todas las consignas que giraban alrededor de un colectivo decidido a llevar el Hip Hop de Madrid más allá.

Muchos de estos chicos que estaban publicando material de forma independiente a través de Myspace y páginas que permitían alojar maquetas y mixtapes, hoy en día son algunos de los mayores exponentes del Hip Hop y la música urbana del país, ejerciendo una labor fundamental para la renovación de la música.

Nombres como Márkes, Darbal, Big Métal o Crema y Green Gun Beats han sido, y son, figuras clave en la historia y presente del Rap. Apodos que han ido cambiando junto a su sonido y las crews con las que han desarrollado su trabajo.

Su sonido bebía abiertamente del Hip Hop de la costa este de los 90: Mobb Deep, Group Home, Big L, Kool G Rap, y un largo etcétera de nombres. Pero también, y sobre todo, bebía de referentes nacionales como Perros Callejeros, Hermanos Herméticos o Chinatown.

Había otro punto que les unía a todos: el ecosistema que estaban creando tenía como núcleo el Confesionario Producciones, estudio de Fabianni donde se gestaron los principales trabajos de esta generación, y también el Suena Gordo de Mack de Rojas.

“Actitud” fue la síntesis y la opera magna de todo lo que representaban estos chicos del extrarradio de Madrid, 13 canciones que recuperaban la esencia de una época muy determinada y la adaptaba a la realidad de una España a punto de colapsar socialmente, igual que los nombres predominantes en el panorama.

Sélok usaba un registro calmado y estricto, con códigos que extraía de las piedras angulares del Hip Hop y valores de amor y lealtad a la familia, a la vez que ponía su mirada en la voluntad atemporal y eterna de los clásicos, algo en lo que se ha convertido “Actitud”.

El disco estaba producido por South Classic aka Big J, Fabianni y C. Tangana, y contaba con la aportación vocal de Márkes y Cha’Man, autor del clásico prematuro “Goin’ Back” y que el mismo año que “Actitud” publicaba “Mi Mo’vida“.

Ese 2008 vio también la luz el imprescindible “Presión” de Márkes, el “7 Vidas” de Javo y Kedao (Fabianni), y también el “Agorazein” de Crema, un trabajo que recogía la visión más reflexiva de un artista que si bien había estado relacionado con sus compañeros de generación y ciudad, estaba andando por un sendero más personal e introspectivo.

Otra vez, todos estos trabajos estaban supervisados y grabados por Fabianni.

Un año después Sélok publicaría la “Demo 09” junto a Big Métal, un EP continuista de 4 cortes en el que seguía mostrando su virtuosismo al micrófono junto a la excelente música de South Classic, productor que en ese momento ya había demostrado estar entre los mejores del país.

El resto es historia: con el discurso más que definido y los skills al cien, muchos de estos artistas formaron Corredores de Bloque el mismo 2008, colectivo con el que empezaron a hacer fuerza, con nuevos nombres como D. Gómez, y mixtapes que hacían ruido entre un número cada vez mayor de seguidores.

Con el tiempo, la maduración de los estilos y su voluntad innovadora, los caminos de estos artistas se han ido separando y reencontrando alternativamente, dejando nombres atrás y añadiendo otros nuevos.

Esta diáspora de lo que ocurría en Madrid se ha ido reconfigurando en proyectos como Agorazein y C. Tangana, PXXR GVNG, Los Zafiros o Takers; esta última banda sería la reinvención de los Corredores de Bloque originales. Todos ellos nombres más que habituales en la primera línea de fuego de la música urbana nacional.

Por el camino perdimos la pista de miembros como Nano, Pocas Libras aka Skinny Mike, Mack de Rojas o el mismo Sélok aka Callejo, que publicaban canciones en cuenta gotas y la mayoría de veces a través de colaboraciones puntuales.

Ahora el Hip Hop esta en pleno frenesí. Tiene más buena salud que nunca y una variedad de estilos cada vez más abierta e inclusiva. A pesar que de forma generalizada se sigue evitando hablar de Rap o Hip Hop para hacerlo de Trap y otras etiquetas más solventes en las redes, el Rap ha conseguido salir del laberinto al que estaba condenado gracias a una generación que se ha convertido en su Teseo.

Esta generación ha recorrido todo el laberinto para asesinar al minotauro escondido y volver con unos registros y formas que, contador de visitas de Youtube mediante, han conseguido raptar a la audiencia en sus nuevos sonidos y, de paso, introducir al mundo del Hip Hop a un público hasta ahora alérgico a su slang.

Y ahora nos encontramos con que ha vuelto Callejo junto a Mack De Rojas, reencarnados. Dos piezas clave que se separaron del torbellino y que, si bien siguen haciendo el sonido que les caracterizó, ahora sirven también de vínculo y recordatorio de la génesis de una célula que, empezando por el Hip Hop de Madrid, ha sabido sacudir la música Pop de este país.